por
Luis Amézaga

 

 

Lunes. Se me ocurrió llamar idiota a un idiota, y encima lo puse por escrito. Se ofendió y me plantó una querella. El juez defendió su honor y me condenó al arresto domiciliario. Además me obligó a una rectificación en la que he matizado: «supuesto idiota». Hoy debería ir a hacer las compras al supermercado, pero me conformaré con latas de sardinas ante la atenta vigilancia de un funcionario policial que inspecciona mis ventanas. Para aprovechar el tiempo que la justicia me ofrece, orearé mi maleta llena de notas.

 

* He visto a un borracho con un cazamariposas intentando atrapar la niebla, me ha parecido tan poético que desde entonces no he dejado de beber.

 

* Son patéticos los escritores que creen poder cambiar el mundo con sus letras, por eso los grandes sólo escriben sobre la impotencia.

 

* Comprendí que el final de los tiempos estaba cerca cuando ojeé en Internet un vídeo donde un perro se follaba a su dueña.

 

* Muchos hombres perforan el suelo con sus rodillas, si al menos estuvieran rezando, obtendrían alguna recompensa.

 

* Puedes cagarla muchas veces, pero el fracaso necesita de dedicación exclusiva.

 

* Le siguen felicitando por una proeza que nunca realizó, pero es inútil desbaratar los malentendidos.

 

* Su novio era músico, ahora con dos hijos arregla ordenadores, aunque primero tiene que estropearlos.

 

* Se llevó una gran sorpresa al descubrir que tenía problemas que el dinero no solucionaba.

 

* Hay mañanas que traen una luz que luego queda incumplida.

 

* Los cuerpos chapotean en su enfrentamiento de amor.

 

* Dos más dos, cuatro aproximadamente. Relativismo.

 

* No estoy cómodo con los amigos, me recuerdan demasiado a mí.

 

* Me lo dijo antes de tirarse por la ventana, pero no lo supe traducir: «la vida sabe como si alguien la hubiese masticado antes».

 

* Tecnología: el jugador es el juego.

 

* La realidad es el más hermoso de los sueños; ocurre que no la soñamos nosotros.

 

  

 Sigue leyendo…

Descargar y/o leer el texto completo de Una semana
de arresto domiciliario ·
pdf PDF – 614 Kb

 

separación párrafo reseña Luis Amézaga

 

Luis Amézaga

Luis Amézaga. Nacido en el año 1965 en la ciudad de Vitoria (España) donde vive actualmente. Entre lecturas y escritos concibe la medida del tiempo. Mantiene habitualmente el blog El búnker travestido (http://bunkertravestido.blogspot.com/) y su página En Busca de la palabra (http://asicran.galeon.com/).

Ha escrito numerosos artículos y actualmente participa en la sección de Opinión del periódico España Liberal. Ha colaborado en diferentes revistas literarias: Bolsa de Pipas, Letralia, Ariadna… y ha participado en antologías de relatos y poesías. Es autor de varios libros de poemas: El Caos de la Impresión publicado por la editorial madrileña Sinmar del grupo Vitruvio. A Pesar de Todo…Adelante, publicado por la editorial canaria Baile del Sol. Los Alrededores del Idiota, publicado por la editorial Remolinos. Con su libro Dualidad: onda/partícula, fue finalista del premio literario Café Mon 2008. Con el poemario Bolsa de Canicas obtuvo el segundo premio en el certamen convocado por la revista literaria Katharsis 2008. También ofrece a los lectores el libro de máximas y aforismos El Gotero, publicado por la Revista Groenlandia. Asimismo, ha publicado el libro La Mitad de los Cristales de forma conjunta con el escritor Adolfo Marchena.

 

 
biblioteca de relatos Almiar

Relatos en Almiar

 

Revista Almiar – n.º 62 /enero-febrero 2012MARGEN CERO™Aviso legal

 

(Total lecturas: 198 ♦ Reciente: 1)