artículo por

Juan D. Almeyda Sarmiento

 

Con el objetivo de promocionar su próximo álbum Hardwired… To Self-Destruct, Metallica sorprendió a América Latina al confirmar una serie de conciertos en varios países del sur del continente en su gira MetOnTour, entre los cuales están incluidos: Puerto Rico, Ecuador, Guatemala, Costa Rica y Colombia; Chile, Argentina y Brasil recibirán a Metallica hasta el próximo año como parte del festival Lollapalooza.

Volver a las raíces

Quiero iniciar analizando el contexto que rodea a Hardwired… To Self-Destruct, pues este análisis de lo que envuelve al nuevo álbum de Metallica ayudará a entender las razones por las que este disco, al menos en lo que respecta a los sencillos anunciados hasta ahora, ha tenido buena acogida en los fans de la banda y la crítica.

Metallica es una banda que no necesita presentación, fundada en Los Ángeles, California en el año 1981 por Lars Ulrico (batería) y James Hetfield (guitarra rítmica y voz) quienes luego incluirían a Dave Mustaine (guitarra principal) y a Cliff Burton (bajo). Estos dos últimos posteriormente serian reemplazados por Kirk Hammet (Mustaine seria despedido por su adicción al alcohol y formaría el grupo Megadeth) y por James Newsted (Burton moriría en Suecia en un accidente de autobús) y finalmente Newsted sería reemplazado por Robert Trujillo quien acompaña a la banda desde el 2003 hasta la actualidad.

Metallica se ha posicionado como una de las estrellas negras de la música que aún se niegan a morir. Podemos afirmar que en la actualidad pocas bandas del género del metal pueden negar estar influenciadas en algún sentido por Metallica, la banda de metal emblemática que ha construido a lo largo de su carrera toda una familia de fans que los aprecia, ama y sigue a lo largo y ancho de sus giras y producciones artísticas.

Mientras el rock se ha convertido en un cadáver convulsionante que se aferra a las pocas producciones que los grandes artistas del pasado de dicho género continúan haciendo, Metallica, aún busca dar a sus fans una dosis de heavy metal que tanto ha gustado a sus seguidores desde sus inicios con Kill’ Em All (1983) y que cautivó a lo largo de los años con trabajos como Ride The Lightning (1984), Master Of Puppets (1986), …And Justice For All (1988), Black Album (1991), Load (1996) y su último álbum de estudio Death Magnetic (2008), álbum que sirvió a la banda para recuperarse de St. Anger (2003), que fue altamente criticado por los fans de la banda y que no tuvo mucho atractivo para la crítica; que, en esta época, consideraba que la banda debería considerar ya un punto final.

Han pasado ocho años desde Death Magnetic y ahora llega Hardwired… To Self-Destruct. «Ocho años —dice James con su marcado acento extranjero— you’ve been waiting, and waiting… and finally is here» (‘ustedes han estado esperando y esperando…Y finalmente esta acá’); y tras esto da paso al último sencillo estrenado del álbum: Atlas, Rise!. La multitud rompe en gritos, ya que es la primera vez que la canción es interpretada, algo parecido a lo ocurrido con Lords of Summer durante la gira By Request del año 2014, donde la capital colombiana fue la encargada de recibir esta nueva producción de la banda.

Con Hardwired… To Self-Destruct, Metallica nos ofrece una muestra de que los años no han ablandado a ninguno de sus componentes y dan una dosis de heavy metal que tanto extrañábamos (y con razón) en la música actualmente, rompiendo de nuevo el sonido que, sin duda, nos recuerda sus primeros años. Hace dos meses, la banda presentó un nuevo sencillo llamado Hardwired, el cual, junto con su video, muestra a Metallica como lo que son, maestros del género y de la poesía que compone al heavy metal. Hace poco más de un mes estrenaron el segundo sencillo Moth Into Flame, canción que, de la misma forma que Hardwired, abrió el corazón de los fans a su nuevo álbum y subió las expectativas de las demás canciones de su décimo álbum de estudio. Posteriormente se estrenaría Atlas, Rise.

