notas/reflexiones sobre el poema de Mallarmé, por

Marcos Solache de la Torre

 

El Dado en la Mesa

Todo pensamiento humano tiene una estructura, aunque sea emitido por una tirada de dados.

Es vano decir que Un coup de dés, aunque en principio parezca haber librado cualquier orden, y se defina como determinantemente experimental, no tenga una estructura o patrón de formación.

Ciertamente, como veremos, no es un orden común, y si lo asimilamos como un dado físico, veremos que sus vértices están devastados, al punto de dar la ilusión de que todo lado, en realidad forma parte de otros lados.

 

Consideraciones Generales

– El poema tiene 4 tipos, claramente distintos, de tipografía, aunado a que cuenta con 3 variantes de tamaños en específicos tipográficos.

– El poema tiene claramente 5 grandes pausas, que como nombré anteriormente, son los lados del Dado.

– Cada lado del poema, cuenta con pausas internas y externas.

– Las pausas internas se dividen en menores y mayores.

– Las menores son las propias de cada verso, entre palabras y enunciados. Mientras las mayores son conjuntos de palabras que se desfasan de la soltura que impone un espacio específico en cada lado.

– Las pausas externas, son los escalones en que claramente se divide cada intención peculiar dentro del lado.

– Como ya se mencionó en otro texto, este poema no cuenta con signos de puntuación.

– El sexto lado del Dado, es un espacio peculiar que refleja ventanas a otros lados. Es decir, es un espacio independiente, intercalado entre algunos lados, por medio de reflexiones.

– Hablar de una temática en el poema es complicado, pero aun así, puedo mencionar que el centro del cual gira es, efectivamente, la probabilidad, el azar, y la negación de un pensamiento por muy razonado que se autoafirme, que no esté expuesto a esta fuerza imposible de acotar.

Con lo anterior, solamente quiero aseverar, que Un coup de dés, no es un poema hecho en un instante, ni nacido de un impulso.

Es un poema que tiene una estructura, si bien extraña, ya que transgrede nuestra vista común de lo que es un poema, está ahí, bien cimentada, haciendo crecer el edificio de cristal.

 

El Dado en la Mano

En la Historia, siempre hay antecesores y sucesores a cualquier hecho. Son importantes sin duda, pero no indispensables para consumar una época. Porque ciertamente, para abrir un nuevo tiempo, solamente se necesita una obra y un autor.

El caso de Mallarmé, y más específicamente de su Un coup de dés, es tan sobresaliente como aturdidor.

A palabras exactas, un verdadero poema, no tiene un propósito en papel, aparece, desaparece décadas, se entiende, se malentiende, pero no se escribe como proemio que tal poema es para embellecer tal o tal otro sentimiento.

La poesía verdadera no tiene sentido, y esa sinrazón es la que la une al más puro sentido.

Si la poesía sigue este camino, absurdo, completamente lanzada hacia el abismo, sin sentido, se une a la absurda, abismal y sin razón de ser, que es nuestra vida.

Si la poesía se une, por el patio de atrás, por donde nadie quiere entrar, a las auténticas, pero a la vez absurdas sinrazones de nuestra vida, la poesía se convierte en vida, y si se convierte en vida, lo es todo, es eterna, infinita, tal cual se propone cualquier poema auténtico.

 

El Dado en el Aire

Hoy en día, cualquier lengua que goce de un estructura formal, está constituida por tres secciones; la palabra, el signo, y el espacio.

Este último, prácticamente irreconocible por el sentido menos atento; sobretodo por parecer algo inamovible, inalterable, aunque siempre esté ahí, urdiendo y dirigiendo el sentido.

Presentando al espacio en términos gráficos, creo que no valdría más palabra que la de vacío.

El espacio es la discontinuidad, la coyuntura entre dos semejantes que no pueden contraponerse sobre sí mismos.

Por lo tanto, el espacio es el hilo invisible que sostiene a cualquier lengua.

En Un coup de dés, el espacio no solamente separa letras, palabras, párrafos, esto sin sobresaltar que hace la labor entera de puntuación, ya que en esta composición no solamente realiza la parte sustantiva, sino que se devela de manera generativa.

Genera el impulso del poema, la cadencia sin eslabones, los ritmos arrítmicos, los huecos profusos, los blancos que soslayan la nada; tantas tareas contrapuestas, que a primera vista, pareciera que en vez de generar, degenera.

Aunque es un poema con tantas posibilidades, que podríamos decir que el espacio, efectivamente, es quien tuerce y muestra las distintas caras del Dado.

 

El Dado en la Sombra

Poco más de un año antes de morir, Sthépane Mallarmé realizó lo que tal vez nunca se convierta en la siguiente puerta de la poesía.

Por qué.

Porque es absurdo. Es irracional el otorgar la última posibilidad de cualquier hecho o pensamiento, al azar, al fuera de control.

Porque es pesimista el restringir el libre albedrío, y el afirmar que la oposición al Cielo, es como vaciar al vacío, irrisorio, sin sentido.

Porque, nosotros, los humanos, necesitamos un Paraíso lleno de frondosos árboles y cascadas cristalinas, no noticias de parajes desolados, abismos de vorágine y cimas neutralizadas en simas.

Porque vemos en el blanco pureza y paz, no furia, ni rigidez, ni el color del fondo de un naufragio.

Porque creemos que el verso auténtico se posiciona en el espacio libre y superior.

Porque andamos púberes aún, pueriles perdidos sin alma, porque desde niños perdimos la sombra.

Porque esperamos la guía de la Virgen con trompetas y puntos sacros.

Porque controlamos el fuego, y de sus movimientos no escuchamos el destino que el leve viento nos insinúa.

 

Un coup de dés, es la última obra, de la que se tiene registro, de Mallarmé.

 

Sentir la verdad es encontrar la muerte.

 

 

seis bolitas artículo Mallarmé

Marcos Solache de la Torre. (Mexicaltzingo, Estado de México, 29 de Marzo 1989). Es Licenciado en Ingeniería Civil. ITESM Campus Monterrey. 2007-2011. Mención Honorífica. En el último semestre de sus estudios escribió un cuento titulado Rosa (que es el preámbulo completo de la novela con el mismo nombre, concluida en 2012 e inédita todavía); este cuento fue publicado en el espacio electrónico CICADP, constituyendo un gran paso para el autor, pues le impulsó a creer, como lo vio en el patio de Velarde, que en cualquier circunstancia, si esta es ideal, la vida se puede dar y el autor puede dar la poesía. Diversos cuentos y poemas de su autoría esperan el dictamen de varias editoriales…

Contactar con el autor: solache [at] gmail.com

 

Ilustración artículo: Montaje fotográfico por Alfonso Aguado ©,
de su muestra en Revista Almiar. (Puedes leer el poema de Stéphane Mallarmé,
Un golpe de dados jamás abolirá el azar, pulsando AQUÍ)

 

Imagen Mar de Poesías

Poemas en Margen Cero

Revista Almiar n.º 76 | septiembre-octubre de 2014

MARGEN CERO™Aviso legal

 

(Total lecturas: 1.523 ♦ Reciente: 1)