por Elisabet Mallol López

Hablando de nuevo… contigo

Afloraste en el patio particular de mi alma
al cobijo de una mimosa engalanada,
escuchando en el rumor melancólico de una fuente,
el chapotear descarado de golosas naranjas plateadas…

Sin embargo, en tu destino,
de primaveras jamás se regaron tus caminos.
Tú bien sabías que no era al mar a quien prometiste
adornar de blancas guirnaldas tus eternos estíos.

Cierto o no, este mensaje me recuerda a menudo su olvido,
y es tu espíritu, mi realidad carente de héroes fingidos,
y tu cruz, el corazón partido de mi corazón en vilo.
¿Acaso no fuiste aquel joven que pronto entendió
que el propio perdón no vive ni de la compasión
ni de sus dolorosos duelos, o fui yo?

No me tomes a mal,
de errores, ya voy sobrada.
Solo la ironía del sarcasmo
protege de mis entrañas
del desliz de varias locuras y sus torpes hazañas.

¿Miedos, culpas?
A estas alturas, mi tranquilidad
bebe del licor añejo, sus insinuantes matices,
con tiento, pero sin censuras.
Así que toma mis manos,
léelas con mucha calma.
En ellas descubrirás,
a veces, el vaso lleno con sus lagunas,
otras, su vacío colmado de lejanas… lunas.

¡Qué frágil es el reloj
con su tiempo en ascuas!
Mas,
no pasa, no pasa absolutamente… nada.

Contigo iré, espero, más tarde que temprano,
pero sí, contigo iré y, si me permites,
con más conversaciones… bajo el brazo.

 

Déjame soñar por ti… *

No escondas para ti tu preciosa sonrisa,
déjala que acaricie todo mi cuerpo
para dar cálida luz a mis azules venas
que echan de menos el vibrar altanero
de la gracia del vivir, sin trucos agoreros.

Regálame el rubor de tus mejillas.
Con su timidez saciaré mis encantos
para vestir poco a poco mis lentos pasos
que aún no han renunciado un cercano pasado
que supo de verdes campos, de rojos tangos.

Cólmame de tu mirar tranquilo en pausa.
Con su paz cocinaré mi madurez con cautela
para alimentar de sinuosos cuentos mis caderas
que una vez consiguieron robarte el sueño
en las mañanas, en las tardes, en las noches más sedientas.

Mas, en el silbar de inciertos y esperados vientos,
robaré de tu alma toda pesadilla, todo miedo,
y derribaré sus puertas ciegas del alzar del tiempo
para caminar juntos este cansado presente
que, a veces nos agota y, otras, nos adormece.

 

(*) Ahora que mi madurez no añora su juventud, le doy importancia a las horas sin tener en cuenta si es demasiado tarde o temprano. Ellas ya no son el conocido pasar del tiempo en balde, sino más bien, marcan en mi vida sus minutos como un regalo y todo un disfrute en segundos al detalle. En este exquisito recorrer, la bondad, la tristeza, la alegría, la rabia, la impotencia y, a veces, el no saber qué hacer, inundan de buenas ocasiones con sus impertinentes dudas mis años y pequeña sabiduría.
Dedicado a mi marido para el día de su cumpleaños, este poema habla de nuestro amor en donde sus ramos de rosas supieron y todavía saben de sus espinas más dolorosas, aunque también de su dulzura, ilusión y esperanza.

 


 

Elisabet Mallol López: Nacida en Barcelona en 1971 me confieso ser una persona autodidacta que, como la niña más niña, nunca dejará de aprender. Permitir que dicha pasión caiga en vacío no está dentro de mis propósitos y mi manera de demostrarlo se adivina en los siguientes poemarios y futuros libros así como en las diferentes monografías:

· Libros sin editar: Sentimientos (1992-2006) • Vosotros (2016) • Más allá del Azul (2017-2018) • Al son de las letras, ballo amb les paraules (2018-2020) • A contraluz (2021-2023 en proyecto).

· Estimada Monografía: 50:8,32=6.. Un diálogo al bell mig de ta vida (2018) • Recuerda cuando… (2019) • Compartir, siempre nos enseñaron a compartir… (2021).

🖥️ Para saber más, me podéis encontrar en: • Blog: https://elisabetmallol.blogspot.com/ • Instagram: https://www.instagram.com/poesiaemallol/ • Facebook: https://www.facebook.com/poesiaelisabetmallol/ • Canal Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCWrBoihBoEmpMF4wU-P-TVw

👉 Otros poemas de esta autora (en Almiar): A contraluz

🖼️ Ilustración poemas: Fotografía por Pedro M. Martínez ©
 * N. del E: Se ha procurado que los poemas aquí publicados guarden la anchura de las líneas y las sangrías tal y como los escribió su autora. Para mejorar su lectura en un dispositivo móvil aconsejamos que el aparato se sitúe en posición horizontal.

mar de poesías Elisabet Mallol

Más poemas en Margen Cero

Revista Almiar (Margen Cero)  n.º 126 enero-febrero de 2023

 

(21 lecturas, 1 en el día de hoy)
Siguiente publicación
Escribir es dibujarme/ con la profundidad ciega/ de lo abstracto./…

Esta web NO UTILIZA cookies de terceros ni recopila información personal alguna. Para informarse de nuestra política de privacidad pulse aquí