Poemario de Nerea Nieto
Entrevista a la autora

 

H

ablamos de poesía joven, de lo que significa salir del papel para llegar a las redes y de las nuevas estrategias editoriales. Nerea Nieto es un claro ejemplo de la contemporaneidad más absoluta. Su carrera como escritora nació y se ha cimentado de forma digital. Acaba de publicar su segundo poemario y vuelve a ser fenómeno en Internet al alcanzar los top venta gracias a Llueve tinta (editorial Cuadernos del Laberinto. Madrid, 2021).

Podríamos definir  su poesía como un torrente encauzado de sentimientos en donde la mirada femenina es un ingrediente que rebosa, que nos hace vibrar, llorar y amar; pero que además nos ayuda a reconocer nuestras propias debilidades y salir triunfal.

 

—¿Qué va a encontrar el lector bajo este sugerente título de Llueve tinta?

—Va a encontrar versos escritos con el alma que le hablarán de sentimientos que todos hemos experimentado alguna vez: el amor, la autoestima, la inseguridad, el miedo y el deseo de abrazar el optimismo. Encontrará una poesía que intenta representar la fuerza que emanan las mujeres y dar voz a aquellas que no pudieron gritar.

—¿Cómo ha sido el proceso de creación de la obra?

—Como cualquier proceso creativo, no ha sido un trabajo lineal, sino que ha tenido sus picos y sus valles. Hay momentos de gran inspiración en los que las musas me encuentran en el momento más inesperado y tengo que sacar mi cuaderno (o el móvil cuando no lo llevo encima) y escribir inmediatamente para que la idea no se escape. En otros momentos en los que la inspiración no llega de manera tan espontánea me tengo que obligar a ponerme frente al papel en blanco y sacar lo que llevo dentro. Hay días en los que todo fluye y es demasiado fácil, pero se compensan con los días en los que dudas de tus propias palabras y tachas todos tus versos. En general, ha sido un proceso muy gratificante y he disfrutado mucho escribiendo este nuevo poemario.

—¿Soñaste con ser escritora? ¿Qué te hizo empezar a escribir?, ¿cómo comenzaste a escribir? ¿Por qué poesía?

—Siempre soñé con ser escritora, desde el mismo momento en que descubrí que los libros que leía los había escrito alguien, que estaba a mi alcance escribirlos. Escribí mi primer «cuento» con cinco años, aunque en realidad son historias de pocas páginas que garabateaba en un cuaderno que guardo con un cariño muy especial. De niña tenía muchísima imaginación (ojalá conservase la mitad ahora) y me pasaba las horas muertas rellenando cuadernos con mis historias, a pesar de que tenía una caligrafía horrorosa. Mi pasatiempo favorito era comprarme un nuevo cuaderno en blanco que pudiese rellenar al completo. La primera historia larga que completé fue una ambientada en el universo de Harry Potter que escribí con once años y recuerdo que tenía 256 páginas. No sé en qué momento empecé a escribir poesía en concreto, creo que sería a los ocho años, pero lo que sí que recuerdo es que tenía cuadernos enteros dedicados a mis poemas y que tenía rimas tan sofisticadas como «pereza» con «cereza». No sé por qué, pero la poesía siempre me ha resultado una vía de escape para mi creatividad. Me he sentido siempre muy cómoda navegando por nuevos versos, poniendo sobre un papel mis vivencias del día a día.

—¿Qué opinas de los que consideran que la poesía joven o influencer no es poesía?

—Creo que es importante distinguir entre los que escriben poesía y usan las redes sociales como forma de conectar con los lectores y aquellos que usan las redes sociales y utilizan la poesía como método para ganar seguidores. Son dos cosas diferentes. Aquellos que seguirían escribiendo poesía si no hubiese redes sociales simplemente tienen una ventana más para mostrar su trabajo que antes no existía y que es muy valiosa para un escritor. A mí me genera mucha satisfacción recibir los mensajes de mis lectores y saber qué sentimientos les generan mis poesías. Eso antes se podía lograr a través de los eventos, pero no todos podían acudir o dar su punto de vista. Sin embargo, es un arma de doble filo: a veces escribes sabiendo lo que va a gustar o no, lo que va a funcionar mejor. Y eso es peligroso. Intento darles a mis lectores lo que piden de mi escritura, pero sin dejar de perder mi esencia de escritora. ¿Escribiría la misma poesía si no tuviese un altavoz en las redes sociales? Si la respuesta es afirmativa, lo comparto.

