poemas por

Cristian Reche Lillo

 

Mi casa no tiene nada

 

Mi casa no tiene nada

 

No tiene ventanas

          No tiene puertas

                No tiene habitaciones ni tabiques

 

Aún así esconde susurros

                    Esconde secretos

                         Aguarda el misterio

 

Mi casa son esquirlas y mi hogar virutas de metal

que refino mientras puedo

que me clavo entre los dedos para superar la abstinencia

de llevar la casa a cuestas

 

Amparo mis minucias en la esperanza

ejercito mi talento jugando con los restos

de alguna vida fracasada y condenada

 

Afronto la mentira y la hago mía

disolviendo el mañana y el ayer

para pintar  el hoy amorfo a mi imagen y semejanza

 

Tranquilamente en mi casa

 

Que no tiene nada.

 

linea parrafo poemas hipotermia

Falacia sexual

 

El eco del gemido que se pudre,

finge.

Como el dios que cubre el éxodo hacía la muerte,

finge.

Como el lastre social del estereotipo,

finge.

Como el placer mental onírico si no estás,

finge.

Como el eco de un mundo que se pudre.

 

El bostezo descortés del arte,

finge.

Como la vida dentro del agua,

finge.

 

Finge conmigo un orgasmo,

fíngelo entre mis extremidades,

arropada, con la boca llena.

 

Finge conmigo un sueño,

que yo tragare el flujo, por gusto, por ego.

 

Miente en mis brazos, ódiame.

 

Secreto

 

Si me arropa el tedio,

el pavor, el sueño, la desintegración…

Si me hiere el deseo,

el pequeño prejuicio, la monstruosidad…

Si me congela el equilibrio,

la inestabilidad, la entelequia…

Si me quedo muerto,

quieto, una mirada perdida, unos brazos en cruz…

Si me duermo muérdeme para que despierte,

y de la sangre un vino,

y de mi cuerpo el alimento.

Mientras el resto de mí es descuartizado y vendido,

por carroña,

tú aliméntate de mí.

Guarda el secreto de mi humanidad,

de mi divinidad…

 

separador párrafo hipotermiaGravedad

 

La matriz en fermentación de un sueño esquelético,

malformado, indecente, indeciso, incoloro.

 

La fuerza motriz de la energía gravitatoria,

que me empuja a tus pies, a tus brazos, a tus sueños,

a un momento que queda plasmado y fotografiado en cualquier otra dimensión.

 

Que no se moverá,

costura de carnicero,

para un perfecto experimento.

Para una decisión correcta.

 

                                   Cruda

 

¿Por qué no? ¿O porqué?

¿Qué? Quizás tenga demasiada mierda en los oídos…

¿Cómo? Caníbal.

Y seguiré comiendo,

no me importa,

como si estuvieras envenenada,

no me importa,

yo también me desintegraría

yo también desapareceré,

si te puedo comer.

 

No me importa.

 

Como si tú odiaras conmigo.

¿Cómo? Caníbal.

No me importa.

No escucho, no soy capaz de aunar conceptos,

hablad…

¿Cómo? Come.

Como si estuvieras envenenada.

Tu feminidad es gramática en mis dedos.

No me importa

Como si te fueras a deshacer.

Como si fueras corrosiva.

¿Cómo? Come. Caníbal. Y no pares.

Yo te comeré.

No sólo tu cuerpo.

Sólo no me sacia.

¿Cómo? No lo sé. Claro, come.

También devoraría tu alma.

 

El resto, si no es tuyo, no me importa.

 

 línea roja separadora poemas hipotermia

                                  Misantropía

Por hoy basta.

Ya imploré clemencia.

Patético, y sólo por esperar.

Una línea perfecta en el aire,

otra pintada que te despierta, te humilla y te obliga a morir.

Siendo otro caminante.

Otro charco.

Mostradme lo indoloro y esencial de nuestra humanidad,

luego reíros a carcajadas de mí por creeros,

por creer en algo que trasciende.

Hipócritas.

Sin duda seremos una simple masa orgánica con chispazos eléctricos.

Féretros apilados hasta llegar al cielo y ver que no hay nada nuevo.

 

arabesco poemas hipotermia

 

Cárdia

Dilatación

Contracción

 

Dilatación

Contracción

 

Dilatación

Contracción

 

Y alguien esperando con su pala

¿Y luego?

¿Luego preguntas? Pues poco.

¿Poco?

Nada.

 

El muro

con manchas ocre

 

Senté el mundo a los pies de un posavasos.

Melodía fácil.

Verborrea esquelética.

Manutención por deficiencia en la agudeza

y un extraño color suicida.

 

Abrí un centímetro más mi agujero.

En una infinidad de consonancias ilógicas

tomé el reguero del que algo pierde en hemorragia

y cerré el útero de la esperanza.

 

La culpa es para quien muere.

Sólo los seres que no sienten culpa son capaces de seguir:

Destrozando, devorando, aplastando.

Pero perfectos en sí.

 

Y de nuevo ese extraño color suicida.

 

Emprendí un itinerario íntimo,

plenitud de pasiones enfermizas y devastadoras

una arboleda de nervios y descargas eléctricas.

Seguí tarareando en mi camino,

 

siempre cabizbajo…

 

Esperé la agitación del cielo

la expansión de mi ser en el suelo húmedo

una melancólica añoranza

para un homúnculo que nada tuvo y que nada retiene.

 

Y ese extraño color suicida…

 

Es obsceno el único deseo

el más interno, el más férreo.

Y por ser ético y moral obstruyo mis arterias

en pos de que nada escape de ellas

que escandalice a las mediocres voces de las gradas.

 

Todo por no acabar en el cadalso.

Atado a una mirada que juzga y sentencia.

 

El color suicida…

 

Creé mi obsesión por la continuidad

y si yo muero, tú no mueres

somos seres discontinuos.

 

La pasión llama a la muerte

desea la tragedia

y si es verdadera

en su fuero anhela el suicidio como elegante cierre.

 

El color ocre de mi piel, un color suicida.

 

Mi color impregnando el muro

donde el espectáculo da pie a la verdadera pasión.

 

separador bolitas poemas Hipotermia

 

Cristian Reche Lillo

Cristian Reche Lillo. Tiene 21 años y estudia Comunicación Audiovisual y Dirección de Cine en la Ciudad de la Luz, en Elche (Alicante). Los poemas aquí publicados han sido seleccionados de Hipotermia, un conjunto de poemas intimistas que buscan adentrarse en lo visceral de lo humano y tratar de entender «el porqué de esa angustia vital que nos transporta a la cara oculta de la luna».

Contactar con el autor: crlegna [at] hotmail.com

Ilustración poemas: Fotografía por Pedro M. Martínez ©

 

Mar de poesías Hipotermina

Más poemas en Margen Cero

Revista Almiarn.º 64 / mayo-junio de 2012MARGEN CERO™

 

(110 lecturas, 1 vistas recientes)
Siguiente publicación
poemas por Sebastián Casguire     Deshabitado   Hay un…