poemas por
Raúl Alonso

 

Cuando menciono la palabra nieve
las calles se vuelven intransitables
caen tristezas sobre los techos
y los autos se convierten en hormigas
sin destino y sin aliento.
Me cubro con un otoño de dulzura
y un sombrero de olvido, bien ceñido.
Arrojo mi muerte negra contra la pared
permanezco inmóvil ante la blancura del mundo
y observo los labios de la tarde breve.
Cada vez que digo la palabra nieve
me crecen mis uñas blancas
salgo a la infinita cintura de la calle
y camino solo como un puerto
mientras fumo con rostro de enero
y te recuerdo blanca, otra vez.

Silencios

Siento nostalgia de tus silencios
tal vez resulta una confesión extravagante
fronteriza / tal vez /
con la falacia o con el fraude
tan hablados que éramos
tanto cine y tanto Perlongher
tanto plan y tantos ayeres
pero en ciertas tardes de aire viciado
me arrojo hacia mí mismo
me enrosco / me aprendo /
me ejecuto / me impaciento /
y tus silencios retornan
y mi alma renuncia a la idea de morir.

Anoche

Siento mis músculos relajados
largos / amables /
dan dos vueltas a cada hueso
miro de soslayo el mundo
que se posa sobre mi cuerpo
se mete los dedos en la boca
me vomita un sol / dos nubes /
un café tibio / un nuevo espejo /
me sorprende una sonrisa
al rato me reconozco
anoche dejé de gritar tu nombre.

Aún hoy

Ha muerto el amanecer
lleno de vida
como muere el río cada segundo
como mueren los nuncas
los ayeres y los quizás.
Ha muerto el dolor
harto de sangre
como mueren las moscas
mis noches y tus lunares.
Muere toda la ternura del mundo
muere la muerte
y muero con ella
y sin embargo / mira /
entre la tierra que tiembla,
respiro.

Mañana
en el
parque

Me tumbo en el césped
en este parque del sur
cada brote de hierba se me clava
en los hombros de rocío
como queriendo ser hombre
o palabra o fuego
observo las hormigas todas
en su comunión extraña
bajan ellas con sus ojos gordos
y una hojita verde en sus patitas de lápiz.
Creerán / supongo / que la vida es larga
y que el tiempo es uno y es extenso
las miro como miraba a mi madre de noche
me miran como la primera vez que te quise.
Y cae la primera lluvia
y el parque comienza una danza
tomo una hoja de un árbol cualquiera
me la llevo con mis manos a la cabeza
y comienzo a caminar hacia la luna.
Y las hormigas se tiran pancita arriba
y te echan de menos.

Error

Así como tiembla la hoja
sobre la anónima rama frágil
así como se desvanece
el viento y el ruido del viento
al perforar el ventanal urgente
casi como ese instante
en que la gota de agua
se evapora en colores y vuelos
así amalgamo las palabras
en un orden puntual y diligente
intentando que los recuerdos
se conviertan en hielo terso.
Conversarlos y traerlos hacia mí
como un trompo
o un pez.

 


 

Raúl Alonso

Raúl Alonso nació en 1963, es marplatense y actualmente reside en España. Es escritor, músico y cantante. Cursó estudios de Economía y de Filosofía y Letras. En 2005 se radicó en Madrid donde colaboró en revistas y dio forma a su poemario Estación Uno. A su regreso a Argentina cofundó la revista digital de cultura CIRQUE. En 2017 publica su primer libro de poesías, Urbano y en 2018 edita Lo amargo por miel, ambos en Gogol Ediciones. En 2020 publica el libro de cuentos Alétheia, para Azul Francia Ediciones. A partir de marzo de 2019 se establece nuevamente en España donde está en proceso de finalización de su primer novela y la edición de su poemario No habrá cesado el rito.

📩 Contactar con el autor: alonsoraulrodrigo[at]gmail [dot] com

Ilustración poemas: Imagen de Free-Photos en Pixabay [public domain]

mar de poesías Nieve

Más poemas en Margen Cero

Revista Almiar (Margen Cero)  n.º 116 mayo-junio de 2021

 

(52 lecturas, 1 vistas recientes)