relatos por

Moisés Cárdenas

 

E

n la tarde del día martes caminé por las calles de Ciudad Refugio hasta que me llamó la atención un edificio que tenía en su entrada una puerta de vidrio que giraba con sonidos musicales. Me acerqué curioso y me animé a ingresar. Adentro contemplé que en las paredes colgaban fotografías de ciudades destruidas, retratos de personas de diferentes colores de piel, dibujos de animales salvajes pintados en acuarela. Me detuve a mirar las obras de arte con suma atención. Quedé allí por un buen rato hasta que fui sorprendido por una voz chillona que dijo:

—¿Conoces de algún país que no tenga habitantes?

Volteé a ver de quién se trataba, y vi frente a mí a un niño de unos 13 años de edad, de piel muy blanca, de ojos muy celestes y llevaba en su frente un tatuaje de una estrella. Al verlo le contesté pasudamente:

—De que yo sepa todos los países tiene habitantes.

El muchachito me miró y alzó hacía arriba su manos. Luego una densa neblina cayó desde el cielo y cubrió el lugar. No pude articular ninguna palabra. Él señaló las fotografías y volvió a preguntar con voz suave:

—¿Conoces de algún país que no tenga habitantes?

—No, ¿por qué? —le contesté cordialmente.

—Es que queremos saber qué hicimos —expresó, sonriente, el pequeñuelo.

De forma curiosa le pregunté de dónde venía y él me contestó de otros mundos. Comprendí que se trataba de un extraterrestre. Me miró a los ojos fijamente y como leyendo mí pensamiento respondió:

—Soy extraterrestre, ¿qué quieres saber?

—Quiero conocer sobre la pleyades, el universo, los planetas y las constelaciones —respondí animosamente.

Él me tomó de las manos y salimos a la calle. Y me señaló el sol y dijo con voz gruesa:

—Si vienes conmigo te mostraré todo.

Sentí una energía extraña recorrer por mi cuerpo. El visitante soltó mis manos y fue creciendo frente a mí hasta cambiar su rostro de niño a bestia espantosa.

 

Los libros

 

Fui a dar un paseo por Ciudad de Noche y contemplé que todas las casas estaban cerradas, parecía que todos se habían ido del lugar. Entonces proseguí a dar un vistazo en la plaza principal para ver si se encontraba alguien por allí. Cuando llegué, vi varios kioscos donde vendían revistas de temas ocultos, religiosos, esotéricos y libros de literatura de suspenso. Curioseé el lugar hasta pararme frente a una carpa blanca que tenía extendido sobre una mesa de madera libros de terror.

Mientras miraba las portadas de los libros, el dueño de la tienda le comentaba a un joven que estaba al lado de él sobre una película titulada Noche de Sangre.

Al oírlo hablar levanté mis orejas como un perro cuando llaman a la puerta. De reojo los vi y seguí viendo los libros. De pronto el muchacho le comentó al hombre que él había leído un libro titulado Sangre en los cuerpos de la noche.

Me llamó la atención el título, y proseguí de manera disimulada la conversación. Para hacerme notar en el sitio, le pedí al librero que me acercara un libro de bolsillo de portada azul titulado Perseguido durante el sueño, lo tomé entre mis manos y lo hojeé. En eso observé que el chico se despidió del tipo y se fue.

Continué con mi atención en las páginas de aquel libro que sostenía, y en eso llegaron dos chicas simpáticas, se pararon frente a los libros y con voz suave le preguntaron al vendedor si tenía el libro Dudas. Embelesado me les acerqué sigilosamente y les pregunté sobre qué trataba ese libro. Una de ellas me dijo que era de terror. Dejé sobre la mesa el libro que tenía y me fui.

Anduve por la plaza caminando pensativo hasta que me sorprendió la rapidez de un gato negro persiguiendo a un ratón. Detrás de ellos observe a serpientes arrastrarse por el suelo, arañas posándose sobre los árboles. Mi piel se erizó. Miré hacia los lados y desde lejos vi al librero mostrándome un libro de portada roja.

 

ilustración separador relatos breves

 

Moisés Cárdenas. Nació en San Cristóbal, Estado Táchira, Venezuela, el 27 de julio de 1981. Poeta, escritor, profesor y licenciado en Educación Mención Castellano y Literatura. Egresado de la Universidad de los Andes-Táchira. Ha ejercido la docencia en los niveles de educación secundaria y universitaria. Entre los años 2003 y 2005 participó en actividades de extensión universitaria en los grupos Ularte, Geoadina, Araguaney. En el 2006 fue Presidente de la Asociación de Estudiantes de Castellano y Literatura (ASOCAST), ULA. Entre el 2004-2006 organizó cursos de Escritura Académica y jornadas de Literatura. Desde el 2003 hasta 2008, participó en los Encuentros Binacionales de Escritores de Colombia y Venezuela.
Ha obtenido el reconocimiento por su Constancia y Aporte Invaluable a la Cultura de Venezuela otorgado por la Fundación Kuaimare del Libro Venezolano. Reconocimiento por una Colaboración y entrega al Grupo de Extensión ULARTE, Universidad de los Andes. Reconocimiento en el III Concurso Nacional «Antonio Mora-Acirema», convocado por el Colegio de Licenciados de Educación Seccional Táchira, San Cristóbal, 2015.
Ha publicado en antologías de Venezuela, Argentina, España, Italia y Estados Unidos.
Entre sus obras: poemario Duerme Sulam Editorial Cecilio (2007). Poemario El silencio en su propio olvido, Ministerio de Educación (2008). Poemario Poemas a la Intemperie. Editorial Symbólicus, Córdoba, Argentina (2013). Poemario infantil Mis primeros poemas, Ediciones Ecoval, Córdoba, Argentina, 2015. Compilador de Estudios sobre la obra literaria de Alberto Jiménez Ure, www.autoreseditores.com. Bogotá, Colombia (2016). Colabora con artículos literarios en la revista Digital Incomunidade, Oporto-Portugal. Dicta cursos y talleres literarios.

Contactar con el autor: viajesideral2 [at] yahoo.com.ar

 

Ilustración relato: Fotografía por CoRWuS
Pixabay [dominio público]
ilustración entrada relatos Margen Cero

Más relatos en Margen Cero

Revista Almiar – n.º 91 / marzo-abril de 2017MARGEN CERO™Aviso legal

 

(Total lecturas: 102 ♦ Reciente: 1)