Dos novelas

Dos novelas

Dos novelas de Joaquim (Kim) Bertran Canut: El reflejo de los sueños en lunas rotas (primeras páginas) e Imaginación atrapada (sinopsis).

Gaza

Gaza

¡Guerras! Sí, demasiadas guerras en el mundo provocadas por la insana conducta neurótica del hombre. (Dibujos a rotulador y textos por Agustín García-Espina Martínez).

Piedra negra sobre una piedra blanca: Una poética dialéctica

Piedra negra sobre una piedra blanca: Una poética dialéctica

El 15 de abril de 2024, se cumple el 86.º aniversario de la desaparición física de César Vallejo (1938). Rememorando al poeta peruano, Julio Carmona plantea en este texto una interpretación (una más de entre las muchas habidas) de uno de los poemas más conocidos del escritor.

Emma, de Jane Austen

Emma, de Jane Austen

[…] La estructura de la novela Emma, de la escritora inglesa Jane Austen está muy trabajada. En su primera parte, conoceremos a Emma, su entorno, su familia y sus amistades. En la segunda, seremos testigos de la amistad entre Emma y el señor Knightley. En la tercera se irán resolviendo los conflictos amorosos… (Reseña de la novela por Javier Úbeda y Jorge Cervera).

Diálogos ocurrentes

Diálogos ocurrentes

Diálogos entre dos personajes figurados (que bien podrían ser el yo y el superyó de Freud) escritos mediante frases aforísticas, por Javier Sanz Gómez.

Doce hombres sin piedad

Doce hombres sin piedad

Un jurado. Los prejuicios contra la verdad. «Había once votos de culpable. No resulta fácil levantar la mano y enviar a un chico a la muerte sin hablarlo antes» (Jurado número 8). Reflexiones sobre esta obra maestra del cine, por Juan Manuel Sánchez Martín).

Gabo y la «manera nueva de preparar garbanzos»

Gabo y la «manera nueva de preparar garbanzos»

Un personaje de García Márquez dice que la «sabiduría no valía la pena si no era posible servirse de ella para inventar una manera nueva de preparar los garbanzos». Artículo de Julio Carmona en torno a esta frase y otros aspectos de la obra literaria de Gabo, a los diez años de su desaparición física.

Gordos y rotos

Gordos y rotos

Ella se había quedado. Estaba ahí. Con su cuerpo y su mente y sus ojos. Se sentía incapaz de soportar su mirada, eso vivo interrogante que le exigiría una respuesta. (Relato por Juan José Sánchez González).