Introducción, selección, traducción del chino clásico y notas por
Wilfredo Carrizales

Pinturas por
Qi Baishi (1864-1957)

 

1

E

l año 2020 corresponde en el ciclo sexagesimal chino (formado por diez troncos celestes y doce ramas terrestres) al año de la rata (llamado año gengzi), que es el animal ubicado en el primer lugar del zodiaco de doce signos y se le asigna el elemento metal. El año 2032 que corresponderá también a la rata llevará el nombre de año renzi. El primer día del año lunar gengzi concuerda con el 25 de enero y se le llama también Fiesta del Primer Día de la Primavera. El año gengzi finaliza el 12 de febrero de 2021.

La rata es un animal con un simbolismo dual. Por una parte, se le asocia con la inteligencia, la astucia, la flexibilidad, el vigor, la espiritualidad y el buen desempeño síquico; además de como algo fino y precioso. Por la otra, se la relaciona con la muerte, la guerra, lo oculto, la pestilencia, la agresión, la atrocidad. En la China antigua se le daba la bienvenida por considerársela protectora y traedora  de prosperidad material. Los nacidos en el año de la rata son compatibles con los nacidos en el año del dragón y del mono, pero incompatibles con los nacidos en el año del caballo. La hora de la rata (hora dúplice) comienza a las 23 p.m. y acaba a la 1 a.m.

Existen muchos proverbios, leyendas, poemas, cuentos… con el tema de la rata. Una difundida leyenda dice que el Emperador Amarillo (Huangdi) pidió a todos los animales que se registrasen para formar los doce signos del zodiaco. Los animales serían colocados por orden de llegada. Todos ellos se levantaron temprano en la mañana y corrieron hasta el sitio de reunión, excepto la rata, que encontró una estratagema al esconderse sobre el lomo del buey. Cuando el Emperador Amarillo empezó a darles órdenes, la rata, situada encima de la cabeza del buey fue nombrada la primera. Otra versión afirma que la rata se olvidó de despertar al gato, por lo que éste perdió la oportunidad de figurar en la lista. Desde entonces existe la enemistad entre la rata y el gato. (Resulta interesante consignar que en el zodiaco de origen chino que usan los vietnamitas sí aparece el gato en sustitución del conejo).

2

L

a antigua pictografía de donde deriva el actual carácter shu que designa a la rata estaba representada por el animal en posición vertical. Luego se simplificó en dos partes constituyentes: la superior que simboliza un mortero, cuyo hueco fue hecho sobre la tierra, y la inferior que simula la cabeza, los tiesos bigotes y la cola. El carácter shu, como radical, sirve para formar otros caracteres que tienen significados relacionados con la rata y sus diferentes especies o roedores parecidos y con verbos que indican acciones de ocultarse, esconderse, moverse de manera furtiva, etc.

Hay algunos proverbios chinos que constan de cuatro caracteres y que recogen ciertos aspectos relacionados con las ratas. Por ejemplo: shu mu cun guang:  «Los ojos de rata no ven más allá de una pulgada»;  shu ya que jue: literalmente «Dientes de rata y picos de gorrión» que denota disputas, pleitos, riñas, peleas; shu qie gou tou: «Hurtar como ratas y robar como perros» (vivir del latrocinio). También existen otras expresiones de dos caracteres que sirven para insultar. V. gr. Shu bei: canalla, sinvergüenza, granuja; shu ji: talento de rata; shu zi: pillo, pícaro, desvergonzado.

 

Nueve relatos sobre ratas

 

LA RATA CON VESTIDO ROJO OSCURO

Cao Pi

(Fundador de la dinastía Wei)

(188-226)

 

Durante el periodo Zhongshi, (1) Zhounan, rey de Zhongshan, fue el gobernador del distrito de Xiang. Hubo una rata que con vestido y gorro salió de su agujero. En el salón, dijo: «Zhounan el día tal del mes tal morirá». Zhounan no respondió; la rata regresó al agujero. Después al llegar la fecha, la rata salió vestida de rojo (2) y con gorro de funcionario. Dijo: «Zhounan, usted morirá al mediodía». De nuevo, Zhounan no respondió. La rata ingresó al agujero con lentitud. Un momento después, la rata salió de nuevo. Dijo: «En seguida será mediodía». La rata entraba al agujero y salía; salía y luego entraba. Así, varias veces. Decía lo mismo que antes. Al llegar el mediodía, la rata dijo: «Zhounan, usted no respondió. ¿Qué puedo yo decir?». Al cesar de hablar, se cayó y murió. El vestido y el gorro desaparecieron. Zhounan le ordenó a un subordinado que la examinara. Era una rata como las ordinarias.

(De Serie de Extraños Relatos; fines de la dinastía Han oriental, 220).

 

1.- 240-248 d.C.

