Factotum y el estilo de Bukowski

Factotum y el estilo de Bukowski

En Factotum se dan un orden cronológico y una estructura […] cada capítulo, o dos, cuenta una anécdota biográfica del joven Henry Chinaski, el alter ego de Bukowski, con una rigurosa organización cronológica y todas ellas pueden leerse como relatos cortos dotados de principio y de fin… (Artículo por Gaspar Jover Polo)

Francisco Muñoz Soler. Antología

Francisco Muñoz Soler. Antología

«Haz de tu vida un sueño y de tu sueño una realidad», dijo Antoine de Saint-Exupéry. El poemario Antología es un sueño cumplido por su autor Francisco Muñoz Soler en una cuidada edición de Caligrama Editorial. (Reseña literaria por Ana Herrera Barba)

Ochenta y seis cuentos, de Quim Monzó

Ochenta y seis cuentos, de Quim Monzó

[…] Amor, sexo, familia, trabajo, dolor, miedo, misterio, orden, anarquía, vida, muerte, etc., vistos desde ángulos tan diferentes que es imposible prever cómo llegará la sorpresa que nos ha preparado. Así, en ochenta y seis ocasiones. (Reseña literaria por Javier Úbeda Ibáñez).

Leer a Pla

Leer a Pla

Josep Pla comparte con Azorín la inclinación por lo meticuloso, por lo expresivo. Quizá no sacrifique como este todo al estilo, pero su fuente es el realismo, el testimonio, la crónica… (artículo por Francisco Juliá Moreno).

Zéjeles de alborada

Zéjeles de alborada

Zéjeles de alborada, de Paloma Fernández Gomá, nos emociona ya desde su título… Protagonistas esenciales de esta composición de diecisiete zéjeles octosílabos, son la alborada, la naturaleza, el mar, la pluma y el ruiseñor (reseña crítica por Ana Herrera).

Heroísmo y poética de lo popular

Heroísmo y poética de lo popular

Rodrigo Díaz de Vivar es, sin duda, la figura del héroe ideal. Caballero español, con aires de rebeldía pero que sirve al rey e inspira justicia. (Ensayo por Silvana Freire Levín).

Señales subjetivas

Señales subjetivas

El último libro de José María Molina Caballero lleva por título Señales subjetivas, está dedicado a sus dos grandes amores, su mujer y su hija, y cuenta con un prólogo a cargo de Federico Mayor Zaragoza (crítica literaria del poemario por Ana Herrera Barba).