poemas por
Elisabet Mallol López

Camisa verde perlada,
¿no es mi alma la que vuela
con su baile y sin… mí?

Turquesa, ¿es la piedra anular en mi camino?
Topacio, ¿el rojo añejo de mi corazón?
Ambas, ¿comparten sus granos de arena,
sus espigas de trigo, conmigo?
Y en su día a día, ¿de olvido visten toda sinrazón?

Vértigo incansable, un juego interminable del casi nunca jamás,
en el que a la niñez retrocedemos para comer juntos, esmeraldas como caviar,
sin embargo, es lo agudo el valor más obtuso en este galimatías del perder y ganar.

Mujer, que sin discutir, acepté mi pasado,
la paz, por momentos, añoro en el fugaz presente.
Mas, no hablaré del futuro, ¿ideal o abstracto?
En mí, un tesoro de rubíes aún brilla en el recuerdo más candente.

Pero, en el entretanto de esta realidad ya leída,
ojalá, mi silencio en versos confesara
que en su pretendida retórica jamás fui
la protagonista de mi historia, de mis cuentos,
la musa íntima, de mis ansiados sueños.
Que aprendí, como buen poeta, a vivir por dentro
regalando mi amor incondicional a los que más… quiero.

Piedras, gemas, suave lluvia, innecesarios aguaceros,
ahora, en campos de savia, tan sólo dejarme llevar… deseo.

 

En su cajón bien guardado

Y la vi ayer haciendo sus labores.
Al calor de la lumbre,
acompañada de su hilo y aguja,
inició el más valioso de sus bordados…

Aquella lentitud que siempre añoramos,
vencía ahora la rapidez impuesta sin ensayos.
De puro mirar y exquisita maestría,
era su destreza la que vestía punto a punto
los colores escondidos en su regazo:
verde, azul, rojo, amarillo, blanco…

El olivo de verdes aceitunas
al cobijo de un cielo claro dormitaba.
Por el camino iba una bella pareja.
Ella, con un ramo de amapolas en la mano,
en la de él, un anillo de mies dorado.

Blanco, blanco, blanco, blanco.
Blanco, blanco de blanca paloma.
¡Ay mi blanca paloma libre y soñada!
¡Ay mi blanca, blanca alma… enamorada!

Y la vi ayer haciendo sus labores,
una canción cantaba, una canción de amor… bordaba.

 


 

Elisabet Mallol López: «Nacida en Barcelona en 1971 me confieso ser una persona autodidacta que, como la niña más niña, nunca dejará de aprender. Permitir que dicha pasión caiga en vacío no está dentro de mis propósitos y mi manera de demostrarlo se adivina en los siguientes poemarios y futuros libros así como en las diferentes monografías»:

· Libros sin editar: Sentimientos (1992-2006) • Vosotros (2016) • Más allá del Azul (2017-2018) • Al son de las letras, ballo amb les paraules (2018-2020) • A contraluz (2021-2023 en proyecto).

· Estimada Monografía: 50:8,32=6.. Un diálogo al bell mig de ta vida (2018) • Recuerda cuando… (2019) • Compartir, siempre nos enseñaron a compartir… (2021).

🖥️ »Para saber más, me podéis encontrar en: Blog: https://elisabetmallol.blogspot.com/ • Instagram: https://www.instagram.com/poesiaemallol/ • Facebook: https://www.facebook.com/poesiaelisabetmallol/ • Canal Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCWrBoihBoEmpMF4wU-P-TVw

✍🏻 Otros poemas de esta autora (en Almiar): En mi casa me encontrarás

🖼️ Ilustración poemas: Fotografía y edición por Pedro M. Martínez ©
 * N. del E: Se ha procurado que los poemas aquí publicados guarden la anchura de las líneas y las sangrías tal y como los escribió su autora. Para mejorar su lectura en un dispositivo móvil aconsejamos que el aparato se sitúe en posición horizontal.

mar de poesías Elisabet Mallol

Más poemas en Margen Cero

Revista Almiar (Margen Cero)  n.º 132 enero-febrero de 2024

 

Siguiente publicación
La criatura levita en silencio. Su cuerpo sube y se…