Después de 8 años

Con un clima de lluvia con poco aspecto de acabar pronto y con todo el Hipódromo de los Andes, junto con sus carreteras de acceso, llena de fanáticos de Metallica, el ambiente se fue construyendo a medida que pasaban las horas y muy puntal, a las 7 p. m., Victimized abrió el evento. La banda telonera no era muy conocida, pero, a pesar de los problemas de sonido que se presentaron al inicio, tuvo una energía en el escenario que permitió que los 40 minutos que estuvieron en el mismo sirvieran para calentar el espíritu de todos aquellos fanáticos que se enfrentaban al clima para poder disfrutar del tan anhelado evento, sin duda una banda con potencial que se vio aplacada por problemas técnicosVictimized.

Acaban los ajustes técnicos, la lluvia para cuando son las 8 p. m.; remueven a los micrófonos las envolturas que los protegían del mal clima, se apagan las luces del Hipódromo de los Andes y en el escenario con un volumen más fuerte que el de las otras canciones de espera suena It´s A Long Way To The Top ( If You Wanna Rock N’ Roll) de AC/DC. Cuando acaba la canción un silencio invade el Hipódromo y tras unos pocos instantes suena The Ecstacy of Gold, de Ennio Morricone, que, además de ser el parte del soundtrack de El malo, el bueno y el feo, un popular eurowéstern, es el tema de intro que Metallica coloca en todos sus conciertos Los fanáticos estallan de emoción y un video de cortos de la respectiva película sale en la pantalla.

Hit the Lights es la primera canción, la banda rompe el escenario y con ellos las luces colorean el hipódromo, el poder del sonido y la fuerza de su performance en el escenario, cualidades características de sus presentaciones en vivo, se evidencian. Acabada esta canción, James hace su saludo a los fanáticos: «Have you seen Metallica before? Rase your hand if this is your first time… so do you wanna hear heavy? Metallica give you heavy baby» (‘¿han visto a Metallica antes? Si esta es su primera vez levanten su mano… así que ¿quieren escuchar música heavy? ¿Quieren heavy? Metallica te da heavy nena’). For Whom the Bell Tolls es otra canción con la que James complace a sus fanáticos que por primera vez tiene la oportunidad de verlos. El hipódromo, que hace menos de un mes había recibido a Slipknot, ahora es levantado nuevamente por la poderosa batería de Ulrico, se revienta mientras que Kirk y James complementan el apocalíptico bajo de Trujillo.

Continuaron con King Nothing y Sad But True¸ tocadas de forma seguida y que concluyeron en una formidable demostración de destreza en manos de Kirk, el cual, armado con no más que su guitarra, mientras sus colegas tomaban un segundo para cambiar sus instrumentos, demostró por qué, a pesar de su edad, fue uno de los mejores discípulos del maestro en la guitarra Joe Satriani. La banda regresa y Wherever I May Roam es su siguiente elección.

metallica Colombia 1 de noviembreJames se detiene, nuevamente se dirige al público: «Colombia you soud good» (‘Colombia, suenan bien’), dice mientras enfocan al público; «Are you ready for Hardwired… To Self-Destruct… so we are going to play a new song tonight, right now, for the first time» (‘¿Están listos para Hardwired… To Self-Destruct?… así que vamos a tocar una nueva canción esta noche, justo ahora, por primera vez’). Y tras esas palabras inicia Atlas, Rise; el tercer sencillo de su décimo álbum, mientras los fanáticos agradecidos gritan y agitan sus banderas de la banda entre la multitud.

