presentación del libro de fotografía de
Román Montesinos y Javier Sanz

E

ste libro es una reivindicación del humor, de la imaginación, de la ironía, de la metáfora, del sarcasmo…

Este libro es una reivindicación de la pregunta frente a la respuesta, de la paradoja frente a la certeza, de la duda frente a la convicción.

Este libro comulga a la perfección con la afirmación de Juan Ramón Jimenez: «Poetizar es abrir siempre y no cerrar nunca».

Este libro comulga a la perfección con la afirmación de Salvador Dalí: «El arte es diferente al fútbol, en fuera de juego se mete el máximo número de goles».

Ni Román ni yo somos pretenciosos, solo queremos entretenernos, divertirnos. No tenemos más ambición que soplar por el objetivo de nuestra cámara cubierta por una fina capa de espuma y crear pompas de jabón.

No buscamos trasmitir con nuestras imágenes sesudas reflexiones filosóficas sino juguetonas insolencias, livianas ironías.

Como dijo Jacinto Benavente: «La ironía es una tristeza que no puede llorar y sonríe».

O como diría Pitigrilli: «La ironía no es nunca inmoral».

Afirmaba Alfred Hitchcock: «La lógica es aburrida». A lo que yo añadiría: Aburrida y nada poética.

La genialidad de Dalí fue convertir algo tan lógico como un reloj en un icono del surrealismo.

El útil reloj lo plasmó inútil. Lo poetizó.

¡Ablandemos la lógica como Dalí ablandó sus relojes!

¡Qué la lógica no nos marque los límites entre lo posible y lo imposible!

¡Qué a través de la imaginación multipliquemos el mundo!

Hagamos nuestras las palabras de Joan Brossa: «No puede haber fronteras definitivas».

Si Román y yo cultivamos la ironía, el humor, la paradoja y el sarcasmo es porque lo último que esperamos de esta vida es un porqué.

Este libro es más que un libro de fotografía, es una filosofía de vida, una forma como otra cualquiera de afrontarla.

Para terminar, permitirme esta licencia cursi:

Las imágenes de este libro no son como las burbujas del cava sino como las del champán de calidad que se quedan jugueteando en vuestro paladar.

 

Los autores

 

Román Montesinos y Javier Sanz son dos fotógrafos conceptuales gallegos que sin tener ningún conocimiento previo entre ellos han cultivado un mismo lenguaje visual, una misma visión poética, un mismo destino artístico.

Sus obras están cargadas de ironías quizá porque los dos poseen esa retranca indefinible del humor gallego.

Cultivan la sátira y el humor negro sin concesiones, son nihilistas que suplen su falta de esperanza con sarcasmos.

Como buenos humoristas no se toman nada en serio y menos que nada a ellos mismos.

Sienten la misma admiración hacia los objetos, y con ellos juegan; los manipulan hasta encontrar uniones insólitas que nadie había visto antes. Como dijo Juan Gelman: «La poesía es cuando dos palabras se encuentran por primera vez» o como en sus casos «cuando dos objetos se encuentran por primera vez».

Al crear persiguen el mismo fin: impactar en el espectador a través de la originalidad, para lo cual se valen de los mismos recursos: la metáfora, la paradoja, la ironía, el contraste; recursos sin los cuales no existiría la carga poética.

Aman el mismo juego, persiguen la misma finalidad, buscan con el mismo ahínco «la sorpresa».

 


 

📸 Multipliquemos el mundo

Publicaciones Arenas (2022) · ISBN: 978-84-126326-0-6 · Páginas: 110 · Para adquirir este libro: publicacionesarenas.com/product/multipliquemos-el-mundo/

👁️ Dos publicaciones de Javier Sanz (en Almiar): Nefertiti sin peinar (aforismos) ▪ La lógica del absurdo (exposición fotográfica)

 

Índice reseña Multipliquemos el mundo

Reseñas en Margen Cero

Revista Almiarn.º 130 / septiembre-octubre de 2023MARGEN CERO™ – 👨‍💻  PmmC

Lecturas de esta página: 135

Siguiente publicación
El emigrante, el exilado o la persona que ha abandonado…