por
Adolfo Pardo

A

llá por el remoto año 2000, cuando recién principiaba el futuro que hoy está quedando en el pasado, el multifacético Juan Castillo preparaba uno de sus locos proyectos de arte que incluía unos videos donde distintas personas referían sus sueños. Para ese proyecto anoté los míos que, 20 años después, encuentro y rescato de mis archivos digitales.

A los 18 años sueño que la humanidad abandona la Tierra en unos cohetes inmensos. Yo quedo solo, conversando con una oveja que teme la trasquile para tejerme una bufanda.

Era la época de las Crónicas Marcianas de Ray Bradbury.

Treinta y tres años después otro sueño similar: un tren que se aleja llevándose a la humanidad por una llanura fría e incolora, como Siberia.

El día eternamente largo y gris se confunde con la noche.

Después están todos los sueños eróticos
que empiezan a los cuatro años y no terminan nunca.
La Orgía Griega y la Bacanal Romana
La Mulata sueca, la Negra hechicera y Risitos de Oro
Marilyn Monroe, Brigit Bardot, Kim Novak, Sonia Braga, etcétera.

Soñar no cuesta nada
El sueño del Saber y del conocimiento absoluto
y el poder que este confiere.
El sueño poético
La frase perfecta capaz de poner el mundo a tus pies.

Los sueños compensatorios.
A lo mejor los sueños son inversamente proporcionales a la miseria
Mientras más pobre más descabellados los sueños.
El caso de mi tocayo A. Hitler, que soñó ser el amo del mundo.

El sueño de la fama y de la fortuna.
Ganarse la Lotería y dar La Vuelta al Mundo en 80 días.

Los Sueños premonitorios.
Sueñas con el día, hora y minuto de tu muerte
Con el paredón y el pelotón de fusilamiento.

Soñar despierto y el mundo de los sueños:
El Mago de Oz y Alicia en el País de las Maravillas
Gulliver en el país de los enanos
y el monstruo del Loch Ness
El Genio de la botella
Dragones y hadas
La bella y la bestia
Sansón y Dalila
El coloso de Rodas
Elena y el caballo de Troya
Ulises, Aquiles, Menelao y Polifemo, el cíclope.
Penélope y las Amazonas
Alejandro Magno
La Venus de Milo
La Esfinge, Rómulo y Remo, Sócrates.

Carl Gustav Jung y Sigmund Freud
Y las interpretaciones científicas de los sueños
y las ondas electro-encefalo-gráficas.

El sueño de un mundo subterráneo
20 Mil Leguas de Viaje Submarino
De la Tierra a la Luna y
Las mil y una noches y los viajes de Simbad el marino
La otra cara de la luna.

El Tren Transiberiano y el Expreso de Medio Oriente
La Muralla China
Los Jardines Colgantes de Babilonia
Las Minas del Rey Salomón
El Dorado
Tenochtitlán y la Atlántida
el continente hundido.

La Ciudad de los Césares
Bagdad y Constantinopla
Nueva Deli y Calcuta
Bahía, Río de Janeiro y Santiago de Cuba
Singapur
Talca, París y Londres.
La Gran Manzana
y el oro de California.

La isla de la Tortuga
Cisco Kid y Billy the Kid
Roy Rogers, El Llanero Solitario
Supermán, Batman, Red Ryder y Castorcito.

El Sueño de una Noche de Verano
El Sueño de la Casa Propia
y todas las pesadillas:
la plaga de langostas
El Diluvio Universal
La tumba de Tutankamón
Infierno en la Torre
El fuego eterno y el Purgatorio
El Paraíso perdido
y los desaparecidos.

Sueño con la Serpiente Emplumada y
El vuelo del Cóndor
Sueño con el Paraíso Terrenal
el África Indómita
Sueño con la selva y Tarzán, el rey de los monos
y el Valle Perdido de Paul Down

Sueño que leo mi suerte
en un diccionario enorme.
Todos los males que sufres
son producto de tu imaginación,
y del montón de tonteras que haces
y tienes prohibido hacer.

Sueño con la difícil y eterna juventud
y la promesa de la vida eterna
Con la inmortalidad, con el progreso de la medicina
y las comunicaciones instantáneas
Internet.

Sueño con los cuadros de Gerónimo Bosch
y con el cuadro dentro del cuadro de Diego Velázquez.

Sueño con la magia blanca y negra
con la Maga de Julio Cortázar
y la socióloga de la Sorbonne
Con la infancia feliz y la vida del campo
en la rivera sur del Maule.

Sueño con el Amor eterno
Romeo y Julieta, Tristán e Isolda.

El Sueño Americano
el Chevrolet 1957 descapotable atravesando el desierto de Arizona
La Florida y la Campiña francesa.

Sueño con la reencarnación y los Viajes astrales
El Sueño eterno y
La Vida es Sueño de Calderón de la Barca.

Sueño con la Gloria, la Fama y la Fortuna
El número ganador de la Lotería de Concepción.

Sueño con la Máquina del tiempo
y los viajes al pasado y al futuro
El Viaje del la Kon Tiki
Oceanía, Hawaii, Onolulu, Tahitii
Casi puedo ver a las mujeres bailando desnudas
adornadas de flores en el pecho.

Sueño con las cumbres del Himalaya y el Kilimanjaro
Con el Monte Fuji
Y el Amazonas, hoy en llamas
El Salto del Ángel en Venezuela
Sueño con el Ganges, el Nilo y el Orinoco.

Sueño con un velero
con un Ferrari rojo, un Alfa Romeo
El Pentium de 500 megahertz y la moto de carreras.

Sueño con la Bella Durmiente y el Príncipe Azul
Con el Príncipe Feliz de Oscar Wilde
Con Sandokán y la Isla de Mompracem
A veces me sueño como el Judío errante
y a veces como un Samurái
o una Estrella del Rock and Roll.

Pasado, presente y futuro
el Tiempo Circular
El Eterno Retorno.

Sueño con el Premio Nacional de Literatura
El Premio Nobel de Química y Farmacia
La Beca Guggenheim
La Cultura de masas
La telepatía y la clarividencia
El Tao.

Sueño que sueño un sueño inalcanzable
Sueño con mi madre y mis hermanas
Sueño con mis hijos repartidos por el mundo
Sueño con pagar mis deudas
y arreglarme los dientes
Sueño que estoy comprándome zapatos
Sueño que tomo una fotografía.

 


 

Adolfo Pardo dirige la revista latinoamericana digital Crítica.Cl,

Ilustración: Fotografía por thommas68 / Pixabay {public domain}

 

Margen Cero

Lecturas de esta página: 35