poemas por
Adolfo Escat

 

Me pregunto cómo sería este mundo
si la paz iluminase las miradas.
Viviríamos tal vez en un paraíso
lleno de amor y de estómago vacío.

Los hombres no matarían al cordero.
La cruz no tendría razón de ser.
La serpiente humana sería amiga.

Todo comenzaría desde el principio
en un nuevo libro lleno de besos.
Ni siquiera yo tendría razón de ser.
Mi voz sería de luz dentro del iris
y mi pregunta, el silencio.

        05.01.2017

Su espejo más exacto

separador poema Espejo exacto


Si los soles explotan
y las galaxias colisionan
y los agujeros negros devoran
luz, materia y tiempo...
¡cómo no iban ellos
a explotar y colisionar y devorarse,
ellos, los pequeños seres humanos!

Ellos, que son el espejo del Universo.
y laboratorio de todas las hecatombes.

El ser humano es una supernova
...a escala diminuta.

05.01.2017

 

separador poema Auschwitz Baby Yar Treblinka

Auschwitz, Baby Yar, Treblinka…


El silencio no puede olvidaros
ni tampoco el canto de las aves,
ni la montaña o los océanos...
porque habitáis en el sentir nuestro
de todas esas inmensidades.

...

La puesta de sol arde en la memoria.
Allí la mirada es un nomeolvides
que pinta de naranja el horizonte.
Aquí la palabra llama a la vida
en un color que sabe a esperanza.

...

Pudo el viento desordenar los cabellos
mas no podrá borrar vuestra sonrisa...
porque aquí sonríe, en el recuerdo. 
Pudo la oscuridad apagar vuestra chispa
mas no silenciará las voces...
porque aquí hablan, en los versos.

11.02.2017

     espaciador poema Montaña Kiev
                            Sara y la montaña de Kiev


Aquella noche, la furia de los siglos
se abatiría como una garra fría... sobre Sara.
Hoy, el verso es una luz que desciende sobre ella.

Sara, de quince años,
que fue conducida a una montaña
humana, todavía caliente.

Y su madre suplicaba que juntas,
que juntas tenían que no-ser.
Pero no-serían... separadas.

Y los niños vinieron montados en tractores,
en palas de tractores. Y desnudos en palas
de tractores entraron los niños en la montaña.

Y el fuego prendió la montaña
y las cenizas se alzaron en lo alto de los cielos...
en un clamor sordo de ser algún día un recuerdo.

Por eso, yo aquí digo, que la noche,
que la montaña, que los cielos,
ya nunca serán lo mismo sin Sara,
sin su madre y sin los niños.

Y tal vez sentiréis como yo siento
que el metal es frío,
que el fuego es ardiente,
y que la ceniza se respira.

Aquella noche, la furia de los siglos.
Aquella noche, el corazón de metal.
Aquella noche, Sara y la montaña.

20.02.2017

 

...Esta barbarie tan cotidiana

Hallaron a la rosa
en el oscuro maletero
del carro. Y también en
el rellano de la escalera.
Y de nuevo en un
descampado...        alejado.

Sus pétalos, des pa rra ma dos,
sin ningún perfume de vida,
y sin color ni voz.
Los pinchos del tallo que-
brados.

Era la rosa de una guerra,
de una pasión torcida.
Era rosa de esta tierra.

No me digan que la guerra
salvaje contra la rosa
no es una guerra más.
No me lo digan porque sonroja
saberse en medio de esta selva, de...

28.12.2016

división poemas Adolfo Escat

Alguien dijo alguna vez que el arte nace del dolor y sin él estaríamos todos inventando relojes de cuco. Si eso es verdad, entonces estos poemas son expresión de mi dolor de vivir contemplando este mundo desde una posición afortunada en la que los sonidos mágicos de la naturaleza, los cantos de aves, el romper de las olas sobre las playas y los truenos que despiertan al ser primitivo que habita en nosotros no han sido reemplazados (todavía) por gritos de dolor, derrumbamientos de moradas y explosiones de fuego y metralla. Por eso precisamente dedico estos poemas incluidos en mi obra general Poesía y Guerra a las víctimas de la guerra. De la guerra de todos los días además. Y de la guerra a la memoria.

 

Adolfo Escat: «Estudié y terminé la carrera de Derecho, sin gloria pero con pena. He ejercido muchas otras profesiones, entre ellas, profesor de niños, traductor de textos comerciales, cobrador de morosos y vendedor de sueños. Mis fuentes son variadas: mis paseos por la vida; las poesías, las canciones, los filmes, las pinturas de otros creadores; así como los cantos de las aves, los alaridos del viento y el murmullo de las olas. He publicado en un par de revistas como Letra15.es, PoesíaIndignada.com y Uafs.edu. Nunca fui bueno en Matemáticas. Busco la revelación a través de la palabra principalmente, aunque utilizo los números para revelar mi fe. La fe en la belleza de la lengua española».
Contactar con el autor: adolfo.escat [at] gmx.de

Ilustración poemas: Fotografía por DasWortgewand / Pixabay [public domain]

👁 El poemario Poesía y guerra se puede leer íntegro en:
amazon.es/POES%C3%8DA-Y-GUERRA-Adolfo-Escat /dp/1520784198/ref=sr_1_6?ie=UTF8&qid=1551131421&sr=8-6&keywords=adolfo+escat

mar de poesías Adolfo Escat

Más poemas en Margen Cero

Revista Almiar · n.º 95 · noviembre-diciembre de 2017 · MARGEN CERO™ · Aviso legal

 

(Total lecturas: 101 ♦ Reciente: 1)