un libro de Juan Cristóbal

 

E

l 2014 me editó mi libro de poemas Desde una aparente serenidad la poeta y editora Katherine Estrada, a través de su editorial Tribal, que para mí sería el último en publicar, pues cuando trataba de escribir nuevamente lo textualizaba casi de la misma manera. Y eso lo sentía como una especie de traición para el autor, pues yo deseaba tratar otros temas, pero el clima seguía siendo el mismo del último libro. Sentí, de esta manera, haber llegado a un techo en mi escritura. Y decidí no volver a escribir. El 2017 pasábamos una etapa complicada en nuestro país y en nuestro continente, en realidad ese trauma político, social y personal venía desde antes. El llamado capitalismo neoliberal, que se había instaurado en 1973 en Chile, con el golpe de Pinochet a Salvador Allende, que terminó con su asesinato, también, a partir del 2000, se había establecido en el Perú con el gobierno de Alberto Fujimori, en una forma abiertamente dictatorial, y no solo ello, también desarrolló enlaces secretos y no secretos con la corrupción a todo nivel, con la ayuda y complicidad de Vladimiro Montesinos, un capitán del Ejército que había sido declarado traidor a la patria por su propia institución, y que Fujimori lo acogió elogiosamente, como su asesor indiscutido. Este capitalismo neoliberal trajo al país una serie de proyectos sociales y políticos que hicieron un daño inconmensurable al Perú. Se instauró, a nivel personal, el consumismo, el individualismo, la egolatría, la indiferencia a la cultura, el mercenarismo, y a nivel social y político, la autocracia civil, desideologización de los sectores laborales, la ruptura de los partidos políticos, el apoliticismo, la desconexión de los sindicatos, las Federaciones y Centrales Sindicales, el transfuguismo, la compra de congresistas, la corrupción, la privatización, la entrega de nuestros recursos naturales a grandes empresas nacionales y extranjeras, el espionaje, la esterilización forzada de las mujeres, los secuestros, el peculado. A todo esto se debe añadir la compra corrupta de los medios de comunicación (incluidos sus dueños) y la instauración de grupos paramilitares como el Grupo Colina, que asesinó a diestra y siniestra a todos los que la cúpula (Fujimori-Montesinos) señalaban como enemigos, tal fue el caso de los estudiantes de la Universidad de La Cantuta y la matanza de Barrios Altos. Hubo también graves violaciones a los DD.HH., ejecución draconiana de leyes y penas neoliberales, ataques a periodistas, intelectuales, militares institucionalistas, etc. Toda esta situación creó en mí un pensamiento conflictivo con mi yo que lo iba construyendo, cohesionando y fortaleciendo al lado de lecturas, películas, testimonios de trabajadores y familiares, de opiniones de periodistas e intelectuales, de hechos denunciados en medios diversos de comunicación. Fue así cómo a partir del 2018 fui elaborando un texto, Testamento del silencio, al que llamé ensayo poético, ya que era un poemario en prosa que trataba de denunciar a modo de ensayo todo lo que ese sistema neoliberal se reproducía a nivel social y personal, y cómo también dicha ideología trastocaba el pensamiento y la existencia del ser humano. Es decir, todo lo que el neoliberalismo explotaba en nuestra red social, cómo eso mismo se reproducía en el interior del ser humano convirtiéndolo en un ser perverso, malvado, egoísta, lumpenesco, corrupto y más. Esto se puede leer en el Prólogo del libro antes citado que terminé de escribirlo en enero de 2019. Y que finalicé, previa repaso y limpieza, en mayo del mismo año, es decir, cuando se iniciaba la pandemia. Pero cuando comenzó el confinamiento por el Covid-19, mi conexión con el hecho fue diferente, ya que desde sus inicios comencé a leer sobre dicha enfermedad todo tipo de libros, escuché a médicos diversos diagnosticar y opinar sobre su inicio, evolución y desarrollo (aun cuando tuvieran opiniones diferentes), vi películas que trataban sobre el tema, escuché seminarios y mesas redondas virtuales que discutían y hablaban sobre la enfermedad, leí todo tipo de revistas, diarios, periódicos que opinaban sobre la pandemia, conversé con personas que habían tenido el Covid-19, padecí la muerte de varios amigos, en fin, mi visión, al revés de la anterior fue más intensa y profunda desde sus inicios En Testamento del silencio hablo y discurro desde lo exterior a lo interior, mientras que en Mutación, nombre del texto actual, soy testimonio de las víctimas y muertos. O sea, me hago presencia viviente de los que sufrieron, sufren y murieron por esa enfermedad. Fue así como volví a la escritura.

 

El autor (Lima, 31 de marzo de 2021)

 


 

José Pardo del Arco

JUAN CRISTÓBAL, es el seudónimo de José Pardo del Arco. (Lima-Perú, 1941), Licenciado en Literatura por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Su obra ha merecido, entre otras, las siguientes distinciones: Premio Nacional de Poesía, 1971; Primer Premio Juegos Florales de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 1973; Mención Honrosa de Poesía en el Concurso Casa de las Américas (Cuba), 1973; Segundo premio en el Concurso Poesía y Canto para El Salvador, organizado por la Radio Venceremos, 1981; Mención Honrosa en el Concurso de Cuento Organizado por la Asociación Peruano-Japonesa, con el libro Aguita’e Coco. Tercer premio en el concurso Premio Copé organizado por Petroperú el año 1997.


📩 josepardodelarco [at] gmail [dot] com

 👁‍🗨 Leer otros textos de este autor (en Almiar): La soledad (relato) ▫ Irene (poema)

🖼️ Ilustraciones: (inicio y texto)  Portada del libro Mutación y retrato de Juan Cristóbal, tomados de la página La Apacheta Editores (facebook.com/LaApachetaEditores) · Derechos reservados por sus autores. 📗 Mutación y Testamento del silencio han sido editados por Grupo Editorial Arteidea Perú (grupo-editorial-arteidea-peru.ueniweb.com)

mar de poesías Juan Cristóbal

Archivos de poemas en Margen Cero

Revista Almiarn.º 118 septiembre-octubre de 2021 MARGEN CERO™ 🛠 PmmC

Lecturas de esta página: 11

Siguiente publicación
Tendría tal vez veinticinco años, no estaba equivocado, su belleza…