poema por
Rafael Indi

 

Basta de unirnos
sólo en el dolor,
basta de acompañarnos siempre
en el mismo sentimiento.
¿Hace falta
un minuto de silencio
en nuestros labios?
Dime que la paz
no se compra con la muerte
en este absurdo rito de revolución,
en este tácito indulto
y su bautismo homicida.
Dime que no esperas
la añeja pantomima
para volver a titilar
desde la demorada sima
de mi lengua.
Dime que no sólo un réquiem
puede ya expurgar
venéreas traiciones,
porque entre nosotros
jamás se alzará la indiferencia.
Basta de comulgar con un cinismo
de declarada patente,
sin duda somos viejos desconocidos.
Hagamos arder
al amor petrificado,
hagámoslo correr
implacable, prometeico,
como semen de lava percutiendo
bajo el brocal abierto del diamante.
Quiero converger allí,
en tu rebosante epifanía,
en el gaudeamus de tu sangre.
Dímelo antes de que sea tarde,
y haya inventado
una guerra
o una tragedia
como inocente pretexto.

 

arabesco gaudeamus

 

foto rafael indi«Despierto casi todas las mañanas en Sevilla desde hace 23 años. Alguien me regaló un día La voz a ti debida sin pensar en las consecuencias y como recompensa le compuse un poema que acabó aborreciendo. Aquello me animó. Fue así cómo descubrí mi segunda vocación perdida. Fundador y único miembro del movimiento «El okapi fucsia», capaz de hacer converger a Tagore y a El Chavo del 8 bajo una misma órbita lírica. Amenazo con mi primer poemario que verá la sombra en breve si el insomnio no defrauda.
También tengo un blog que es particular y cuando llueve se moja como los demás: http://animalendisturbio.blogspot.com/».

Ilustración del poema: Fotografía por Pedro M. Martínez ©

 

Mar de poesías Poemas Gaudeamus

Más poemas en Margen Cero

Revista Almiarn.º 58 / mayo-junio de 2011MARGEN CERO™

 

(172 lecturas, 1 en el día de hoy)
Siguiente publicación
La vacuidad llena todo el espacio de la excultura Argentina,…

Esta web NO UTILIZA cookies de terceros ni recopila información personal alguna. Para informarse de nuestra política de privacidad pulse aquí