El elegido de los dioses

El elegido de los dioses

Cerca de la orilla, donde el knarr había encallado, se arrimaba  ahora un puma con el hocico y el pecho ensangrentados. (Relato por Mariano Ruiz Montani).

Travesía

Travesía

Una travesía intrépida. El océano, inmenso. Los tiburones duermen: sueñan con deliciosos navegantes solitarios. (Relato por Rolando Revagliatti).

Sombras

Sombras

Sombras es una colección de cincuenta y dos microrrelatos de terror, un proyecto de Iñaki Sainz de Murieta, que responde a un firme interés por recuperar un excepcional género narrativo y brindarle la entidad que merece. (Presentación del libro por el autor y tres hiperbreves del mismo).

Viaje a Leirosa

Viaje a Leirosa

El viajero llega a Leirosa. Entra en el café-hostal. Se sienta al lado de la ventana y saborea un vasito de Oporto mientras contempla encandilado la puesta de sol sobre el mar… (Relato por Isabel García Díaz).

Break free

Break free

¿Quién no conoce la canción I Want To Break Free? El protagonista de esta historia va a escucharla muy pronto… (relato por Soledad Mariño Pais).

La fruta de Dios

La fruta de Dios

El fútbol (a diferencia del polo, el golf y la esgrima), es un deporte que no tiene miramientos en el origen humilde de sus practicantes. Hasta el más pobre puede disfrutarlo, y así ha sido desde su invención, que a falta de pelota se ha jugado con cocos, melones y naranjas. (Relato por José Rodolfo Espinosa Silva).

El fin de los días

El fin de los días

Abrió los ojos a duras penas y vio a través de la ventana abierta una sotana tendida a secar en el patio, entre haces de leña seca y arriates de azucenas. Desde la galería, llegaba el sonido monocorde de los hermanos cantando las antífonas de vísperas. El gato Evandros intentó cazar a un petirrojo… (Relato por Antonio López-Peláez).

Ser enterrador

Ser enterrador

Durante la cuarentena por la pandemia del COVID-19 mucha gente hacía reuniones a través del ordenador. El día que Julio cumplió sesenta y cinco años, la edad límite para ser considerado grupo de riesgo, los amigos se reunieron en la pantalla; eran ocho o nueve y todos querían hablar. Estaban un poco en shock por las imágenes que habían visto de Guayaquil… (Relato por Patricia Linn).