Historias encadenadas con humor de lo cotidiano que ocurrían en los años ’60 en un pueblo al norte de Granada

libro de

Antonio Medina Guevara

 

(Algunas páginas del libro…):

 

A

Luisa le empezaron a crecer las caderas y su rostro resplandecía como los rayos del sol.

Se convirtió  de  la  noche a la mañana —o mejor dicho, del verano pasado a la salida del invierno—, en una guapísima mujer.

Todos vieron extrañados cómo el volumen de su vientre crecía, y como su amargura era regada con ríos de lágrimas que salían sin cesar de sus jóvenes ojos. Escuché en conversación de lavanderas, que la llevaron a casa de la Rancia a que le sacara al diablo que le crecía en la barriga.

La Canija, después de exorcizar su vientre y de rociarlo con agua bendita que robó de la pila de la iglesia, dicen que encendió una vela y mandó a rezar a todos durante casi una hora.  Después de las muchas y muchas oraciones e imploraciones correspondientes, les vaticinó que, aunque el diablo había salido por pies a otros sitios, lo que quedó dentro saldría a los nueve meses, que fueran pensando en un nombre.

Y salió la familia de la casa, preguntándose cómo habría entrado aquello allí, dentro del vientre de su hija.

 

[…] 

M

aría, la del cortijo de la Fuente Grande, que era mujer muy lúcida a pesar de estar apartada de la sapiencia de la villa, recomendó a todos que lo vieran como un milagro, y que recordaran al casi oficialmente santo de don Atanasio, que pasó a la historia local como milagrero en reproducción humana.

Y es que, nuestra villa, aparte de muchos y variados intelectos, siempre ha sido cuna de verdaderos religiosos; tanto en hombres, como en mujeres…, y también en híbridos; como es el caso de sor Fernanda Fernández que —después de más de dos siglos—, aún no sabemos a qué sexo pertenecía…

Ya, en mediados del siglo XVI, cuentan que aportamos varios de ellos a la impagable misión de expandir la fe católica allende las Américas. Todos fueron buenos predicadores a la vez magníficos artífices en gestas que, no solo alimentaron las almas descarriadas de aquellos indios, sino que también fueron partícipes muy activos en el desarrollo humano de tan noble misión. Uno de estos personajes —que a pesar de su entrega y en injusticia, no pasaría a la historia—, fue don Atanasio Hortal de Medina.

Don Atanasio, hombre de fe convencida y convincente, partió a la Nueva Granada en un día de Mayo a la misión de San Jonás Mártir, en donde pronto se hizo querer por los nativos, tanto por mostrar el camino cristiano a todos, como por ayudar a los demás con sus conocimientos médicos.

Pero he allí, que sucedió un hecho, que después todos calificarían de divino:

En la medicatura de San Jonás Mártir, se formó el zaperoco del año un lunes: cuando nació el primer hijo de Filomena Govea de Gonzáles, esposa india del cacique local y de innegable belleza oscura; y sucedió algo, que cuando menos, era muy extraño en aquel alumbramiento.

Y llegó el momento del parto…

En un pueblo, donde la negrura abunda como las piedras del río, y los ojos negros son lo primero que se le ve a un muchacho recién nacido, el vástago de Filomena, llegó al mundo blanco como la leche y con los ojos azul del cielo…

separador historias pueblo andaluz

Antonio Medina Guevara. Su niñez, dentro de los míseros tiempos que corrían, fue perfecta. Sus primeros andares por la vida no podían ser mejores: campo, naturaleza y, sobre todo, libertad. A los doce años se trasladó a Granada para entrar en un internado, con una beca de estudios que entonces sólo podían disfrutar algunos privilegiados. Allí empezó Bachillerato a marchas forzadas y gracias a Don Juan Olivares, su gran maestro, tuvo la oportunidad de aspirar a desarrollar carrera. Más tarde, en 1965, su familia decidió trasladarse a Barcelona. Sin embargo, nunca se despegó del pueblo ni alejó de su memoria aquella tierra. Se considera admirador de la Generación del 27 y del 98, lo cual queda reflejado en sus textos. Cada año, para el aniversario de su hija María del Mar, el autor le regala una novela especialmente escrita para ella.

Más información sobre el libro en: zujar2009 [ at ] hotmail.com

 

indice reseñas pueblo andaluz

Más reseñas en Margen Cero

Revista Almiar – n.º 61 / noviembre-diciembre de 2011MARGEN CERO™Aviso legal

 

(Total lecturas: 155 ♦ Reciente: 1)