Ladrones de tumbas

Ladrones de tumbas

El profesor Johnstone había recibido un permiso de la universidad para investigar en el Ashmoleam Museum de Oxford, entre los papiros de Oxirrinco. Aquella era una oportunidad largamente esperada. Significaba un espaldarazo profesional que lo distinguiría entre la muchedumbre de filólogos sin lustre… (relato por Francisco Juliá Moreno).

Una carrera continua

Una carrera continua

El primer recuerdo que tengo de mi vida es corriendo muy pequeño por los alrededores de la casa de mis padres en las afueras de la ciudad. Eran huertas dispersas, un gran descampado, terraplenes con regatos… (relato por José Luis Cubillo)

Hoy me resbalé en el baño

Hoy me resbalé en el baño

Imagina un baño blanco, completamente blanco y reluciente con unos cuantos azulejos rotos manchados de sangre. Ahora imagina un hilo de sangre que se va por el sifón mientras la ducha sigue con lo suyo, arrojando agua caliente… (relato por Andrés Serrano).

La única ciudad en el mundo

La única ciudad en el mundo

[…] Aquí no hay playa ni arena, solo pavimento ardiente y un aire con sabor a metal que reseca mi garganta. Pero el día en que fui a visitar a Sara el aire no olía a metal ni me lastimaba, era como si la playa estuviera escondida frente a mis ojos… (relato por Víctor Parra Avellaneda).

El niño del Pozo Blanco

El niño del Pozo Blanco

[…] Era un cuento de un niño que se sentía con miedo de un pozo que la gente llamaba el Pozo Blanco, porque el fondo no era negro sino blanco. Yo le pregunté que dónde salía él. Y va y me vuelve a señalar la página… (relato por Palacio Rojo).

Minificciones

Minificciones

«Caímos en el aburrimiento, pasamos del paroxismo al tedio. Las coincidencias del ayer ahora son contradicciones. El sexo es la puerta donde nos encontramos, pero ¿hasta cuándo?» […] (De La salida). Cuatro hiperbreves, por Rubén García García.

El mar al fin

El mar al fin

[…] escuchadme bien, ahora solo dependemos de nosotros, hay que estar muy alertas, no lo olvidéis, el mar es imprevisible y en cualquier momento puede sorprendernos, nos creíamos capaces de doblegarle pero es demasiado lo que ignoramos… (Relato por Carlos Montuenga Barreira).

El bazar de los malos sueños, de Stephen King

El bazar de los malos sueños, de Stephen King

Sucede algo con Stephen King. Compras lo que publica porque, sencillamente, sabes que te va a gustar. Es una garantía de calidad. Vas a disfrutar de su lectura… (Los cuentos de El bazar de los malos sueños, reseñados, uno por uno, por Javier Úbeda Ibáñez).