poemas por
José R. Muñiz Álvarez

 

 

Para María Dolores Menéndez López         

 

Soneto I

 

           El viento helado que rozó el cabello,

llenándolo de escarcha y de blancura,

no osó matar su hechizo, su ternura,

sus luces, sus bellezas, su destello:

           Manchado de granizo fue más bello,

más puro que la nieve cuando, pura,

desciende de los cielos, de la altura,

tan diáfano que el sol luce en su cuello.

           Hiriéronla los años, la carrera,

el rápido correr hacia el vacío,

más no perdió la luz de su alegría.

           Sus risas, floración de primavera,

fluyeron como, rápida en el río,

el agua en su correr, helada y fría.

 

 

Soneto II

 

           Un ángel vi de niño en la mirada

de aquella anciana dulce y cariñosa,

más bella que la aurora perezosa

cuando apagó su voz de madrugada.

           En su cabello blanco la nevada

hirió el color luciente de la rosa,

y el pardo de sus ojos hizo hermosa

de su mirar la luz, alma hechizada.

           De niño vi en su rostro la dulzura

de aquella vieja a la que, agradecido,

besaba con amor en la mejilla.

           Su voz hablaba llena de ternura,

amable siempre, en tono suspendido,

mostrando, con amor, su alma sencilla.

 

 

Soneto III

 

           La orilla alborotó un mar coralino

y el cielo asaltó, puro y despejado,

aquel caballo raudo que, embrujado,

pincel se hizo del aire cristalino.

           Y hallaste, al avanzar en el camino,

crepúsculos sin voz, un mar dorado,

y pudo descansar, ya fatigado,

tu aliento, firme ayer, hoy peregrino.

           La noche vino larga y duradera

con el amanecer, robando el día,

su luz, su brillo, toda la hermosura:

           Mi pecho será luz, y, dondequiera,

habrá de iluminarte cuando, fría,

te aceche, sin pudor, la noche oscura.

 

 

Soneto IV

 

           No oiréis correr de nuevo el arroyuelo

que, alegre, se lanzaba a su caída,

ni al dulce ruiseñor, cuya venida

la bóveda alumbró del alto cielo.

           Dolores era hermosa como el vuelo

que alcanza las antorchas de la vida,

luciente como el alba que, encendida,

cuajaba en sus cabellos el deshielo.

          Mi espíritu poblaron las malezas

dejándome en las sombras misteriosas

que llenan hoy mis versos de tristezas.

          Sus ojos son estrellas luminosas,

sus luces, altas torres, fortalezas,

alegres sus sonrisas perezosas.

 

 

Soneto V

 

          A cambio de tus besos silenciosos

un reino he de entregar, tierra olvidada,

aire sin voz, llegando a la morada

de todos los misterios y reposos.

          Los guiños de tus ojos cariñosos

allí me encontrarán, alma cansada,

lleno de amor, de entrega fatigada

de anhelos y de esfuerzos dolorosos.

          Habré llegado a ti desde la vida

para volverte vida entre mis brazos,

y habremos de emprender el largo viaje.

          Del sueño volverás del que, dormida,

pretenden despertarte mis abrazos,

que abrieron a tu amor tanto coraje.

 

 

línea poemas Arqueros del alba


José Ramón Muñiz Álvarez
 nació en la villa de Gijón y reside en Candás (concejo de Carreño). Licenciado en Filología Hispánica y especialista en asturiano, vive a caballo entre Asturias y Castilla León, comunidad en la que es profesor de Lengua Castellana y Literatura. Su afán por las letras y las artes lo ha llevado al cultivo de la poesía.
Los sonetos aquí publicados pertenecen al poemario Las campanas de la muerte.

WEB del autor: La Peña Furada de Candás
(http://jrma1987.blogspot.com.es/)

 

📷 Ilustración poemas: Fotografía por Pedro M. Martínez ©

 

Mar Poesías José Ramón Muñiz Álvarez

Más poemas en Margen Cero


Revista Almiarn.º 87 | julio-agosto de 2016 MARGEN CERO™ – Aviso legal

 

(215 lecturas, 1 vistas recientes)
Siguiente publicación
poemas por Ingrid Bringas   Antes no sabíamos volar teníamos…