poemas por
Adolfo Escat

 

 

Cada poema es una aventura.

Casi como la vida.

Cada verso, riesgo y apuesta.

Muy parecido al amor.

Cada sílaba, paso incierto

y cerca de un miedo, el destino.

Y no sé si son luz o si negrura.

Vida, amor y destino se dan cita

en sílabas, versos y poemas…

sin que yo sepa muy bien cómo.

 

Adolfo Escat, 31-3-14

imagen separador poema Azar del arte

 

Poesía fugitiva

 

Preso en estas palabras,

entre erres y barrotes,

diríase que soy un delincuente

de la poesía. Que mi pensamiento

está encarcelado en el arte.

Y que mi crimen anida

—tembloroso como un polluelo—

en esta voz desnuda de plumas.

 

Y mi crimen no es otro

que querer ser yo mismo sin cadenas,

para mí o para el otro.

Como… también es cierto,

que este verso mudo y breve

libera para siempre a mi voz del silencio.

O por lo menos, libera por ahora

a tu mirada de sus cadenas.

 

Adolfo Escat, 31-3-14

separador poema Poesía fugitiva

 

Tiempo poético. Los clavos

 

Con cien ladridos en la cabeza

tropiezo confundido

en estos pensamientos:

que mi pasado adorna

las paredes de esta morada…

parece ya un hecho consumado.

Como un viento quieto.

Son lágrimas arremolinadas en torno

a sonrisas de piedra. Son ecos,

ecos de mi ser de antaño.

Ahora los escucho abismado.

 

Que pronto mi futuro silba

—medroso, confuso y confiado—

en estos oídos oscuros

que yo soy, tras de una máscara

escondido, no lo negaré.

Antes perece la mentira

en el incendio del rostro

y son luego sus cenizas

—en agua que fluye por mañanas—

semilla de una tierra prometida.

No te negaré, río seco y olvidado.

 

Y que mi presente se des-

vanece, en una línea de verso

que sigue a otra línea de verso

desdoblado como un origami

—flor, ave, soñado unicornio—

de dimensiones o matices varios

como tocado por misterios y sorpresas…

ésta es una corazonada que nace

de una jaqueca: la poesía

de los clavos en la cabeza.

 

Adolfo Escat, 09.13.2015

 

 

______________________________________

 

Adolfo Escat: «Estudié y terminé la carrera de Derecho, sin gloria pero con pena. He ejercido muchas otras profesiones, entre ellas, profesor de niños, traductor de textos comerciales, cobrador de morosos y vendedor de sueños. Mis fuentes son variadas: mis paseos por la vida; las poesías, las canciones, los filmes, las pinturas de otros creadores; así como los cantos de las aves, los alaridos del viento y el murmullo de las olas. He publicado en un par de revistas como Letra15.es, PoesíaIndignada.com y Uafs.edu. Nunca fui bueno en Matemáticas. Busco la revelación a través de la palabra principalmente, aunque utilizo los números para revelar mi fe. La fe en la belleza de la lengua española».

 

Ilustración poema: Fotografía (detalle) por riteshman / Pixabay

Mar Poesías Adolfo Escat

Más poemas en Margen Cero


Revista Almiarn.º 89 | noviembre-diciembre de 2016 MARGEN CERO™ – Aviso legal

 

(Total lecturas: 200 ♦ Reciente: 1)