Reseña sobre el libro de Stephanie Travis
por José Luis Crespo Fajardo · Universidad de Cuenca (Ecuador)
y Luisa Pillacela Chin · Investigadora independiente (Ecuador)

 

D

iagramado en un formato cuadrado que recuerda a un bloc de dibujo, Cómo dibujar bocetos de arquitectura y diseño interior es toda una ayuda metodológica sobre expresión gráfica arquitectónica y diseño proyectual. Se trata de una guía que explora técnicas, herramientas y conceptos dividida en tres grandes bloques relativos a mobiliario, interiorismo y proyectos de arquitectura, con un total de 45 ejercicios de probada eficacia en las cátedras que la autora, Sthepanie Travis, imparte en la Universidad George Washington (Estados Unidos).

En sus 128 páginas encontramos bosquejos a mano alzada que acompañan a los ejercicios a modo de pasos, y en ellos se entrevé el interés de Travis por ilustrarnos transversalmente sobre la historia del diseño y la arquitectura moderna. En efecto, cada propuesta se establece sobre ejemplos reales, en tanto los datos técnicos del objeto, espacio o edificio sugerido se nos indica en glosas al margen. Conocemos así detalles de, por ejemplo, la silla Nanook, de Philippe Bestenheider (2008), el interiorismo del Prada Aoyama (Tokio, 2003), obra de Herzog & Meuron, o la estructura edilicia del EYE Film Institute Netherlands (Ámsterdam, 2011), de Delugan Meissi Associated Architects, cuyo croquis aparece en la portada de libro.

EYE Film Institute Netherlands

El dibujo es un instrumento idóneo para desarrollar la percepción visual y los sentidos creativos. Escudriñar para dibujar incide en nuestra comprensión del espacio y en el conocimiento que acopiamos del mundo. De ahí que este pequeño libro nos induzca principalmente a aprender a ver y repensar con mirada de proyectista el espacio tridimensional. Debemos, al dibujar cualquier objeto, intentar verlo como la primera vez, con la misma ingenua curiosidad, con mirada escrutadora, pero sin menoscabo de adquirir experiencia y seguridad.

Los dibujos están trazados a mano con sencillez, logrando empatizar con el principiante por su naturaleza suelta y despreocupada. La perfección gráfica no se busca tanto como la expresividad, la cual no está en contraposición a la meditación. Expresividad no significa que un boceto tenga un aspecto descuidado. Al contrario, un dibujo competente debería presentar líneas fluidas y sin titubeos. Expresar es, más bien, demostrar una interpretación personal.

Cómo dibujar bocetos de arquitectura y diseño interior presenta un programa pedagógico que va aumentando la complejidad de los ejercicios. Al inicio se trabaja con modelos relativamente pequeños, como muebles y elementos decorativos, para ampliar progresivamente la escala hasta llegar al bosquejo de edificios completos. Lo recomendable es que las actividades planteadas se efectúen con rotuladores de tinta o marcadores, ya que así el estudiante se obligará a ser cuidadoso. En relación a los materiales, su calidad o la fama del fabricante no es algo tan transcendental como lo que se hace con ellos.

A lo largo del libro emergen diferentes aproximaciones al lenguaje gráfico: perspectiva y puntos de fuga, división de planos, repeticiones rítmicas, proyección de sombras, composición… Se juega con los tonos a modo de experimentación, planteando ejercicios de examen de las formas y sus detalles. Algunos tienden a la simplificación, a la abstracción por medio de planos elementales. Otros se concentran en delimitar los espacios alrededor del objeto y su interior (el espacio negativo). Hay actividades que potencian la imaginación del estudiante con superficies intangibles porque, aunque saber dibujar lo que se ve es importante, también lo es considerar la capacidad de pensamiento multidimensional del proyectista.

A modo de crítica, podría señalarse que la instrucción es un tanto repetitiva. Cada capítulo sigue un patrón monótono que, a pesar de dejar lugar a la expresión, podría llegar a cansar. No obstante, Cómo dibujar bocetos de arquitectura y diseño interior es uno de esos libros que siempre ayudan al estudiante y al docente (incluso al más experimentado), en la medida que es preciso contrastar de continuo nuevas ideas e incorporarlas a la enseñanza. En definitiva, una guía relevante para el área de expresión gráfica en interiorismo y arquitectura.

 


 

José Luis Crespo Fajardo

José Luis Crespo Fajardo. Doctor en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla. Ha participado en diversas muestras colectivas, y ha ejecutado exposiciones individuales en España, Portugal e Inglaterra. Ha sido docente en la Facultad de Bellas Artes de Sevilla, postdoc en la Universidad de Lisboa y Academic Fellow en la Universidad de Oxford. En la actualidad es profesor en la Universidad de Cuenca (Ecuador).
📧 luis.crespo [at] ucuenca.edu.ec

 

 

Luisa Pillacela Chin

Luisa Pillacela Chin. Máster en Fotografía por la Universidad de Valencia (España). Es autora de numerosas publicaciones, especialmente dedicadas a la Educación Artística. Desde 2013 es Directora la revista de Investigación Académica Estudios sobre Arte Actual (ISSN: 2340-6062).
📧 luisap_42 [at] hotmail.com

 

 

👉 Leer otras reseñas de estos autores (en Almiar):
Una nota sobre La Abadía de Northanger · 100 recursos prácticos en dibujo y pintura

Cómo dibujar bocetos de arquitectura y diseño interior
Stephanie Travis · Editorial Gustavo Gili (2016).

Ilustraciones: Architektura-miast, HARRIS.news / CC BY-SA (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0) · EYE Film Institute Netherlands, JoachimKohlerBremen / CC BY-SA (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)

 

reseña Bocetos de arquitectura y diseño

Reseñas en Margen Cero

Revista Almiar  n.º 109 marzo-abril de 2020 • MARGEN CERO

Lecturas de esta página: 64

Siguiente publicación
Edward W. Said achaca a El corazón de las tinieblas,…