reportaje por
Kim Bertran Canut

 

L

a fotografía que llamamos «de calle», es algo mucho más profundo que darle a un botoncito metálico y escuchar un clic hermético…

La fotografía callejera, imprime unos límites y agita conciencias. Es importante conocer y saber tratar a las personas, que de repente se sienten invadidas en su libre andadura por las calles de la ciudad.

La psicología, la filosofía y la empatía, nos ayudarán a tratar posibles discrepancias o malos entendidos, ya que, previa o posteriormente, deberemos pedir permiso a la gente que enfocamos. Esto, actualmente, con la cámara digital, se puede hacer ya que nos facilita el borrado si el «cliente» nos lo exige… y el cliente siempre tiene razón.

A veces podemos hacer tomas de espaldas o fotografiar multitudes en manifestaciones o celebraciones públicas para las que que quizá no hará falta pedir autorización. Habrá que ir conociendo los momentos. Asimismo subsiste un asomo de «noble picaresca» en ello… La cámara, la gente y tú seréis cómplices en cada una de las instantáneas creadas.

Es todo un mundo visual y sensorial, caminar buscando presas que perpetuar, disparando a diestro y siniestro… Luego hay que conversar, exponer lo que concibes, si lo vas a publicar y ellos deben quedarse satisfechos con tus mensajes.

Retratar la calle, representa socializar con el hábitat, formar una pieza del decorado y, como todo acto en esta vida, acaecerán intervalos de ilusión, simpatía y sensatez y luego soplos desagradables que has de tantear y paliar con el dialogo.

A veces me he encontrado con ciertas personas que me han pedido que les hiciera unas fotos y se las he enviado por Facebook, otras se han podido enojar y tras las explicaciones hemos acabado hablando un buen rato y dándonos las manos. Otras me han pedido que las borrase y aunque duele hay que hacerlo…

La fotografía nos plagia un estremecimiento indagador, invocación al repaso, de lo que nombramos «vida», la nuestra y la de nuestro alrededor, así vivimos el pasado en imágenes quietas, pero reveladoras de un tiempo y su sustancial entorno…

 

… encuentras material fotográfico en cualquier rostro, en cualquier calle o paisaje de esta tierra hiriente y convulsa… miradas, gestos y acciones sociales… todo continúa aquí, el tiempo es simplemente eso: una cámara oscura donde atrapar y enquistar el momento esencial, visto desde el alma y el sentir del objetivo.

 

ENTRAR A LA EXPOSICIÓN

 


 

Kim Bertran Canut

🌐 https://kimbertrancanut.blogspot.com/

Fotografías por Kim Bertran ©

👀 Leer un artículo de este autor (en Almiar): Pequeñas Antillas

 

Fotografía callejera

Fotografía en Margen Cero

Revista Almiar (Margen Cero™) · n.º 119 · 🛠️ PmmC · noviembre-diciembre de 2021

Lecturas de esta página: 19

Siguiente publicación
Tomó el látigo y se aproximó a la jaula. Cuando…