De Troya a Saigón, destino Brooklyn

poemario de Ocean Vuong
reseña por Marga Mayordomo

 

Y ahora, invadida de lluvia verde y napalm, qué decir de la potencia abarcadora de esta lengua de abismos, de insólitas imágenes, de cuerpos con hambre de otros cuerpos, de pérdidas, de ausencias, de abandono. Ciertamente, no es un libro de territorio al uso. Aquí se navega entre Oriente y Occidente con temporal de fondo; desde la antigua Troya a Saigón vadeando mitos y oleadas de escrituras, así como un colorido despliegue de formas, incluido el gazal árabe o persa (con sus dísticos), ya contemplados en algunas poéticas norteamericanas, como la de Adrienne Rich, junto a otras formas de corte imagista, tipo Williams o Pound. Todo ello, en una exhibición de poesía contemporánea original, desgarrada y valiente, que impresiona de verdad y nos interpela de continuo. La poesía siempre es un don, una ofrenda, y, en este texto, es un regalo repleto de paisajes vietnamitas, de lluvias finas, de mares, de monjas en llamas caminando hacia su dios, de cielos rojos, de homosexualidad, de migraciones… En definitiva, de seres… donde siempre es octubre en la garganta y la lluvia atraviesa, como balas, el recuerdo de los progenitores: Una vez tragué lluvia durante una tormenta entera verde. Horas acostada de espaldas con mi niñez abierta.

Para ello, este joven vietnamita, nieto de estadounidense y emigrado a EE.UU., maneja con maestría el arte de la yuxtaposición, la irracionalidad o el extrañamiento, con una mano radical, aunque no violenta (que recuerda a Dickinson), cuando nos dice … cierro los labios de mi padre / con los míos y comienzo / la devota tarea del ahogamiento” , o … cuando nuestros labios se tocaron el día se cerró como un ataúd. En el museo del corazón.

O bien, cuando asistimos extrañados y sobrecogidos a la evacuación de Saigón bajo las bombas, mientras Blanca Navidad suena en la radio, y el policía yace … boca abajo en un charco de Coca-Cola / con un retrato del padre empapándose / junto a su oreja izquierda; Y continúa sin inmutarse Cuando dejamos la ciudad, seguía en llamas, por lo demás, era una mañana perfecta de primavera. Jacintos blancos boqueaban en el césped de la embajada, bajo un cielo azul de septiembre.

Otras veces, en un alarde de irracionalidad, es capaz de hacer crecer un piano negro en la pradera ante nuestros propios ojos, pero no es un piano, sino una yegua… La boca blanca sobresale como un puño. Me arrodillo ante mi bestia… El caballo y yo: una acuarela colgada fresca.

Tampoco nos deja indiferente su visión, su precisión fotográfica, sobre lo cotidiano, al más puro estilo imagista ya mencionado: Con la juventud suficiente… entran de la mano en el cráter de la bomba. La noche llena / de dientes negros, el Rolex falso, semanas / antes de romperse contra el rostro de ella, ahora brilla tenue / como una luna miniatura detrás de su cabello.

En los poemas de Ocean Vuong, la cotidianidad de la vida aparece atravesada, tanto en Vietnam como en América, por la violencia y la vulnerabilidad de los personajes, pero también existe un hueco en ellos para la ternura ¿me escuchas? La parte más hermosa / de tu cuerpo es donde / cae la sombra de tu madre, así como también lo hay para la pasión y para los sueños, en una nueva sociedad, en una nueva lengua, que no es la suya:

Llevábamos meses navegando. Había sal en nuestras frases, pero la orilla del mundo no aparecía. Se acostó a mi lado y colocó una palabra en mi nuca.

Lo logramos, amor / Viajamos a bordo de la limusina  / negra. Flanquean  / la calle para gritar tu nombre y el mío. / Amo a mi país. / ¿pero, a quién engaño? Sostengo / tus pensamientos aún calientes dentro, / Jack. Me echo sobre el maletero para salvar / un fragmento de tu memoria, / aquel en donde nos besamos… / Amo / este país. Las caras retorcidas. / Mi país. La tarde azul. Negra / limusina. Mi único guante blanco / brilla en rosa, con todos / nuestros American dreams.

Esta poesía es una escritura que no te deja indemne. Es una poesía afilada, alejada de la emocionalidad beatíficamente positiva; una aventura de itinerario poco previsible. El verso, en primera persona, aunque no siempre, es ágil y libérrimo, con distorsión de la sintaxis, y palabras elididas, que nos enfrentan a situaciones enigmáticas o ambivalentes. El tono, aunque amargo y reflexivo, no está exento de calidez y de lirismo desbordante en muchos de los poemas, en especial cuando afloran los recuerdos de la madre y de las historias de la abuela.

Con todo ello, este poemario se consolida como una obra original y arriesgada, donde la magia de un lenguaje de adopción, fresco y lleno de musicalidad, es capaz, de sumergirnos en la idea de ausencia, de fractura, y de abandono de los personajes.

 


 

Ocean Vuong

Ocean VuongNacido en Saigón (Vietnam), el poeta Ocean Vuong,  hijo de padres vietnamitas y abuelo estadounidense, emigró con su familia a EE.UU. Creció en Hartford, Connecticut. Como persona que tuvo que emigrar a los dos años de edad y como defensor de los derechos LGTB, su escritura constituye un profundo acercamiento a temas como el deseo, la pérdida y la transformación. Ha obtenido las becas de la Fundación Saltonsatil para las artes y la beca Ruth y Dorothy Sargent Rosenberg y ha recibido, numerosos galardones: Premio de la Academia de poetas Americanos, Premio Stanley Kunitz de Poesía Joven, el Premio Pushcart y el Premio Whiting.

Marga Mayordomo
Marga Mayordomo
Poeta madrileña, licenciada en Antropología Americana. Ha formado parte del colectivo ConVersos. En la actualidad pertenece a la asociación Genialogías. Muchos de sus poemas han aparecido en revistas digitales, y en diferentes antologías. Ha publicado la plaquette Con los huesos al aire, y los poemarios Dedos de Martini-Dry (Premio Joaquín Benito de Lucas, 2013), Pájaros tattoo (Cuadernos del Laberinto, 2018), y Yukón /versos mestizos (Mahalta Ediciones, 2022).

margamaysan[at]gmail.com
🖥️ https://margamayordomo.blogspot.com

👉 De esta autora puedes leer un ensayo sobre Emily Dickinson

 

🌃 Cielo nocturno con heridas de fuego
Ocean Vuong – Vaso Roto Ediciones (2019) • I.S.B.N.: 978-8494945786 • 176 págs. • Ilustraciones artículo: (Portada) Fotografía por Chuotanhls [licencia Pixabay] ▪ Fotografía de Ocean Vuong, por slowking4, CC BY-SA 2.0, via Wikimedia Commons.

 

Índice reseñas Cielo nocturno con heridas de fuego

Reseñas en Margen Cero

Revista Almiar · n.º 126 / marzo-abril de 2023 · MARGEN CERO

Lecturas de esta página: 159

Siguiente publicación
La historia de las mujeres, a lo largo del desarrollo…