poemas por
Laura Bernal Martín

 


Nos hablan de pupilas dilatadas,

de coca y hachís en Chiado.

De cuerpos magullados en los peldaños

que descienden a los infiernos de esta ciudad de colores.


Era cierto lo que decían,

el desatino de sus calles.


Pero no es más que el clamor silencioso

de hierba seca en bolsas de plástico, oculta

en puños sucios

que apuntan hacia el suelo, derrotados.

 

 

línea separación poemas LisboaMAR

 

No puedo explicar cuáles son mis intenciones.


Que no soy yo sino el mar

quien arrastra este rendido saco

de escombros y carne


hacia el abismo de los días.

 


APORÍA
línea separación poemas Laura Bernal Martín

 

Quién juzga al que busca la libertad

de no ser libre. Si rebuscamos absurdos

entre los restos del tiempo, encontramos siempre

a quienes prefirieron las cadenas.


Veo jaulas abiertas con barrotes de arena,

abarrotadas de insolubles miedos

que observan grabados de Escher

y se postran, agradecidos, ante quienes

les pusieron las cosas tan sencillas.

 


GLOBALIZACIÓN
línea separación poemas Globalización

 

El mundo es así

y no puede ser de otra forma.


Aunque cerremos los ojos y

no veamos:


tiranos

dictadores

hipócritas

parlanchines

egoístas

hedonistas

sibaritas.

El mundo es así

y

(¡qué sencillo!)

si fuera de otra forma

ya no sería el mismo.

 

línea separación poemas Reviravolta
REVIRAVOLTA

 

Soy yo el paseante. Quien desdobla

calendarios y atrasa relojes, soy yo.

Creí en ataduras con forma de nudos

marineros, con maña de scout boy imberbe

y a la deriva. Creí (¿por qué no me descreíste?)

en universos anudados y en vidas sencillas.


Hoy, sin embargo,

he descubierto

que en las colas del paro se amontonan

infamias e infames sueños

en obligado estado quiescente,

que los becarios son precarias

fuente de risa

y experiencia injusta.


Ando atrapada

entre los peldaños abruptos de los días

mientras oteo mis pies desnudos,

desesperada por recordar cuál fue

el último que moví, y a quién

le tocaba avanzar.

 


TOCO MADERA
línea separación texto Laura Bernal Martín

 

 A veces me siento cansada

en aquella mecedora polvorienta

que cruje como pan recién tostado.

Las cenizas que la visten son las mismas

que me visten a mí

en los días menos buenos, las mismas

con las que aliño la rebanada del desayuno.


He crecido rodeada de ellas, y ya ni sacudiéndome

como un perro se me va la tristeza.

 


TRES MÁS TRES IGUAL
A INFINITO
línea separación poemas 3+3

 

Cuando esto se acabe,

¿quién velará por nosotros si no queda nadie?


Quién cuidará los pastos y las aceras,

quién observará astros

y mutilará estrellas de mar

para comprobar si partiendo una en pedazos

tendrá más, y después más, y después…


Nada. El mundo no es una peonza

y la cuerda no está atada a nuestra muñeca

abierta y frágil. No nos importa. Desfilamos

por el filo de lo que perdura,

con los pies descalzos, inmortales

dioses con disfraz de humano en pleno carnaval

de invierno.


Hoy, febrero soleado, me he levantado diferente,

pensando en inmortales y en dioses. Sobre los disfraces

he preferido abstenerme:


son mucho más difíciles de explicar.

 

línea separación poemas Laura Bernal


ALVALADE

 

Es extraño

cómo se inclina la noche

cuando me acerco sonámbula a la ventana.

Afuera hay vida apilada en luces intermitentes,

orquestando melodías afiladas de bocinas y asfalto,

con batuta de ladridos agudos

en el patio de escaleras.


Apoyo la cabeza —y la vida— en el cristal

mientras me entretengo pensando en si la felicidad

aún no se agotó de los estantes de todas las casas.


Ayer limpié los míos y me quedó todo más claro.

Desaparecidos los restos de siluetas de otrora,

queda apenas la calma velada de saberme yo,

la espera de una estantería vacía

en otra casa de ecos.

 


GUIÑO A LO SABIDO
línea separación poemas Guiño

 

Qué voy a deciros yo a vosotros

(¡a mi edad!)

que no sepáis.


Los días y las noches

se siguen amontonando

como pilas de ropa sucia

en el baúl de los mañanas

y los ya veremos.


Los segunderos avanzan imparables,

marchando al son de cornetas

a mil latidos por segundo.


¿Lavamos conciencias

o acallamos el ruido?


Es muerte por muerte.

Sabéis bien de qué os hablo.

 

línea separación poemas Solo si
SOLO SI

 

 Si pudieras por un instante

detenerte,

fijar la mirada

en algún punto —cualquiera—

y no ver más allá

de lo que alcanza tu vista,

podrías entonces analizar,

despacio,

el agua que galopa en el cauce del río,

el pez que se esconde,

el oxido de la pintura barata

del puente bajo tu tacto,

la hormiga en tus cordones

y el hormigón

en tus suelas gastadas.


Podrías, y no quiero equivocarme,

dejar de sentir que el viento

es incómodo

cuando despeina flequillos,

que el agua molesta ahora que moja,

que la sequedad de tu boca

es fruto de esta fiebre álgida

llamada desarraigo.


El hombre tendido en la hierba es más cierto

cuanto más desnudo de gloria.

 


INTERROGACIÓN
línea separación poemas Interrogación

 

 Para qué tantas ventanas.

Dime, para qué.


Estamos ciegos:

no hay luz que nos salve.

 

 

margencero-img

Laura Bernal Martín (Plasencia, 1992). Es graduada en Traducción e Interpretación por la Universidad de Salamanca. Reside en Lisboa, lugar en el que fueron escritos la mayor parte de los poemas que componen El pasar de las cosas, obra en donde se incluyen los aquí publicados.

Contactar con la autora: laura.bernal.martin[at]gmail.com

 

📸 Ilustración poemas: Fotografía por Pedro M. Martínez ©

 

mar de poesías Laura Bernal Martín

Más relatos en Margen Cero


Revista Almiarn.º 81 | julio-agosto de 2015MARGEN CERO™Aviso legal

 

(Total lecturas: 108 ♦ Reciente: 1)