poemas por
Jorge Etcheverry

 

De todas las niñas que conozco

o que no conozco

pero que he visto en la plaza

en misa

en las caminatas por la playa

fue siempre la que más me gustó

decían que escribía versos

era un poco entradita en carnes

pero tenía un no sé qué

creo que ella me miraba a veces

pero cuando nos cruzábamos

daba vuelta la cara

nunca pude hablarle

una vez

envalentonado

después de unos tragos en el bar

me apersoné a su casa

cauto

en el pueblo

todos se conocen

La nodriza me dijo

«Alfonsina no está

ella se ha ido».

 

separador poema Gelman y otrosCon Gelman y otros a fines del 72
o comienzos del 73 en Santiago

 

Pero estoy casi seguro de que fue a comienzos del 73

No tengo muy claro si fue el Pepe

el Nómez o el Nilton, al que balearon unos meses más tarde,

el que armó la reunión o conversa

o a lo mejor Tristán, Julio o el Cayo

Pero ahí estuvimos con Juan Gelman

en Los Cisnes, parece, ¿o fue en Las Lanzas?

en todo caso cerquita de la Facultad

él se había quedado varado en Chile

porque era agregado cultural del trosko Cámpora

que tuvo que renunciar, o mejor, lo renunciaron

para que volviera el caudillo

Pero a nosotros ahí sentados con Gelman

que nos dio unos libros

que nos hablaba de lo que para él era la poesía

y la revolución nos parecía un poco

que se abría un horizonte que se iba a llenar de pájaros

—Y en efecto allá arriba las palomas las gaviotas—

y que él y nosotros nos íbamos a juntar

Más temprano que tarde en un Cono Sur

Qué digo, un continente

Que luego lueguito se nos iba a abrir

Como una flor o un alba que se despliega

Porque los tiempos, la juventud

Los caminos que se abren como cantaron los jaibas

Pero las palomas se hicieron buitres

Y las gaviotas cuervos

Y por el horizonte se adelantó un sol negro

Como en los grabados alquímicos.

 

De la risa y la sangre

 línea poema De la risa y la sangre

Eran otros tiempos

Otra ciudad

la de diarios matutinos con espacios en blanco

por los recortes a última hora

que ordenaban los militares

Desaparecían los periodistas

junto a sus reportajes

Pero la gente se contaba en las fiestas

chistes sobre el pinocho

Le imitaba esa voz gangosa

tan chilena

Aunque los comentaristas radiales

fueran hechos callar para siempre

y sus comentarios reemplazado

por el hit más a la moda

Otro continente, claro

Los espacios y sujetos

han cambiado

pero el humor puede seguir siendo

arma de combate

si no pregúntenselo a Parra

Eso sí

Van a tener que andarse con cuidado

No sea que la interpretación torcida

de algún libro sagrado

O algún oficial de civil

o de uniforme

—ya más al viejo estilo—

Encarnando al poder que sea

Los borre de esta tira cómica

Del mundo

 

Desaventureroseparador poema Desaventurero

 

Que deambula

Desoyendo los mitos

Minimizando la historia

Tratando de alargar sus días

Aplicando un sano ejercicio proveniente de la física

A mayor extensión menor concentración

«Así al limitar el mundo a mis cuatro esquinas

El número de mis anécdotas a las esenciales y repetidas

Haré que me dure más la cuerda del reloj

Ese que llevamos s a cuestas

Desde que nacemos

Como el pistilo único de una flor perenne

Se estirará mi vida hacia lo alto

Mientras las demás se expanden a paso rápido

Hasta la delgadez desapareciente»

Me dijo

Fumando su cigarrillo electrónico

Saboreando su descafeinado.

 

línea entre poemas Jorge Etcheverry

 

Cornucopia


Cornucopia todavía pero hasta cuándo

Serán los mismos tesoros en tu seno

Los que nos ahogarán

La imagen que liga la tierra a la mujer

No es tan exacta

Hasta cuándo va a parir

Será su fruto veneno o vida

Las olas negras del petróleo nos anegan

Nos dan la vida y nos la quitan

Más bien como un aborto a futuro

En una clínica de barrio

En que ambas mueren

La madre y la hija

Mientras médicos y enfermeras

Discuten partidos de fútbol

La última película

taquillera.

 

Cuáquer crudo

 

En las praderas vastas y perdidas del mito

Que ella cuenta

Haciendo heroica y sufrida a la infancia

Unos niños se despiertan

Subrepticiamente van a la cocina

Con hambre comen cuáquer a puñados

Se despiertan como odres

Gritando por lavativas

Los caballos tienen peor suerte

Hinchados de costado

A la espera de pájaros rapaces

Los encuentran

Medio desdibujados por las moscas que zumban.

 

 

Los 43línea separación poema Los 43

 

Es otra de las masacres

Que vemos cada vez con más frecuencia

Que explotan en los nuevos medios

Con una luz gélida

Y logran abrirse espacio

En las agencias noticiosas

Donde todo es lo mismo

Con diferentes detalles

Pero esta vez no han podido echarle tierra al asunto

Los estudiantes están de alguna manera vivos

Y siguen en su lucha

Vendrán más inmolaciones

Se descubrirán tumbas colectivas

Las autoridades seguirán sordas

Y ciegas

En el mejor de los casos

Pero estas imágenes seguirán circulando

Se metamorfosearán en semillas

Que alguna vez darán fruto

Florecerán en un orden nuevo

—No tan solo en México—

En que la gente tenga acceso a la vida

Al alimento, la salud

La educación

Gracias a estos héroes

y a los muchos

Que vendrán.

 

línea roja poemas Jorge Etcheverry Arcaya

 

Jorge Etcheverry Arcaya. Chileno, en Canadá desde 1975. Poeta, prosista y crítico; Cronipoemas, su sexto libro de poemas, apareció en 2010. Su novela De chácharas y largavistas y su antología de narradores chilenos en Canadá, Northern Cronopios, son de 1993. Tiene prosa, poesía y crítica en Chile, Canadá, México, Cuba, Estados Unidos y otros países. Su Chilean Poets: A New Anthology fue publicada en 2011, en EUA. Aparece recientemente en antologías como Antología de poesía chilena ILa generación de los 60 de Teresa Calderón, Lila Calderón y Tomás Harris, 2012; Alquimia de la tierra, de Santiago Aguaded Landero y otros, España, 2013 y en Elogio del barbares y poetas de Chile, Gonzalo Contreras, Chile, 2014. Su colección de cuentos Apocalipsis con Amazonas, es de 2015. Es embajador en Canadá de Poetas del Mundo.
Jorge Etcheverry Arcaya«La poesía y prosa de Jorge Etcheverry son las obras de un explorador lingüístico en búsqueda de nuevas formas de expresión y maneras de subvertir lo convencional. Desde su comienzo como uno de los cuatro fundadores de la “Escuela de Santiago”, el grupo 18  de jóvenes poetas chilenos de los años sesenta que creían en un arte literario intertextual, fragmentario y urbanizado, hasta su exilio en Ottawa y su carrera de autor, editor y crítico de las letras latinocanadienses, Etcheverry ha continuado forzando los límites de la escritura (Hugo Hazelton)».Contactar con el autor: jorgeetcheverry[at]rogers.com

 

📷 Ilustración poemas: Fotografía por Pedro M. Martínez ©

 

Mar de Poesías Jorge Etcheverry Arcaya

Más poemas en Margen Cero


Revista Almiar – n.º 86 | mayo-junio de 2016 – MARGEN CERO™ – Aviso legal

 

(Total lecturas: 184 ♦ Reciente: 1)