relato por
José Luis Crespo Fajardo

 

E

stuvo bien chido cuando la empresa de aerolíneas Foreshortening se ofreció a trasladar los autos desde Texas «for a very cheap price», y coincidieron en las tripas del aparato los tres carros mejor situados en la general, con el pesado Ford de mi cuñado Doroteo. En la CNN contaron que 200.000 boletos habían sido puestos a la venta para ver la emocionante final del pinche campeonato Nasdar: las 500 millas de Daytona, pero Doroteo estaba bravo y no me regaló uno. «No mames, güey, cómo eres roñoso. I know they gave you a lot for a super special price», le increpé, porque yo sabía que tenía un buen fajo. Se fue llamándome memo y no quiso platicar más conmigo. Siempre la misma joda porque años atrás no lo vi para esposo de mi hermana, y chismeé que gustaba del «arroz con popote».

¡Ah!, pero vueltas da la vida, y en la TV pasaron una carrera tanto más grandiosa. A poco de levantar el vuelo, por causas no aclaradas, el avión empezó a perder altura y a desprender su cargamento. Un yanqui de los que siempre esperan otro 11-S filmó con la cámara del celular cómo salían despedidos de la bodega el Chevrolet de Jeff Gordon, laureado cuatro veces con el Championchip’s Prize, y el Toyota del leader, Jimmy Jhonas, aporreándose las carrocerías como cabrones. Por detrás, mordiéndoles la estela, les importunaba el ligerísimo Dodge de Geofrey O’Maley, que en la Daytona Internacional Speedway esperaba, y seguirá esperando, coronarse con la codiciada victoria. El carro de mi cuñado anduvo trabado todo el campeonato, y yo soy mecánico y sé, y bien recuerdo que le dije: «¡Your car is too heavy. It’s too heavy!». Tras saltar la rampa, apuró barrera en picado y la gravedad actuó sobre tanta cantidad de carenado de motor. «Oh, my God. Oh, my God!», no paraba de chillar ese gringo gallina en el televisor. También yo estaba exaltado, carajo, pero tratando de poner en marcha el DVD. Ahora, siempre que puedo se lo muestro a mis cuates, llenito de contento. Es el que pone en la carátula «Doroteo the winner». Estudiando el chance con el dedo en el botón de pausa, se ve cómo el Ford saca tanta velocidad que los deja a todos de madre y alcanza el merecido triunfo de ser el primero en estrellarse contra el piso. ¡Ay!, pero así pasa cuando sucede.

 


 

José Luis Crespo Fajardo

José Luis Crespo Fajardo. Doctor en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla. Ha participado en diversas muestras colectivas, y ha ejecutado exposiciones individuales en España, Portugal e Inglaterra. Ha sido docente en la Facultad de Bellas Artes de Sevilla, postdoc en la Universidad de Lisboa y Academic Fellow en la Universidad de Oxford. En la actualidad es profesor en la Universidad de Cuenca (Ecuador).
📧 luis.crespo [at] ucuenca.edu.ec

 

👉 Leer artículos de este autor (en Almiar):
Julio Mosquera. En torno a Ejercicios de comprensión, su última obraCómo dibujar bocetos de arquitectura y diseño interior

Ilustración relato: Fotografía por Ryan McGuire, en Pixabay [public domain]

biblioteca relato Doroteo the winner

Relatos en Margen Cero

Revista Almiar (Margen Cero™) ·🛠 PmmC · n.º 115 · marzo-abril de 2021

Lecturas de esta página: 54

Siguiente publicación
Un segundo en el momento equivocado y ahora yacía ahí,…