relato por
Fernando Brugger

L

a dicha en las personas estaba asediada de conspiradores abyectos, ebrios de cuanta sed, libando en tragaderos proponiendo amaneceres, solo para fingir que despiertos estaban.

Les observaba desde la otra mesa y aunque confundido pretendí ignorarlos. Al amanecer entró un hombre algo más alto de cuantos estábamos allí, pidió un vaso de agua, todos desgajaron carcajeos de maledicente hombría y hasta uno de ellos vestido como un sagaz de presa se abalanzó sobre aquel hombre, el otro se hizo a un lado como si hubiese calculado el estúpido arrojo y antes que el otro nuevamente se lanzará, certera puñalada le abrió la panza sin ninguna consideración, luego escondió en el capote la cortapluma y bebió un sorbo más de agua.

El infortunado se llevó las manos a su barriga mientras de ella aun manaba vino. Se levantó como pudo sentándose en la mesa como párroco y allí se quedó dormido. Los demás lo miraron con cierta desazón, las mesas rodeadas de mujeres pintadas como Toulouse-Lautrec, sonrieron con cigarrillos baratos en sus bocas adornadas por lunares como regimientos en sus mejillas, besando en orgiásticos desvelos, hasta que una moneda manoseada y cantarina, silbó en las mesas.

El hombre del agua me observó hasta cuando lo invité a la mesa, en dos zancadas se quedó frente a la botella que un hada verde me regaló a cambio de un mal poema escrito en servilleta amarilla. Allí lo medí, me era familiar hasta cuando habló y me dijo «Las artes y la delincuencia siempre han florecido juntas». Luego tomó un sorbo de lo que aún contenía su vaso de trasparente contenido, y aunque Ballard había construido la frase solté otra de él «El alcohol mata lentamente, pero no tengo prisa». El hombre sonrió, tomé la botella y serví una obscena medida, él la mezcló con el agua levantó la copa y espetó cavernosamente, mientras observaba curioso la lechosa mezcla «El hombre que orgulloso parece estar, no es más que una manifestación de sus propias barbaries».

Sacó la navaja y la puso sobre la mesa, aún tenía algo de humedad rubí. Habló de vidas desesperadas, de pronto se detuvo y preguntó

—¿Te sientes artista?, escribes vocablos sin sentido en servilletas inútiles, a cambio de una botella de licenciosa procedencia —le hablé de mis acrobacias en la quimera, hablamos en albores de política, literatura y cosas verdaderas. Me dijo que cargaba el mundo en sus hombros, como titán de dionisiacas alegorías en Baudelaire y cuando reí, me dijo

—Es un pecado tener melancolía, más que el llanto de un dirigente corrupto que debe dejar la sagrada teta, por centavos, como políticos que yacen como la nieve escarchando cansadas intenciones, en visiones de cómodos arlequines.

Finalmente, tomó el verduguillo de la mesa y lo escondió con maestría y antes de marcharse me espetó como si un tren lo esperara en la estación.

—Ve a casa, que una mujer te aguarda, y escribe sobre cosas verdaderas —lo vi marcharse en mañana de invierno, al salir a la calle vi cómo tomó una bocanada de aire y luego se esfumó, allí recordé quién era. Un viejo amigo, la última vez que le vi había muerto sin alegría, bebiendo agua para bañar sus pecados desde adentro.

Me fui a casa y allí me refugié, escribiendo con devoción anagramas de historias entrelazadas, aún bebo el agua verde y hasta fumo tabaco de pipa, cuando me embriago hurgo en el cenicero de ideas, luego, pongo la navaja en el escritorio ahuyentando maléficos sueños.

 


 

Marcelo Saavedra Osorio

Fernando Brugger es el seudónimo de Marcelo Saavedra Osorio, nacido en Santiago de Chile el 5 de septiembre de 1962. Licenciado en Trabajo Social con mención en Estudios Latinoamericanos. Ha desempeñado labores para la Productora Gama Medios Ltda. También como guionista para el Proyecto «América un Sueño»; ha prestado servicios para la Productora Macondo Ltda. como guionista en La Chicha de Manzana Purranque. Actualmente se desempeña como administrativo para el Programa Bibliometro, colaborando en podcast y gestor de contenidos para la naciente Bibliometro Radio. Ha publicado, para distintas revistas de ciencias sociales, tales como Antroposmoderno, Religación, Mindalia TV. Factor Feliz y Biografía entre otras. Es miembro activo de la Sociedad Hispanoamericana de Escritores, Red Mundial de Escritores (RIET) Poetas por el Mundo entre otras organizaciones. Publicó el libro de investigación histórica Recopilación de la Memoria Histórica de los Trabajadores Metalúrgicos y su importancia para el movimiento sindical chileno (2006, Editorial Quilamapu), Antología de Cuentos Latinoamericanos Letras mediterráneas (2018, Editorial El Rincón del Lector), Infinia. El Crepúsculo del Hombre (2019, Editorial Markus), El Visitante. La Pareja Primordial (2020, Editorial Editores y Autores). Actualmente prepara dos novelas para edición, Rhoncador y La Ruta del Peregrino.


📩 Contactar con el autor: mitzna48[at]gmail [dot] com

🖼 Ilustración relato: Mirror at Cosmic Cantina. Ildar Sagdejev (Specious), CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons

 

relato Una madrugada inédita

Relatos en Margen Cero

Revista Almiar (Margen Cero™) · n.º 116 · 🛠 PmmC · mayo-junio de 2021

Lecturas de esta página: 60

Siguiente publicación
Fue al cumplir los veintitrés años cuando Emilio descubrió algo…