poema por
Manuel Murillo de las Heras

 

 

Mi canción favorita no tiene piano,
no se toca con teclas
de nieve y carbón. 
Tampoco tiene guitarra,
ni se toca con cuerdas
trenzadas de brillo de luna. 
No es necesario. 
Mi canción favorita tiene
una armadura de promesas
en una partitura azul, sin becuadros.
Por anacrusa una mirada
sostenida
hasta que tu calor
sube una octava.
Tu cuerpo y el mío
                             (en Clave de Dos)
se unen en una armonía vertical
de sueños horizontales.
En la escala de tu cuerpo
interpreto, con los dedos,
un glissando en tu espalda de cristal
hasta llegar a tu pelo de azabache
donde toco unos cuantos arpegios que culminan
                      (staccato)
                                 en nuestros labios.
Me susurras al oído y en mi cuerpo
hace un trino cada nota.
Y perdemos el control, 
nos rendimos a los rubatos. 
La melodía se interpreta 
ora allegro, ora adagio.
Mi canción favorita tampoco tiene final:
en el último compás, simplemente,
un Da Capo.

 

separador poema Mi canción favorita

 

Manuel Murillo de las Heras. Cuenta con una novela publicada (Súper Pocho) y cinco relatos publicados en diversas antologías de Diversidad Literaria. Durante el año 2015 participó semanalmente en un programa de radio (La Hoguera del Edena Ruh) con el envío de relatos y anteriormente un relato suyo fue leído en Onda Cero y otro en el programa La Ventana, de la Cadena Ser.

Web del autor: Cosicas variadas (http://mfoaf.blogspot.com.es/)

Leer un relato de este autor (en Almiar): El poeta

Ilustración poema: Diseño por RainbowArt [Pixabay, dominio público]

 

Mar de poesías Manuel Murillo de las Heras

Más poemas en Margen Cero

Revista Almiar · n.º 95 · noviembre-diciembre de 2017 · MARGEN CERO™ · Aviso legal

 

(Total lecturas: 123 ♦ Reciente: 1)