Creo que como en cada generación de poetas, la generación joven o influencer se ha sentido cómoda compartiendo su trabajo en redes sociales, ya que es un terreno que manejan con facilidad. Ponerle un adjetivo a todo su conjunto me resulta imposible, ya que hay de todo. Hay gente que escribe con una pluma impecable y no es conocida, y viceversa. Hay de todo y la poesía es muy subjetiva, lo que a mí me guste no tiene por qué gustar a todo el mundo. Cada poeta conectará con un tipo diferente de lector.

—¿Qué es lo que más te gusta de haberte hecho un hueco en el mundo de la poesía? ¿Y lo que menos?

—Lo que más me gusta es haberle regalado a la niña que fui su sueño. Me siento orgullosa de no haber cambiado mis ambiciones y haberle sido fiel a mis anhelos. Lo que menos me gusta quizás es abrir esa parte de mí tan personal, tan íntima, que se refleja en mis poemas. Y siempre que compartes algo con el público estás sujeto a sus críticas, y eso me pone muy nerviosa porque soy una persona un poco insegura. Pero he aprendido a vivir con esos miedos a lo largo de los años y cada día me siento más cómoda compartiendo lo que escribo, sobre todo porque noto que tiene un impacto directo sobre las personas que me leen. He recibido mensajes de personas que me han dicho que he expresado en palabras lo que ellos eran incapaces de hacer, que mis versos les han servido de consuelo en alguna época mala, y eso me llena de orgullo.

—¿Tienes algún poema favorito o con el que te sientas más identificada dentro de tu poemario?

—Tengo dos que me gustan especialmente: el que abre el poemario y uno que habla de mi relación con la poesía y que dice así:

Soy la voz que se perdió en tu garganta,
las rimas que desgarran
los sentimientos que guardas
en tus entrañas.
Soy las palabras que escondes
cada noche bajo tu almohada,
el pedazo de tu alma
que niegas con reproches.
Soy una lejana amiga,
soy poesía,
soy tu vida
descrita en un folio en blanco,
en un trozo de papel
que podría ser tu diario.
Soy un remolino de porqués
que no puedes resolver,
unos versos que te acompañan
cuando no hay esperanza.
Soy el viaje que nunca emprendiste,
el barco que zarpó libre
antes de llegar a puerto.
Soy un sueño
imposible
que se resiste a morir,
una utopía que existe
a pesar de los tropiezos.

—¿Cuáles fueron las razones que te incitaron a abrir un blog y compartir tus consejos y experiencias?

—Cuando quise publicar mi libro me encontré con un montón de blog en inglés dando consejos a escritores noveles como yo, pero en castellano encontré muy poca información. Yo siempre me he sentido muy cómoda en el entorno digital, así que lo vi como una oportunidad para aportar mi granito de arena e ir compartiendo lo que iba aprendiendo. Lo abrí en 2013, el mismo mes que publiqué mi primera novela, y en aquella época escribía un artículo todos los días, no fallaba nunca a mi cita diaria. La verdad es que funcionó muy bien desde el principio y me dio muchas alegrías, quizás porque era un nicho con poca competencia en ese momento. A día de hoy unas 35.000 personas al mes leen alguno de mis artículos, a pesar de que ya no le dedico el mismo tiempo de antes. Ahora sí que hay muchísimos blog de la misma temática, algunos fantásticos.

—¿Qué es poesía para ti? ¿Qué te aporta a nivel personal?