2.- Los funcionarios imperiales usaban vestimentas de color carmesí, color que simboliza el éxito, la alegría, el ser estimado o bienvenido.

 

Pintura por Qi Baishi

 

REGISTRO 57

Gan Bao

(¿?-336)

 

Chunyu Zhi, nombre de adulto (1), Shuping, del distrito Lu, prefectura Jibei. Era de carácter profundo, bondadoso y recto. En su juventud fue estudiante; podía adivinar sirviéndose del Libro de los Cambios (2) y era excelente en rechazar los malos espíritus con su arte. Liu Rou, de Gao Ping, dormía una noche. Una rata mordió su dedo medio de la mano izquierda; se sentía muy aborrecible. Fue a consultarle a Chunyu  Zhi. Éste adivinó a través de los trigramas y dijo: «La rata originalmente deseaba matarle y no pudo. Yo me haré cargo y haré que muera». Trazó con cinabrio, sobre la parte posterior de la cintura de Liu Rou, en un lugar de tres cun (3) de largo, el carácter tian (4) y la cuadrícula medía aproximadamente un cun y dos fen. (5) Le indicó a Liu Rou que se acostara en la noche con la mano descubierta. A la mañana siguiente, había una gran rata muerta, tendida frente a Liu Rou.

(De Registro de la Búsqueda de los Dioses; dinastía Jin oriental (317-420).

 

1.- Nombre público que se le asignaba a los hombres al cumplir veinte años.

2.- Uno de los cinco libros clásicos o canónicos que trata de las transformaciones de los seres, según los ocho trigramas fundamentales y los sesenta y cuatro hexagramas. Además de su uso filosófico, se le emplea popularmente como libro de adivinación. Se le conoce también como Cambios de los Zhou, pues comenzó a ser redactado durante la dinastía Zhou (siglo XI-256 a.C.).

3.- Un cun equivale a un tercio de un decímetro.

4.- El carácter tian significa «campo labrado» y tiene la forma de una cuadrícula con una cruz en su centro, la cual divide a la cuadrícula en cuatro partes iguales.

5.- Un fen equivale a un tercio de un centímetro.

 

 

REGISTRO 126

Gan Bao

 

En el noveno mes del primer año (1) del periodo Yuanfeng del emperador Zhao de la dinastía Han (2) hubo una rata en el país de Yan que, con su cola en la boca, danzaba en la puerta Duan del palacio del rey. El rey se dirigió a verla y la rata seguía danzando. El rey comisionó a los funcionarios para que le ofrecieran en sacrificio licor y carne, pero la rata no se detuvo y en un día y una noche murió. En ese entonces, el rey de Yan, Liu Dan (3), estaba conspirando para rebelarse contra el emperador. La muerte de la rata era un vaticinio. De acuerdo con los Comentarios del Libro de los Cambios de Jing Fang, explica: «Una rata danzando en la puerta es un mal presagio de un asesinato sin investigación».

(De Registro de la Búsqueda de los Dioses).

 

1.- Año 120 a.C.

2.- Dinastía Han del oeste (206 a.C.- 25 d. C.

3.- El fundador de la dinastía Han se apellidaba Liu, por lo tanto Liu Dan era un príncipe de la casa real.

 

Relatos Wilfredo Carrizales

 

REGISTRO 134

Gan Bao

 

En el noveno mes del cuarto año de la era Jianshi (1) del emperador Cheng de la dinastía Han, en el sur de la ciudad de Chang An (2) hubo ratas que llevaron en las bocas arroz, tallos de trigo y hojas de sauces, treparon a los cipreses y olmos de las tumbas de la población y construyeron allí sus nidos. La mayoría de los nidos estaban en Tongbai. (3) Dentro de los nidos no había ratoncitos, sino varios sheng (4) de excrementos secos de ratas. Entonces los ministros de la corte imperial deliberaron y temieron que ocurriría una inundación. Las ratas son pequeños animales que hurtan cosas. De noche se activan y de día se ocultan. Pero en ese tiempo, salieron de día de sus madrigueras y treparon a los árboles como un presagio de gente humilde que se eleva a altas posiciones. Tongbai era el lugar donde estaba la tumba de la emperatriz Weisi. Después la emperatriz Zhao se elevó desde una posición inferior a una condición de alto rango, al igual que la emperatriz Weisi. Al cabo, la emperatriz Zhao no tuvo hijos y fue asesinada. El año siguiente, un halcón  quemó su propio nido y mató a sus polluelos. Jing Fang dice en su Comentario sobre el Libro de los Cambios: «Si los ministros se apropian de los sueldos de los funcionarios es un mal presagio como el de las ratas al construir sus nidos en los árboles».

(De Registro de la Búsqueda de los Dioses).

 

1.- Año 29 a.C.

2.-  Capital imperial.

