fotografía y textos por José M. Delgadillo

 

I

Desierto

 

El camino era largo.

El calor y la mochila que cargaba en mis espaldas hacían que no pudiera seguir el paso a un hombre que encontré en el camino.

Me dijo que iba hacia el desierto, un desierto lejano.

Yo quería conocer aquellas enormes rocas de las que todos hablaban. Los pobladores del lugar donde pase la noche anterior dijeron que eran meteoritos que cayeron en ese punto hace miles de años.

Otras personas decían que eran rocas que nacieron debajo de la tierra.

Aquel hombre se mostraba tranquilo, una tranquilidad que yo no conocía.

Era una persona que no hablaba mucho y solo encogía los hombros cuando le hacia una pregunta.

 

II

Sonidos

 

Yo, igual que aquel hombre, no quería hablar y solo seguía su paso.

Se detuvo y sin que yo le preguntara me dijo:

«Desde que conocí el desierto, tengo un sueño recurrente, es sobre un joven que camina por estos lugares, entre el bosque, y que disfruta de los sonidos, es como si yo escuchara lo que el escucha, goza las formas que hacen las ramas de los enormes árboles o caminar entre ellos».

La primera vez que lo soñé, había otro joven parecido a él.

 

           Se convierte en una pesadilla, lo persigue y cuando lo alcanza solo puedo escuchar cómo la pesada rama golpea contra su cabeza.

 

III

Goliath

 

Él deseó que esos meteoritos fueran mi desierto.

Dijo que su nombre era Goliath, sonrió y siguió su camino.

 

 

Me quedé solo en aquel lugar.

Y por primera vez en mucho tiempo tuve el valor de disfrutar los sonidos, las imágenes.

 

IV

Sombrero azul

 

La imagen con la máscara ya casi no aparece.

 

Sombrero azul José M. Delgadillo

 

Ahora mi sueño recurrente es encontrarme frente a un lago azul. A mi lado izquierdo una piedra que limita mi deseo de caminar sobre el agua. Mis pantalones doblados hasta las rodillas. Mis ropas eran blancas y de tallas más grandes a las que debería de usar en aquella época.

En mi cabeza un sombrero.

El único recuerdo físico que tenia de aquella vida.

Del agua brotan pequeños hilos de hierba, el viento fuerte presionaba las olas que se movían hacia mí.

Yo, inmóvil, olvidé que observaba el horizonte, que ya no era solo eso, ya era algo más para mí después de observar cómo aquella fotografía se había convertido en realidad, y aún más trascendente, ver cómo el punto en el infinito se mezclaba con el paisaje y ambos se envolvían en la inmensidad de un enorme marco que cubría una monumental pintura celeste.

Las imágenes y los sonidos me decían mucho más que las palabras.

 


 

José M. Delgadillo(México) Viajero, narrador, investigador y artista audiovisual. Estudió la licenciatura en Historia y actualmente cursa una Maestría en Arte y Literatura. Sus trabajos se han presentado en diversos festivales de cine, arte y literatura en lugares como Alemania, México y Cannes, Francia. En ellos hace una retrospectiva autobiográfica en la que experimenta con la literatura, la poesía, las imágenes y los sonidos.

https://filmfreeway.com/JoseMDelgadillo

 Ilustraciones relatos: Fotografías por José M. Delgadillo ©

 

biblioteca relato José M. Delgadillo

Biblioteca de relatos

Revista Almiar · Margen Cero™ (PmmC) · n.º 106 · septiembre-octubre de 2019

 

(Total lecturas: 65 ♦ Reciente: 1)