compuesto para la poeta, profesora,
investigadora y académica Ester Abreu por

Pedro Sevylla de Juana

 


Portador de un cántaro de luz sobre la cabeza,

O homem, separado dos outros, fez-se gente.

Entre la dura realidad y la suave fantasía

Muestra los agudos colmillos como navajas inciertas

Alfarero de la vid y las espigas.

Precipicio negro que amilana,

Agua en el pozo, avara y generosa criatura

Real o imaginaria

Ancha vertedera y una reja aguda.

En su propio final inalcanzable

Se enraíza el imposible principio del tiempo.

Transforma el gris brumoso, el negro atormentado

En el incierto maremagno de los atardeceres rojizos

Resistiendo el fraternal embate de un millón de antepasados.

A la espera de una divinidad emprendedora

Basta presentir que la semilla ha germinado el surco.

Resulta extraordinario que en tan adversas circunstancias

El transcurrir del tiempo todo lo torne positivo

Urdimbre y trama.

Vigila reliquias,

Investiga el móvil del deseo

El llanto del niño sorprendido por la vida.

Impelido pela obstinada intransigência

Remoto y resistente anclaje

A veces el pensamiento parece tomar la delantera.

Deja el refugio cálido del puerto

Emisario de paz y de sosiego.

Opuestas solo en apariencia

Las alargadas vibraciones de las cañas junto al río,

Imprecisos atajos o desdibujadas sutilezas,

Vallados que gobiernan los caminos.

El lugar de encalladura indaga

Impetuosa y desbordada torrentera

Rítmico repiqueteo, monótono, insistente

Aletargado, dormido, cabecea.

Primero el aire, el viento, el espíritu.

Revolotean palomas,

Olas níveas, pececillos lleva en la mirada

Fauna y flora elementales

En primavera solo florecen las palabras.

Sobre las huellas tenues de los pies desnudos

O amor, a liberdade, a convivência

Reacciones químicas o impulsos eléctricos

Ante la ingente tarea.

Y en ese momento culminante

Aviva volcanes y seísmos

Con su solo influjo.

Ama para vivir, siendo el amor el objetivo.

De fuera le llegan deidades nuevas

Evolucionada liturgia de los ritos.

Mil sueños espantó la madrugada

Incluso la belleza de la vela henchida

Cuenco imposible de las manos cálidas

Aminoácidos, paramecios, margaritas.

No el dios, el semidiós o el héroe de leyenda

A ras de suelo halla más vida

Cesado el vendaval de las galernas.

Ideas nuevas temidas por intrépidas

De la concordia huésped, de la libertad amante

Ardoroso fluido de la noche inquieta.

Estatuas, panteones, obeliscos

No puede improvisar una barrera.

Mástil y pica cargados de memoria

Un vagido cortado de raíz

Que en el sendero de la garganta degenera,

Uma mão sujeita, balindo, um cabrito trêmulo

Incitándole a suplir cualquier carencia.

 

PSdeJ, versos de la obra Elipse de los Tiempos,
El Escorial, a 4 de mayo de 2014

 

 

separador texto O homem inadequado

Pedro Sevylla de JuanaPedro Sevylla de Juana. Nació en plena agricultura de secano, allá donde se juntan la Tierra de Campos y El Cerrato; en Valdepero, provincia de Palencia y España. La economía de los recursos a la espera de tiempos peores, ajustó su comportamiento. Con la intención de entender los misterios de la existencia, aprendió a leer a los tres años. A los nueve inició sus estudios en el internado del colegio La Salle de Palencia. Para explicar sus razones, a los doce se inició en la escritura.
Ha cumplido ya los sesenta y ocho, y transita la etapa de mayor libertad y osadía; le obligan muy pocas responsabilidades y sujeta temores y esperanzas. Ha vivido en Palencia, Valladolid, Barcelona y Madrid; pasando temporadas en Ginebra, Estoril, Tánger, París y Ámsterdam. Publicitario, conferenciante, traductor, articulista, poeta, ensayista, crítico y narrador; ha publicado veintitrés libros, y colabora con diversas revistas de Europa y América, tanto en lengua española como portuguesa. Trabajos suyos integran seis antologías internacionales. Reside en El Escorial, dedicado por entero a sus pasiones más arraigadas: vivir, leer y escribir.

Web del autor: www.pedrosevylla.com

 

Lee otros poemas de Pedro Sevylla: Globalization y El precio de las cosas

Ilustración poema: Pintura por Alejandro Niz © de su muestra en Almiar (ver exposición)

 

Mar de poesías Pedro Sevylla de Juana

Más poemas en Margen Cero

Revista Almiarn.º 76 | septiembre-octubre de 2014
MARGEN CEROAviso legal

 

(87 lecturas, 1 vistas recientes)
Siguiente publicación
por Camilo Andrés Rodríguez   LECTO-ESCRITURA   Un hombre no…