artículo por
Jesús Alberto Leyva

 

Automovilista en vacaciones recorre las montañas del centro de Francia, se aburre lejos de la ciudad y de la vida nocturna. Muchacha le hace el gesto usual del auto-stop, tímidamente pregunta si dirección Beaune o Tournus. En la carretera unas palabras, hermoso perfil moreno que pocas veces pleno rostro, lacónicamente a las preguntas del que ahora, mirando los muslos desnudos contra el asiento rojo. Al término de un viraje el auto sale de la carretera y se pierde en lo más espeso. De reojo sintiendo cómo cruza las manos sobre la minifalda mientras el terror poco a poco. Bajo los árboles una profunda gruta vegetal donde se podrá, salta del auto, la otra portezuela y brutalmente por los hombros. La muchacha lo mira como si no, se deja bajar del auto sabiendo que en la soledad del bosque. Cuando la mano por la cintura para arrastrarla entre los árboles, pistola del bolso y a la sien. Después billetera, verifica bien llena, de paso roba el auto que abandonará algunos kilómetros más lejos sin dejar la menor impresión digital porque en ese oficio no hay que descuidarse.

Firma de Julio Cortázar

 

 

 

E

s conocido que Julio Cortázar escribió ingeniosas obras literarias. En ellas exploró los alcances del lenguaje creando textos con incursiones de unidades de sentido y obtuvo, así, resultados en los que a pesar de usar palabras no existentes en la lengua española, pero de construcción similar a su fonética y norma lingüística, modificó de tal forma la manera de contar que logró innovar en la literatura, al revelar significantes distintos a los comunes con una musicalidad y contenido sorprendentes. En sus creaciones, el lector tiene que hacer una fuerte labor para la decodificación del mensaje, intentar reconstruir la historia o recrearla  a partir de los indicios del autor argentino radicado largos años en París, Francia, hasta su muerte.

Cortísimo metraje es catalogado como un microrrelato por David Lagmanovich y coincido con esa clasificación, en realidad es una historia contada con lo mínimo necesario para hacerla presente en el imaginario, se abre como una pieza de rompecabezas con un instructivo incluido para que el lector le arme con cierta libertad, los detalles de la narrativa quedan a merced del trabajo lector, pero el resultado final es la historia que Cortázar cuenta. Reducido el texto a los hilos narrativos, como les llamaría Helena Beristain al conjunto de acciones que componen el relato, habrá que tejer la historia:

El título Cortísimo metraje es un título que anticipa una conclusión: «muy pocos metros», el protagonista de esta historia que quería correr una aventura es parado en breve por una asesina serial que irrumpe, con el asesinato, ese ímpetu.

Uno se pregunta: ¿qué importa más, referir el suceso o contar los detalles?, aquí no operan ambas cosas, sólo se menciona el suceso, el joven automovilista en búsqueda de aventura se convierte en la víctima de una mujer cuyo oficio es el robo a través de la muerte del victimario. Lo que queda para uno que se acerca al texto es un trabajo sociolingüístico porque uno reconstruye el significado basado en su experiencia que emana de la cultura, recurrimos a la tradición, en este caso la videografía vista a lo largo de nuestra vida que ha hecho de estas historias filmes.

Lo que el autor aporta son indicios, nos dice que sucede en Francia y le pasa a un desmotivado noctámbulo que sale de la urbe hacia la carretera y ahí se enfrenta a su destino, pintado de aventura sexual, de gusto exótico por lo moreno del rostro femenino y sus muslos, esta mujer le hace la parada, en realidad ella lo encuentra a él y no al revés. Una simple decisión nos lleva a la diversión o a la muerte, en el caso del conductor a la fatalidad; pero en el caso de ella, a la diversión, al logro del objetivo.

¿Quién es entonces el protagonista, en quién recae la historia? ¿En él o ella? Digamos que su principio orilla a que él lo sea y, casi al final, uno se compadece de la víctima. Yo elijo la historia de la morena que con maestría alcanza su acostumbrada tarea fuera de la ley y no deja huella alguna, ¡qué bien logrado ha obrado mal! La asesina ha conseguido en breve su propósito y con ello cortar el metraje del joven aburrido; ahora mismo pienso en qué poco kilometraje para el infortunado.