3.- Lugar ubicado al sur de Chang An.

4.- Unidad de medida para granos equivalente a un litro.

 

 

REGISTRO 182

Gan Bao

 

En el cuarto año de la era Taikang (1) de la dinastía Jin, todos los cangrejos, anfibios o no, en la prefectura Huiji se transformaron en ratas. Las numerosas ratas cubrieron los campos devorando el arroz y trayendo una calamidad. Cuando ellas comenzaron a cambiar en ratas tenían pelos y carne, pero no huesos y no podían caminar para atravesar los campos. Después de varios días, se transformaron en ratas hembras.

(De Registro de la Búsqueda de los Dioses).

1.- Año 283.

 

 

RATA

Feng Meng-long

(1574-1646)

 

Tememos anhelarnos mutuamente. Solitaria me acuesto vestida. Cierro los ojos. Espero que mi señor venga en el sueño. Aborrezco de muerte a aquella rata que hace de diosa y causa calamidades. Pienso en mi señor y difícilmente lo veo. Desde lejos mirará mis ojos secos. Encontrarnos en el sueño. Rata. Tú todavía no me toleras.

(Después del sueño muy difícilmente llega el amor. Más vale no soñar. La rata de veras es un animal interesante).

(De Libro del Amor. Comienzos del siglo XVII).

 

 

LOS RATONES ACTORES

Pu Song-ling

(1640-1715)

 

En el mercado de la ciudad de Chang An (1) había un hombre vendedor de ratones que sabían actuar. El hombre siempre cargaba una bolsa a la espalda donde ocultaba a más de diez ratones pequeños. Cada vez que estaba en medio de la gente extraía una pequeña tabla de madera y se la fijaba detrás de los hombros como si fuese una tarima de actuación. Entonces se ponía a tocar un tambor y cantaba algún antiguo drama poético-musical. Al sonido del canto y el redoble del tambor los ratones salían de la bolsa, con los rostros cubiertos por máscaras y vestidos con pequeños trajes. Los ratones se trepaban a la espalda del hombre y luego subían a la tarima, se erguían cual personas y danzaban. Exteriorizaban penas y alegrías, por completo unidos en el drama y con los ojos cerrados.

(De Registro de lo Extraño durante Conversaciones Ociosas en un Estudio; 1751).

 

1.- Antiguo nombre de la actual ciudad de Xi An, provincia de Shaanxi.

 

COSTUMBRES DE CHENG

Pu Song-ling

 

Los habitantes de Cheng poseen la costumbre de transformarse en animales pequeños y salir a los patios en procura de comida. Un hombre observó en una ocasión a numerosos ratones cuando se introducían en una de las vasijas grandes ubicadas en la hospedería donde estaba alojado. Después de asegurarse que todos los ratones estaban en el interior, tapó la vasija y la llenó de agua. Los ratones se ahogaron. Toda la familia del dueño de la hospedería, menos un hijo, falleció de súbito. Al hijo sobreviviente se le llevó a juicio. Pero, después de concluidas las investigaciones, el juez lo exoneró de culpa.

(De Registro de lo Extraño durante Conversaciones Ociosas en un Estudio).

 

LA RATA FANTASMA

Yuan Mei

(1716-1798)

 

Un tal Cui de Hanyang era rico. Fue seleccionado como magistrado de distrito en la provincia de Yunnan. (1) Se llevó a la familia cuando tomó posesión del cargo. Dejó a un viejo sirviente para que custodiara la puerta y cerrara con candado desde el gran salón hasta las habitaciones posteriores. Varios años después, Cui cesó en el cargo y regresó a casa. Algunos días después de instalado vino un tropel de habitantes de la casa a informarle que en el edificio dedicado a Buda ocurrían cada noche sucesos extraños. Cui siempre era valiente. Trasladó su cama hasta el dormitorio ubicado en la planta baja del edificio budista. Pensaba mirar lo raro que aconteciera. Cuando la clepsidra marcó el comienzo de la medianoche, Cui apagó la vela y puso su cabeza sobre la almohada. Escuchó en la parte superior del edificio el sonido de golpes en la mesa, aporreos en las sillas y sonidos de pasos en círculo, como cuando los funcionarios salen de su sede y los esbirros del yamen (2) arrastran las palmetas. Un rato después, el extraño suceso, gradualmente, fue bajando de la parte superior del edificio. Al descender un escalón parecía el ruido de un mazo al golpear las tablas de la escalinata. Cui tuvo mucho miedo. Golpeó la cama y lanzó un gran grito. Escuchó como si alguien arrastrara un mazo arriba. Los habitantes de la casa acudieron todos. Encendieron los faroles y subieron a la parte alta a mirar. Estaba vacía. Todos aumentaron su creencia en que no eran demonios, sino fantasmas. Invitaron a un hechicero para que hiciera un conjuro, pero fue inefectivo. Por toda la ciudad corrió el rumor de que en la casa de Cui había fantasmas.

