Darth Vader al borde de
un ataque de nervios

________________
Guillermo Ortiz López

 

Dicen de La venganza de los Sith que es la mejor de la segunda trilogía de La Guerra de las Galaxias. Lo es, pero si no la han visto, tampoco se hagan muchas ilusiones. Puede que mi edad me impida ser objetivo al valorar cada saga, pero todo lo que ha ido apareciendo desde 1999 hasta aquí me suena raro, infantil, inconexo y, a veces, incomprensiblemente pretencioso. Es lo que tiene ver las películas con 30 años en vez de con 10. El entusiasmo no es el mismo.

Y Star Wars apela básicamente al entusiasmo, porque la calidad cinematográfica es escasa. Tanto La amenaza fantasma como El ataque de los clones tenían un problema: no eran películas, eran videojuegos: espadas láser, volteretas imposibles, naves cruzando el espacio con miles de acrobacias y la sensación constante de vivir dentro de un simulador. En La venganza de los Sith todo eso está más mitigado, por eso es mejor. Ahora bien, tiene una serie de defectos que hay que reseñar.

No es que George Lucas no sepa contar historias. American Graffiti es una película sensacional y el universo creado desde La Guerra de las Galaxias hasta El retorno del Jedi pasará a la historia de la ficción del siglo XX le pese a quien le pese. Eso sí, aunque sabe, parece que se le ha olvidado. La venganza de los Sith avanza con lentitud, con un montaje exagerado, abusando de escenas de 20 segundos, diálogos absurdos con la única pretensión de que el espectador esté informado de lo que piensa cada personaje en cada momento.

En el cine, como en la literatura, sugerir es tan importante como explicar. Si la trama de la película supera la extensión normal del guión, lo mejor es sacrificar la trama, no el guión. George Lucas no lo hace así: lo que hace es comprimir en vez de descartar. El ritmo se resiente: Anakin habla con su maestro (20 segundos) —fundido en negro. El maestro habla con el Consejo sobre lo que le ha dicho Anakin (20 segundos) —fundido en negro—. Anakin habla con Amidala sobre el Consejo y el Maestro (otros 20 segundos) —otro fundido en negro—... y así sucesivamente.

Otra cosa es que cuando ya nos lo han terminado de explicar todo al dedillo para que no se nos escape nada, la película empiece a ganar en vitalidad y nos recuerde lo mejor de las primeras películas. Comparando ambas series podemos ver que los personajes se tratan de manera muy distinta: en la primera trilogía los espectadores empiezan sabiendo quiénes son los buenos y quiénes los malos desde el primer minuto: unos son guapos y jóvenes, otros son feos y van vestidos de negro. A partir de ahí los personajes crecen, adquieren matices, sus relaciones los van cambiando...

Sin embargo, en la segunda trilogía el proceso es el inverso. Cada personaje pasa por mil transformaciones hasta acabar descubriendo quién es el que lucha por el «bien», quién se pasa al «lado oscuro», quién es el «demócrata», quién el «totalitarista». Y, a veces, tanto cambio y tanta vuelta a la tortilla marea un poco. En el fondo, la única manera de no perderse es tener en mente lo que ya sabíamos desde 1976: el emperador y Darth Vader son los malos, los «jedis» son los buenos.

Los personajes son, sin duda, lo peor de la película. Natalie Portman está desastrosa como Amidala: sosa, plana, víctima de un amor muy ñoño, Ewan McGregor lo hace como puede con un Obi Wan que, en vez de el sabio que interpretó Alec Guiness, es poco más que un saltarín habilidoso del tipo Van Damme (sí, a mí también me duele comparar a Van Damme con Obi Wan). El peor de todos es sin duda Anakin Skywalker. La elección del actor es desastrosa, pero algo me dice que la culpa en realidad está en la idea misma del personaje. Digamos que uno espera más de alguien que va a acabar siendo Darth Vader.

Y es que Darth Vader ha sido el malo por excelencia en los últimos 30 años de cine. Sobrio, calculador, no malgasta una fuerza, no se detiene ante ningún dilema moral. No es un sanguinario, es un maquiavélico que no considera que ningún medio sea incorrecto para alcanzar sus fines. Lo que no es en ningún caso es un tipo a punto de llorar todo el rato, enfadado por cada tontería y constantemente histérico.

Si pretenden que creamos que Anakin Skywalker —este Anakin Skywalker— va a ser el resto de su vida Darth Vader, el personaje hay que trabajarlo más. No puede estar todo el rato al borde del ataque de nervios. Si los hechos del final de la película —no voy a explicarlos, claro está— cambian su personalidad, lo mejor es no esperar hasta tan tarde y mostrar algo de madurez, de evolución un poco antes. El cambio de «Jedi» a «Sith» no es una evolución moral ni sentimental. Es más como el forofo de 15 años que se pasa del Madrid al Atleti.

Si yo fuera Palpatine me lo pensaría dos veces antes de dejarle mi imperio a ese niñato.


Ilustración artículo: Star Wars Imperial Soldiers Exposicion Madrid, By FDV (Own work)
[GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html) or CC-BY-SA-3.0
(http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons.




CINE | LITERATURA | ARTE | REPORTAJES | MÚSICA

Revista Almiar - Margen Cero™ (2005) - Aviso legal