Qué sería de un cuento corto sin el knock out , quién esperaría al final que la mujer tuviera el pleno control de la situación, quién auguraba el control de los hechos hasta el homicidio premeditado de quien, en unas cuantas líneas anteriores, se mostraba como la futura víctima. Ese es un recto de derecha para mí, lector que caí a la lona apenas en el primer asalto…, sí, Julio Cortázar es el campeón del giro inesperado en un parpadeo. Su analogía entre el cortometraje y el cuento Cortísimo metraje es más que un juego de palabras, es el logro de la síntesis casi cineasta y maravillosamente literaria.

El cuento corto y el cortometraje comparten su intención: contar en brevísimo tiempo una historia de principio a fin, para ello les queda a sus realizadores la ardua tarea de pensar en incluir los indicios, en llevarnos hasta la escena del crimen y convertirnos en los omniscientes fisgones. Leo y observo cómo es que la sorpresa me asalta desde las líneas amigas para mi propio deleite.

Qué es un cortometraje en el cine sino una historia en corto, contada con imágenes sucesivas que llevan una a otra a construir una idea general, es la síntesis de un suceso contado a través de los ojos del cineasta para deleite y reconstrucción del espectador; aquí yo lector hice lo mismo, reconstruí en las imágenes literarias entrelazadas que llevan a un resultado, la perspectiva de ella, quiero ver de este cuento no la tragedia del que asesinan con una bala en la cabeza, sino en la acción perfecta de una asesina que actúa con toda premeditación y ventaja sobre un desafortunado joven con auto y billetera llena.

Dicho sea de paso, la morena francesa en mi mente tiene un cuerpo portentoso, digno de recordarse aún con unos muslos extraordinarios, busto magnífico bien posicionado hacia el frente de talla 36 copa b, una cintura que llama al abrazo, un rostro angelical y eso sí, el músculo más importante del cuerpo hecho un hielo con una mosca dentro. Su mente, ¡ah su mente! una asesina serial de larguísimo kilometraje, ¡capaz de parar el tráfico!, literal y tácitamente.

 

Bibliografía

  • Beristain, H. (2004). Diccionario de Retórica y poética. México: Porrúa.
  • Cortázar, Julio (2004). Último round. México: Siglo XXI editores.

En línea:

  • Lagmanovich David, Europa y América en la minificción de Julio Cortázar Universidad Nacional de Tucumán, Argentina: http://www.ucm.es/info/especulo/numero38/minicort.html Consultado el 2 de marzo de 2010.

 


 

Jesús Leyva

Jesús Alberto Leyva Ortiz. Escritor, profesor e investigador mexicano. Licenciado en Educación Media Básica en el área de Español por la Normal Superior del Magisterio Potosino, Licenciado en Administración de Empresas por la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, Maestro en Educación con especialidad en Humanidades por el Tecnológico de Monterrey y Doctor en Humanidades y Artes por la Universidad Autónoma de Zacatecas. Es Líder del Cuerpo Académico registrado ante Programa para el Desarrollo Profesional Docente sobre «Literatura Contemporánea, Poesía». Su estudio se concreta en la obra poética de Efraín Huerta, David Huerta y ocho poetas mexicanos contemporáneos. La segunda línea de investigación es la didáctica del cuento en educación básica y superior y la tercera línea de investigación aceptada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología es sobre la comprensión lectora como desafío de la educación potosina. Ha publicado libros y también en revistas indexadas nacionales e internacionales. Ha sido becario del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de San Luis Potosí en la categoría de jóvenes creadores en los años de 2001 y 2004 y en la categoría de creadores en 2008. Fue ganador del Premio estatal de poesía Manuel José Othón en las ediciones 2001 obra Mar de dentro y 2017 obra Desierto dentro.

📧 ​​ Contactar con el autor: aleyvao [at] hotmail.com

🖼️  Ilustraciones: (Portada) Fotografía por StockSnap, en Pixabay ▪ (en el texto) Firma de Julio Cortázar, Public domain, via Wikimedia Commons.

 

Relato Patricia Linn

Biblioteca de Margen Cero

Revista Almiar (Margen Cero™) · 👨‍💻 PmmC · n.º 129 · julio-agosto de 2023

Lecturas de esta página: 180

Siguiente publicación
«Me detengo y recorro con la mirada aquel océano de…