En casa de Cui había un grupo de ópera local basada en baladas. Algunos de sus integrantes eran muy valientes. Pensaron en echar un vistazo al fantasma. Así, al hacerse de noche, se maquillaron los rostros y se cambiaron de trajes. Uno se disfrazó de emperador Fu Mo (3); otro, de general Zhou (4), quien a su lado prestaba asistencia. Encendieron velas y aguardaron. De improviso, una rata bajó del tope del trono donde estaba colocada la imagen de Buda y huyó. La cola de la rata parecía un gran mazo. Tres personas apresuradamente salieron en su persecución para atraparla. Debido a que la cola de la rata era demasiado grande y su cuerpo torpe y pesado, de inmediato fue capturada. Al observar con detenimiento la cola de la rata resultó que estaba formada de polvo solidificado y pesaba varios jin. (5) No se sabía la razón. Cui lo comprendió de prisa: «Hace años esta rata comía a escondidas el aceite de las lámparas. Yo desde atrás atrapé su cola. La rata empleó su fuerza y escapó. La piel de la cola se desprendió completamente. La sangre fresca le empapó el cuerpo. El polvo se fue acumulando día a día y mes a mes hasta que adquirió esta forma. Al moverse por el piso producía aquel ruido. ¡Risible que en estos meses yo haya venido numerosas veces a rogarle a Buda y no vi fantasmas en absoluto!».

(De Lo que no dijo el Maestro; 1788).

 

1.- Provincia del suroeste de China.

2.- Institución civil, sede oficial de los funcionarios en la China feudal.

3.- Se refiere a Guan Yu, general valiente y leal de la Época de los Tres Reinos (220-280), quien fue deificado después de muerto. La tradición dice que el Emperador de lo Alto lo enfeudó con el título de Emperador Fu Mo. (Fu Mo quiere decir «Oculto Portento»).

4.- El general Zhou Zang, militar subordinado a Guan Yu.

5.- Unidad de peso, equivalente a medio kilo, aproximadamente.

 

A MANERA DE EPÍLOGO

 

Aunque la presente selección solo abarca nueve breves relatos sobre ratas, decidí incluir, a manera de epílogo, dos poemas anónimos, muy antiguos (datados entre el siglo XI y el VII a.C.), que versan sobre el tema de las ratas. El primero se titula Grandes Ratas y el segundo Mirar la Rata.

 

GRANDES RATAS

 

Grandes ratas, grandes ratas,

No se coman nuestro mijo.

Tres años les hemos servido, señores,

Y no han accedido a gratificarnos.

Les juramos que nos marchamos

A una tierra feliz.

Tierra feliz, tierra feliz,

Donde amemos nuestras moradas.

 

Grandes ratas, grandes ratas,

No se coman nuestro trigo.

Tres años les hemos servido, señores,

Y no han accedido a compensarnos.

Les juramos que nos marchamos

A un país feliz.

País feliz, país feliz,

Donde obtengamos nuestros derechos.

 

Grandes ratas, grandes ratas,

No se coman nuestros brotes.

Tres años les hemos servido, señores,

Y no han reconocido nuestros méritos.

Les juramos que nos marchamos

A una comarca feliz.

Comarca feliz, comarca feliz.

¿Quién quiere lamentarse por siempre?

 

MIRAR LA RATA

 

Mira la rata: tiene piel;

Es el hombre sin solemnidad.

Hombre sin solemnidad,

¿Por qué no te mueres?

 

Mira la rata: tiene dientes;

Es el hombre sin rectitud.

Hombre sin rectitud,

¿Por qué no te mueres?

 

Mira la rata: tiene patas;

Es el hombre sin modales.

Hombre sin modales,

¿Por qué no te mueres de prisa?

 


 

WILFREDO CARRIZALES. Escritor y sinólogo venezolano nacido en la ciudad de Cagua, Aragua, Venezuela. Entre otras obras, ha publicado los poemarios Ideogramas (Maracay, Venezuela, 1992) y Mudanzas, el hábito (Pekín, China, 2003), el libro de cuentos Calma final (Maracay, 1995), los libros de prosa poética Textos de las estaciones (Editorial Letralia, 2003) y Postales (Corporación Cultural Beijing Xingsuo, Pekín, 2004).
zalesw [at] yahoo.com

 

👁 Leer otros textos de este autor (en Almiar):
Mezcolanzas profanas · Notas de un viaje en tren
· Palabras de poeta · Aquiescencias, entretanto

 

biblioteca Nueve relatos sobre ratas y ratones

Relatos en Margen Cero

 Revista Almiar • n.º 109 • marzo-abril de 2020 PmmC  • MARGEN CERO™

Lecturas de esta página: 56