relato por
Marcos A. Pareja Sosa

 

Un buen día empezaron hablar todas las partes del cuerpo sobre sus responsabilidades y tareas, cada una hablaba con la otra explicando sus funciones, modelando su silueta la una a la otra. Grandes discursos se dieron, en eso al llegar a este punto surgió un gran dilema pues conocidas todas sus funciones quedaba la pregunta y ¿cuál es la más importante? Y ¿por qué?

Grandes disertaciones se dieron ese día cada una más elocuente y convincente que la anterior sobre el porqué era la más importante y por ende debería ser el líder autentico de todo el cuerpo. Entonces cada una expuso sus razones:

Las piernas entonces pidieron la palabra y dijeron somos nosotras las más importantes pues sostenemos como base el resto del cuerpo y por nuestra gracia el hombre se mantiene de pie conservando esa imponente figura erguida. Por eso debemos ser nosotras las que gobernemos.

Pero antes de que cantaran victoria tomó la palabra los huesos y replicaron ante las piernas diciendo: No son ustedes sino nosotros el sustento y columna del cuerpo porque aunque estemos dentro y no seamos muy visible somos los que le brindamos firmeza a la silueta del cuerpo.

Entonces la boca increpó: Soy yo la más importante pues por mi gracia el cuerpo emite sonido además gracias a mi merced que decide abrir sus compuertas para que el cuerpo pueda alimentarse y precisamente llenarse de los nutrientes que necesita entre ellos los huesos para estar fuertes. Así cada órgano tomó vocería y siguió dando sus razones para coronarse con el puesto de rey de todo el cuerpo, sin mucho convencer a los demás.

Pero todo esto cambió cuando le tocó el turno al cerebro que con un convincente discurso, a todos sedujo pues sus razones eran muchas y su sentido era común para todos. El cerebro expuso que lo mejor y lo útil tenían relación, por lo tanto era él quien tenía que ser coronado como regente de todo el cuerpo pues poseía la función más importante. Por eso dijo que siempre que se establece una jerarquía se coloca aquello que es principal en el lugar más elevado pues está por encima de los demás y si esto era así él se encontraba en la cabeza, sector este el más alto del cuerpo. Además coordinaba todas las funciones del cuerpo desde procesos físicos hasta mentales. Por lo tanto debería ser coronado rey.

Todas las demás partes guardaron un silencio sepulcral asistiendo tácitamente con lo que el cerebro había expuesto hasta que se oyó a alguien toser con tono de desaprobación. Entonces pidió la palabra el corazón quien con mucha valentía expuso su opinión, con mucha pasión defendía su punto de vista lo que pronto conmovió a muchos de los demás órganos. Entonces se decidió que de todas las exposiciones dos habían sido las mejores la del cerebro y la del corazón. Por lo cual se decretó una nueva ronda entre estos dos finalistas para que así luego de escuchar sus razones se pudiera establecer al victorioso.

Entonces se le dio la palabra al corazón quien dijo: Como bien es sabido cuándo se habla de importancia siempre se alude al centro, cual es el tema central de todo esto, es que el centro en lenguaje coloquial hace referencia o es sinónimo de esencia interna e importancia. Por lo tanto yo que estoy en el centro del cuerpo y me encargo de bombear la sangre soy yo el que debe mandar pues envío el vital líquido a todo el cuerpo que es el combustible que hace que funcione toda la maquinaria del cuerpo humano.

Por su parte el cerebro dijo: Sin mí habría caos nadie sabría qué hacer pues yo doy las órdenes para que cada órgano haga su función; además preservo los datos, información y fechas que se transforman en conocimiento, estas en mi gran banco guardado.

Expuesto todo esto y sin el jurado poder decidirse por ninguno de los dos concursantes entonces decidieron presionar con una huelga, el primero en hacer esto fue el cerebro y el cuerpo entró en coma intensa que casi muere por lo cual abandonó esta medida queriendo con esta medida de fuerza ganar la contienda. Luego el corazón secundó esta medida de fuerza y entró en huelga y el cuerpo entro en caos, su salud entró en coma y muerte por parte de la falta de sus rítmicos latidos. Por lo cual abandonó su paro creyendo ganar la contienda pero no obstante esta controversia estaba aún menos clara luego de este altercado.

Comprendiendo lo gravedad de esta discusión el corazón más ecuánime quiso establecer la paz en el cuerpo y estuvo dispuesto a reconocer la importancia del cerebro, sin renegar de la suya propia explicando que ambos era motores distintos de vida para el cuerpo. Sin embargo acotó que si bien es cierto sus funciones vitales eran muy importantes ambos tenían también funciones espirituales.

Funciones esta últimas para el corazón superiores. En esto el cerebro dijo que él servía de filtro del alma y que por eso era guardián de la razón. Pero el corazón añadió que él era cofre de los buenos sentimientos y que sin su pasión inclusive no se podía entender la razón. Todas las buenas y malas intenciones de mí proceden; puedo ser leal o engañoso, solo yo expreso verdaderamente los sentimientos que el alma siente.

Así y solo así el cerebro le dio la razón al corazón quien, por lo menos en sus funciones espirituales, él era superior.

 

margencero-img

Marcos A. Pareja SosaMarcos Antonio Pareja Sosa Profesor de Ética y Religión en educación media pública por el Ministerio de Educación de Panamá (MEDUCA) en el Instituto José Dolores Moscote. Ha escrito hasta el momento más de 40 artículos y ensayos sobre temas diversos. Estos abarcan una amplia variedad de temas en especial sobre Religión, Filosofía, Ética, Bioética y Educación tanto para páginas virtuales en Panamá como en el extranjero (Revista UDI investiga, en Panamá; El Instituto Borja de Bioética, Margen Cero y El Librepensador, en España; además del portal Barinas en Venezuela). También se han publicado varios artículos suyos en la prensa nacional escrita panameña (La Estrella de Panamá, La Prensa y El Panamáamérica). Actualmente pertenece a la red de autores y articulista de Panamá llamada Panaletras
(http://panaletras.wordpress.com/category/pareja-sosa-marcos-a/).
Asimismo desde hace poco incursiona en el Cuento. También pertenece a la Red Mundial de Escritores en Español (REMES), con sede en Madrid: www.redescritoresespa.com/P/parejaS.htm

Contactar con el autor: marcoslobopareja[at]hotmail.com

Lee otro artículo, en Almiar, de este autor:
Creacionismo vs evolucionismo


 Ilustración relato: Anatomia del corpo humano,
By Juan Valverde de Amusco [Public domain], via Wikimedia Commons.

 

biblioteca relato La gran batalla del corazón y el cerebro

Más relatos en Margen Cero

Revista Almiar – n.º 79 / marzo-abril de 2015MARGEN CERO™Aviso legal

 

(Total lecturas: 3.157 ♦ Reciente: 1)