poemas por
Iván Ávila Nieto

 

Por la estepa helada de mi alma
caminas todas las noches.
¿Sabes que vas descalza
por un lugar que desconoces?
Muñeco soy de porcelana
arrastrado a los abismos
donde la oscuridad de la nada
cobra por ti sentido.
Desterrado en el deseo
despierto cada mañana
con el brillo en los ojos
por tu presencia lejana.

Siberia es poco destierro
para lo que a tu lado siento.

 

Sin posarme

Desarraigo
es la puerta que lleva a tu reino,
pues no tiene letra, ni número.
¿Cómo he de llamarte entonces?
He visto tus sentimientos esconderse
entre las murallas de humo;
he visto a los pájaros llorar
por no poder ver los árboles.
No se posaron ayer,
tampoco lo harán hoy.
Mueren las flores marchitas
bajo los copos de nieve;
años de intensas heladas
sin poder entrar al jardín.
¿Quién se ocupará de ti
en aquel lugar del norte?

 

Fábula

Duerme el amor mientras todo arde
a su alrededor, sin prisa
por despertarse.
Siente que muere
y sin rencor avisa
para que pase
entre las llamas y acerque
a quien osó matarle.
Le habla claro y despacio,
con un clamor contenido,
y tras escuchar perdón
asiente y se va compasivo.

Cierra sus ojos aquel
que se hace llamar olvido.

 

Sin ideas

Como el que empieza un folio
vuelvo a ti,
pero empezando por abajo,
como si no supiera escribir.
Y pasa el tiempo y sigue en blanco,
—maldito espejo del sentimiento—
pues se habla fácil con el pensamiento
y después no se dice tanto.
Pero no maldigo esos momentos,
simplemente los paso.

 

Diferido

El eslabón que me une a ti
se ha roto;
el destino que nos cantaba
ha enmudecido;
el cielo en el que flotábamos
está nublado;
la estrella de nuestras noches
ha caído.

Las palabras que emocionaban
silencios son ahora;
los versos más hermosos
no enamoran;
el espejo cada mañana
está triste
y es que el amor es daño
porque la indiferencia existe.

 

Invitación

Soñad con la lejanía,
con los minutos que nunca se tienen,
con los ecos dulces del aprecio,
con la eterna compañía.

Soñad con los colores:
con el rojo que apasiona,
con las llamas de azul cielo,
con las caricias anaranjadas.

Soñad con la ilusión,
con los momentos de verdad,
con el placer del nuevo día,
con el amor que es regalado.

Cogedlo todo en un mismo sueño
y lanzádselo a la vida.


 

Iván Ávila Nieto. (Valladolid,1978). Estudió Filología Hispánica en la universidad de Valladolid, especializándose en literatura medieval. Ganó el III certamen de poesía Rafael Alberti (2005) y ha publicado un libro de fotopoemas titulado A Retazos (1999).

📩 Contactar con el autor: ivanavila153[at]gmail [dot] com

Ilustración poemas: Fotografía por Pedro M. Martínez ©

 

mar de poesías Alsino Ramírez Cañar

Más poemas en Margen Cero

Revista Almiar (Margen Cero)  n.º 115  marzo-abril de 2021

 

(55 lecturas, 1 vistas recientes)
Siguiente publicación
el viento arrastraba/ pólvora sin límites/ y entre la Casa…