—La poesía para mí es sentimiento, es libertad, es la intimidad que solo encuentro frente a una página en blanco. Me sirve para reconciliarme con mi escritura cuando estoy peleada con ella (suelo estarlo cuando me bloqueo con alguna novela). Es una vía de escape de la cotidianidad del día a día, una forma de expresar los pensamientos que ni siquiera sabía que tenía. La poesía para mí es una vieja compañera que siempre ha estado a mi lado, que nunca me ha abandonado, ni en los malos ni en los buenos momentos. Siempre escribo poesía cuando necesito liberar mi mente, cierro los ojos y dejo que sean las musas las que me lleven por un camino que no sabía que existía. La poesía me ha traído lectores nuevos que conectan con mis versos y que me arropan para seguir escribiendo cada día, me ha aportado seguridad en mí misma por atreverme a compartir mis poemas.

—¿Hasta qué punto tus poemas reflejan la cotidianidad, o más bien son reflejos del pasado o deseo de futuro? ¿Tus poemas son autobiográficos?

—Casi todo lo que escribo es el fruto de un sentimiento que experimenté alguna vez, de una emoción que un día se coló en mis versos. Muchos hablan de lo que me gustaría sentir, otros son el recuerdo de lo que ya olvidé. La poesía es intimidad para mí, y en ella expreso el pasado, el presente y el futuro, pero también me gusta a veces escribir sobre un tema sin que necesariamente sea autobiográfico. Es una mezcla de todo.

—Próximamente te encontraremos en la Feria del Libro de Madrid firmando Llueve tinta. ¿Cómo te sientes al respecto? ¿Qué suelen comentarte los lectores?

—Me hace muchísima ilusión y es un sueño más que se cumple. Tengo muchísimas ganas, siempre que he ido he pensado «algún día yo estaré aquí firmando» y me parece surrealista que vaya a ser una realidad por fin. Los lectores siempre me piden más encuentros físicos, así que será una experiencia única.

—Si pudieses cambiar algo en este mundo a través de tus obras, ¿qué sería?

—¡Qué responsabilidad! Me sentiría satisfecha con tocar el alma de un solo lector, de reconfortarle en sus momentos de desamparo. Quizás lo que me gustaría cambiar es que gracias a mi obra las mujeres estuviesen más representadas en el mundo de la literatura. Son siempre protagonistas en mis novelas y en mis poesías e intento darles voz con los recursos que tengo.

—¿Qué estás leyendo actualmente? ¿Qué libro nos recomendarías?

—Ahora estoy releyendo Emma de Jane Austen. Es mi autora favorita y este año estoy releyendo todos los que escribió, me gusta revisitar las obras que me gustan. Siempre recomiendo Orgullo y prejuicio, un clásico que nunca muere, y también Crimen y castigo de Dostoievski, que me impactó mucho cuando lo leí a los once años y creo que es una delicia para los que aman los libros.

 


 

Nerea Nieto

NEREA NIETO (Madrid, 1990)
Nerea Nieto siempre soñó con ser escritora y consiguió cumplirlo cuando, en 2013, publicó su primera novela, Detrás de un espejismo; y un año más tarde, Cántame al oído, convirtiéndose en un referente en la literatura juvenil. Posteriormente llegaría el éxito de su poesía con El carmín de los silencios y Llueve tinta.
Sus versos cuentan con un gran número de seguidores en las redes sociales:
@diariodeunaescritora (Instagram)

 

Llueve tinta portada poemario

📖 Llueve tinta
Colección Berbiquí de poesía, n.º 31 (Cuadernos del Laberinto, 2021) • I.S.B.N.: 978-84-123537-6-1 • 92 págs. • Ilustraciones artículo: Portada del libro y fotografía, con autorización para su uso y publicación en esta reseña; © de sus autores.

🌐 Más información:
cuadernosdelaberinto.com/Berbiqui/NEREA_NIETO.html

 

Índice reseñas Touché de Juan Ráez

Reseñas en Margen Cero

Revista Almiar · n.º 117 / julio-agosto de 2021 · 🛠 PmmC · MARGEN CERO™

Lecturas de esta página: 119

Siguiente publicación
Se sentía cobarde por elegir ocultar los ideales que algún…