Acabada la primera canción del concierto que hace referencia a su nuevo álbum siguieron con The Memory Remains, canción que fue un recordatorio de los viejos años de la banda que en paralelo con su nuevo álbum hacen una combinación perfecta y más aún cuando seguido de este clásico de la banda le agregan Moth Into Flame, su segundo sencillo del nuevo álbum: «Do you want new Metallica?» (‘¿Quieren algo nuevo de Metallica?’) agrega James de manera agradable antes de la canción.

Harvester of Sorrow continuó el concierto, esta canción de …And Justice For All fue la encargada, junto con un colosal solo de Trujillo, de abrir paso de una manera suave a un cuarteto de canciones constituido por: One, Master of Puppets, Battery y Fade To Black. Es con este grupo de canciones que el público se pierde completamente en los ritmos inmortales de la banda, el espectáculo de luces y la serie de videos que complementaban cada una de las canciones correspondientes al ser proyectados en las pantallas del escenario.

La encargada de cerrar la primera parte del concierto seria Seek and Destroy del primerísimo Kill’ Em All: «Do you wanna ear Kill’ Em All?» (‘¿Quieren escuchar Kill’ Em All?’), dice James mientras se ríe de la forma en que el público conoce todas sus canciones. La canción conduce a los fanáticos a sentir la ira adolescente que aquellos más veteranos sintieron la primera vez que escucharon este clásico del metal y los más jóvenes reafirman el referido sentimiento, todas las edades saltando, coreando, agitando la cabeza y alzando el puño: «Let´s play a Little bit more» (‘Toquemos un poco más’), dice Hetfield mientras continúa tocando en el coro de la canción, el tema acaba y la banda se despide; la primera parte termina.

Las luces apagadas, el humo comienza a salir de las maquinas, una pista de Hardwired, el primer sencillo del nuevo álbum, comienza a escucharse, entre el público un muñeco inflable de Doris, el personaje de la carátula de …And Justice For All, aparece entre del público, el escenario se rompe con el sonido mezclado de la banda completa, Doris sobre los fanáticos y estos a su vez la contemplan con admiración, en las pantallas la portada del nuevo álbum para completar la escena.

metallica estatua concierto en Colombia

Whiskey In The Jar es la siguiente canción seguida de la suave Nothing Else Matters; entre tanto, desde la parte superior del escenario balones negros caen del cielo para acompañar la canción, el público enloquece y con ello dan paso finalmente a la frenética Enter Sadman, la canción es seguida de su video en la pantalla central del escenario y los fans pierden el control mientras, tras el escenario, acompaña una sesión de pirotecnia a la que será la última…, el hipódromo se ilumina y tras esto la banda se despide en una ola de gritos y aplausos a los que amablemente respondió la banda arrojando sus plumillas y baquetas a los espectadores.

El evento demostró por qué Metallica sigue teniendo su merecida posición en la historia de la música y ocupa el lugar en el corazón de muchos jóvenes, adultos y ancianos. El nivel de profesionalismo que acompaña a esta banda se demostró tanto en Colombia como en sus presentaciones anteriores en Puerto Rico y Ecuador, dejando en ambos países muy satisfechos a sus seguidores. Es por ello que esperaré impaciente hasta el 18 de noviembre el lanzamiento oficial del décimo álbum estudio de Metallica, teniendo la seguridad de que conserva su sonido característico y no decepcionará a los más fieles fanáticos de la banda.

 

 

linea-metallica

Ilustraciones artículo: (Portada) Fotografía por Juan D.
Almeyda: @juand_Almeyda, en Instagram | (En el texto, desde inicio)
Banner del grupo colombiano 
Victimized en Facebook | Imagen de cartel del concierto, remitida por el autor del reportaje | Doris, fotografía por Juan D. Almeyda: @juand_Almeyda

 

índice artículos Metallica

Más artículos en Margen Cero


Revista Almiar – n.º 89 / noviembre-diciembre de 2016MARGEN CERO™Aviso legal

 

(Total lecturas: 153 ♦ Reciente: 1)