artículo por
Jorge Castañeda Valcheta

 

L

a Patagonia es un Macondo lato y estepario, un ámbito de monstruos gigantes, de endriagos, de aves plumíferas y grandes que teniendo alas no vuelan, de mangrullos amarronados de cuatro patas que gregarios ambulan de monte en monte con su relincho arisco.

Es el último confín caído de la mano del mundo donde la aventura y el asombro corren parejos. Donde el viento levanta las piedras y deforma la copa de los árboles a su arbitrio. La Patagonia es un chancho que vuela.

La Patagonia es una latitud de escoriales silentes bajo las lunas blancas y redondas; una soledad crecida en la altura azul de las mesetas; es el aroma acre del cloruro de sodio que enloquece los hollares de las bestias que habitan los bajos de todos los bajos. Gualicho errante. Misterios arcanos. La cruz del Sur donde nunca se arrutó el tesón de los pioneros.

La Patagonia es los carcomidos infolios que en noches febriles entre el escorbuto y la ansiedad escribiera Pigafetta sobre gigantes que bailaban; la ciudad mítica allende los Andes que buscaban los frailes; las manzanas silvestres del imperio de Sayhueque; la «piedra azul»  pitonisa de los Curá; la bandera argentina que enarboló Casimiro; la búsqueda de Popper; el faro del fin del mundo; los ventisqueros; las rastrilladas donde las lanzas trazaron sobre la tierra el mapa de todas las gestas.

La Patagonia «es la tierra sobre la que pesa la maldición de la esterilidad». (¡Oh, anatema de Darwin, acicate para los intrépidos!).

Es el tiempo petrificado; las flechas de obsidiana; las correrías de los bandidos; los ritos caídos de las viejas razas; la Arcadia primordial de los galeses; los rifleros del Coronel Fontana; la remonta del río Negro de Nicolás Descalzi; los sueños proféticos de Don Bosco; el santuario cautivante de Ceferino. La Patagonia es un desafío que merece aceptarse.

Es un cielo estrellado que parece tocarse con las manos; es un silencio que dice mucho; es un paisaje que se incorpora al alma como el calafate a los labios. Es la gesta del Comandante Luis Piedra Buena por patriota y por nauta; es la «Proa del Mundo» al decir del ingeniero Domingo Pronsato (hijo ilustre de Bahía Blanca); es la «región de la aurora» como la bautizara la pluma del Padre Entraigas;  es un esfuerzo compartido; una esperanza que nunca cesa como la distancia de sus caminos; es un sentimiento tan indeleble como la impronta de manos en las cuevas del río Pinturas. Un tótem, un linaje que cubre y abriga como las matras de las tejenderas mapuches. Es un desafío permanente. Una incógnita que nunca cierra.

La Patagonia es el sol ardido sobre los fortines y la soldadesca; el espejo de los lagos; la altitud desmesurada de las araucarias; los volcanes irascibles; el mar inmenso y azul sobre la costa escarpada; los fondeaderos de mala muerte; las caletas olvidadas; el relevamiento minucioso de Basilio Villarino y Bermúdez; las notas detalladas del Perito Moreno; la Reina y el arcabuz del Padre Mascardi. La Patagonia es una flor en la espesura.

La Patagonia es el párrafo final de la novela Sobre héroes y tumbas, de Ernesto Sábato; la soñada por Ezequiel Ramos Mexía y el geólogo norteamericano Bailey Willis; «la que piensa» como escribió Juan Benigar; la que poblada de plantas enanas esconde en los petroglifos un pasado legendario; la del volcán Domuyo que guarda en sus entrañas un tronco de oro dormitando entre los hielos eternos; la Patagonia se hace collón en las noches de luna llena y petrifica la debilidad de los timoratos.

La Patagonia es la circunstancia de los hombres cabales; el menocó que marea como un mar; los ríos como arterias impetuosas; las salinas blancas de promesas salobres. La Patagonia es una marca en caliente, una prolongación de las soledades del alma.

Por la Patagonia el Norte está en el Sur. Y en ella se cuecen habas y legumbres, risas y llantos, llamadas desde el fondo de los tiempos.

La Patagonia es los fósiles de los grandes saurios; el bosque tropical que les daba sombra y alimento, las grandes palmeras con dátiles hechos piedra, las araucarias en rodajas petrificadas, los redondos y ponderables huevos de saurios que la habitaban, los dientes de sable del temerario tigre, el caparazón amedrentante del milodón. Lámpara encendida en las edades geológicas.

La Patagonia es un mandato de imperiosas urgencias, para nosotros y para nuestros hijos.

Mi querida tierra, mi lugar en el mundo.

 

separador parrafo articulo patagonia chancho vuela

Jorge Castañeda ValchetaJorge Castañeda Valcheta. Poeta, escritor y periodista argentino nacido de padres rionegrinos en la ciudad de Bahía Blanca y radicado en Valcheta, provincia de Río Negro.
Ha publicado los siguientes libros: La ciudad y otros poemas; Poemas breves; 30 poemas; Poemas sureños; Sentir patagónico; Los atabales del tiempo; Valcheta, un pueblo con historia; Suma Patagónica; Pilquiniyeu es un chancho que vuela (edición digital Que de libros Ediciones) y Por la vida y por la Patria (Poemas – edición digital Que de libros ediciones).
Figura en varias antologías tanto nacionales como extranjeras, habiendo recibido numerosos premios por su obra literaria. Es conferencista sobre temas patagónicos.
Es miembro de la Sociedad Argentina de Escritores, de la Academia Virtual Sala de Poetas y Escritores de Brasil, Socio del Círculo de Poetas de la ciudad de Morón, de la Asociación Cultural Bilakabide de España, del Club de Amigos El Paisaje, de Vizcaya (España), Socio de Honor del Ateneo Cultural de Buenos Aires, Miembro de la Unión Hispanoamericana de Escritores con sede en Perú, Embajador Universal por la Paz designado por el Circulo Universal de la Paz con sede en Ginebra, Suiza; miembro del Colectivo Cultural Hía Tahuikatzi de Sonora, México; Miembro Fundador de Naciones Unidas por las Letras, con sede en Colombia, entre otras asociaciones.
Su novela corta de no ficción Pilquiniyeu es un chancho que vuela está subida en la Biblioteca de la poderosa red Undernet. IRC, entre las obras de los principales autores de todos los tiempos y participa en más de 300 páginas web de diferentes países del mundo.
Invitado a exponer poemas en el homenaje al nacimiento de Pablo Neruda en la casa de Isla negra, junto a otros poetas del mundo.
Su obra literaria ha sido declarada de Interés cultural por la H. Legislatura de Provincia de Río Negro y presentada de igual forma ante la H. Cámara de Diputados de la Nación. Recientemente la Honorable Legislatura rionegrina lo ha designado Ciudadano Ilustre Río Negro, por su extensa trayectoria literaria que le significó reconocimientos internacionales y por su contribución invalorable a la cultura nacional, mediante su Declaración N.º: 183/2009.

· Web del autor: http://jorgecastaneda.fullblog.com.ar

🖼 Ilustración: Fotografía por jstarj / Pixabay [dominio público]

 

índice artículo La Patagonia

Más artículos en Margen Cero

Revista Almiarn.º 62 / enero-febrero de 2012MARGEN CERO™ 

 

(153 lecturas, 1 vistas recientes)
Siguiente publicación
relato por Mariana A. García Rivas   Enero 24 de…