poemas por
Francisco Urrea Pérez

 


Se clavan en la melancolía.

Cada paso es un golpe de tragedia longeva

Un fuego punzante en el callar con el pecho reventado.

El destino se echó con los pasos del tahúr.

Quiero otra partida y se la juego al destino,

ahora con un pulso de varón sibarita.

Paso contra paso, partida contra partida,

fuego contra fuego, hasta quemar la existencia.

 

 

Góndola para una mirada

 

Hay un mirar sin nombre

Con serenos y con soles

Con toda esa profundidad en acecho

de siglos que se vierten en momentos.

Es un mirar de juegos y sentires,

de extendidos silencios en vergel de amores.

Hay una góndola para esa mirada

que es canción de mar entre dos remos.

 

Espejismos

 

No duermen ni esperan,

se mantienen en vigilia giratoria

y no son ajenos al cuaderno

de botas andariegas que adelanta el camino.

Sus pasos,

son un sorbo de calcinada cordura.

Mira el destino habitado en sus manos.

Y en el horizonte,

Ulula una mirada amante.

 

Vítores de la liviandad

 

Ha venido hablando la vida y se hace escuchar;

en el discurso del universo, de la natura y del hombre.

Ella está ahí, por encima y por debajo de todo lo que de ella se diga.

Con su palabrería de no indiferencia.

Porfiada como un barco que no conoce la gran marea

de ese mar hazañoso y estepario de la muerte.

Enchipada como una víbora hasta alcanzarnos, está

la muerte a mares, y la vida se pasea campante e indefensa por su huerto.

Y la existencia como un tren con su cupido de liviandad, toma partido

entre esas dos, de nuestras orillas existenciales.

Nos queda lo que tenemos, el amor o el desamor.

Ese amor vívido y trascendido,

y ese desamor, que siempre se deja palpar.

 

Bordeando ese vacío

 

Ese hermetismo calcina con su fucsia pintalabios.

Tambalea su locuaz eternidad.

Lo que se juró con fuego se desmorona en la sinrazón.

Y no hay huidas ni retornos.

Brota esa ceniza movediza e hirviente del silencio.

Y el adentro habitado se desploma.

 

El interno mimo

 

Es hora de un apretón de risas

con la ironía sobre la trama

con la alegría a voces

con los mutismos de las máscaras.

Es hora de verme entre carcajadas

En mis risitas temerarias.

Es hora de venerar mis silencios

con los ropajes del interno mimo.

De jactarme ante mí mismo

sabiéndome bufón de mis falacias.

 


separador poemas Francisco Urrea

Francisco Urrea PérezFrancisco H. Urrea Pérez. Bogotá D.C. 1956. Abogado, Psicólogo y escritor. Sus poemas han sido publicados en revistas y periódicos de Colombia, Latinoamérica y Europa.
Ha efectuado las siguientes publicaciones: · Revista Poética – Poesía Azahar. En los números 54, 56, 57, 65 y 66, Conil de la Frontera (Cádiz – España).
· Revista de literatura y arte latinoamericano Mefisto, Año 17, n.º 52, Bogotá – Colombia.
· Cuentan conmigo – Cuentos Literarios. Coautor. Bogotá, abril de 2011.
· Versos maestros, Volúmenes 1, 2, 3, 4, 6 y 7, Ediciones Cátedra Pedagógica. Bogotá- Colombia.
· Voces al viento. Edición Latinoamericana. Volúmenes 1, 2 y 3.
· Undívago (2013). Libro de Poemas, Ediciones Cátedra Pedagógica. · Amarrando Adioses (2017). Libro de Poemas, Ediciones Cátedra Pedagógica.


 Contactar con el autor: franciscoup4210[ at ]gmail.com

 Ilustración poemas: Fotografía por geralt / Pixabay [dominio público]

 

mar de poesias poema los pasos punzantes

Más poemas en Margen Cero

Revista Almiar – n.º 98 / mayo-junio de 2018 – MARGEN CERO™Aviso legal

 

(Total lecturas: 2.941 ♦ Reciente: 1)