texto teatral por
Manuel Salinas Salinas

 

Daniela y Raúl, una pareja de mediana edad, entra violentamente en la habitación, besándose apasionadamente. Tropiezan los muebles en su recorrido hacia la cama. Sin dejar de besarse, se desnudan y se tumban en posición de misionero. Ansioso, el hombre la penetra y comienza un fogoso vaivén sexual. Ella los disfruta. Un velo y una tenue luz impide al público ver con detalle el acto.

 

DANIELA:         Dime un trabalenguas (el hombre no escucha). ¡Anda, dime un trabalenguas! Un trabalenguitas, por favor.

RAÚL:              ¿Cómo?

DANIELA:        Un trabalenguas… Que me digas un trabalenguas.

Raúl detiene su movimiento pélvico.

DANIELA:         (extasiada) ¡No te pares! (lo empuja con las manos para que continúe).

Raùl reinicia su meneo.

RAÚL:              ¿Cómo que un trabalenguas?

DANIELA:         ¿No sabes lo qué es un trabalenguas?

RAÚL:              Sí, pero,… ¿ahora?

DANIELA:         ¡Sí, dale!

Raúl se esfuerza en penetrarla con más fuerza.

DANIELA:         ¿Y entonces?

RAÚL:              Ujúm…

DANIELA:         ¡El trabalenguas!

RAÚL:              ¿No te gusta cómo te lo hago?

DANIELA:         Sí, pero me va a gustar más con el trabalenguas.

RAÚL:              Olvídate del trabalenguas.

DANIELA:         ¡No! ¡Dímelo!

RAÚL:              No me sé ninguno.

Daniela pierde la excitación. Se detiene, empujando a Raúl.

DANIELA:         ¿No te sabes ningún trabalenguas? ¡Párate y vete!

Raúl se resiste.

RAÚL:              (confundido) No, ya va. ¿Qué pasa? ¿Cómo vas a pedirme un trabalenguas ahora? Estamos…

DANIELA:         ¡Lo necesito!

RAÚL:              ¿De verdad?

DANIELA:         Sí.

Daniela baja de un empujón a Raúl, quien cae boca arriba. Ella se monta encima y comienza a menearse sensualmente.

DANIELA:         Dale, dime un trabalenguas.

RAÚL:              Está bien. Allá en la fuente había un chorrito, se hacía grandote…

DANIELA:         ¡Eso no es un trabalenguas!

RAÚL:              ¿Y no sirve?

DANIELA:         ¡No, tiene que ser un trabalenguas!

RAÚL:              Entiendo.

DANIELA:         ¿Lo vas a decir, sí o no?

RAÚL:              ¡Ya va! No es fácil.

DANIELA:         ¡Concéntrate, pues!

RAÚL:              (meneándose) Aserrín, aserrán, los maderos de San Juan, piden queso y les dan hueso, pide…

Daniela se sacude rabiosa.

DANIELA:         ¡Coño, eso tampoco es un trabalenguas! ¿Tú eres gafo? ¿No te sabes ni un piche trabalenguas?

RAÚL:              ¡Pero, no me acuerdo, chica! ¿No te sirve una canción? Mira, yo me sé una que dice (canta) «Por debajo de la mesa, acaricio tu rodilla y bebo sorbo a sorbo tu mirada angelical y respiro de tu boca…».

DANIELA:         ¡No, yo no quiero una canción, quiero un traba…

RAÚL:              (ansioso) ¡Una difícil, pues! ¿No prefieres? ¿Ah? (canta) «Aserejé, ja dejé dejebe tude jebere, sebiunouba majai an de bugui an de buididipí…».

DANIELA:         ¡Quiero un trabalenguas! ¡Un trabalenguas!

RAÚL:              ¡Está bien, vale! Pero, ten un poco de compasión, que no es cualquier cosa lo que me estás pidiendo. Además… (apenado baja la cabeza)

DANIELA:         ¡¿Además qué?!  ¿Ah?

RAÚL:              (apenado) Además,… se me está bajando…

DANIELA:         ¿Se te está bajando?

RAÚL:              No puedo así…

DANIELA:         ¡Pues, vas a poder!

Daniela se levanta y le practica una felatio a Raúl, quien se va excitando poco a poco.

RAÚL:              (notablemente excitado) Tres tristes tigres tragaban trigo…

DANIELA:         (alegre) ¡Ajá! Así… Sigue… (continúa la felatio)

RAÚL:              Tres tristes tigres tragaban trigo en tres tristes trastos…

Daniela deja atrás la felatio y asume con Raúl la posición de perrito. El zarandeo comienza con fuerza.

DANIELA:         ¡Vamos! ¡Dilo completo! ¡No pares!

RAÚL:              Tres tristes tigres tragaban trigo en tres tristes trastos, en tres…

Daniela gime extasiada.

DANIELA:         ¡Dame nalgadas!

Raúl obedece. Gime con gozo.

DANIELA:         ¡Pero sigue! ¡Anda! ¡Duro!

RAÚL:              … tres tristes trastos…

DANIELA:         ¡No! ¡Desde arriba, coño!

RAÚL:              Tres tristes trigues tragaban tigro en tres…

Rabiosa, Daniela se detiene abruptamente.

DANIELA:         ¿Tres tristes trigues tragaban tigro?

Raúl se lamenta, apenado.

RAÚL:              Me equivoqué, vale. ¿Qué quieres? ¡Yo no soy de palo!

DANIELA:         (molesta) ¡Así no voy a acabar nunca!

RAÚL:              ¡Empecinada con eso del trabalenguas, no! ¿Tú no puedes tener sexo como la gente normal?

DANIELA:         ¿Me estás diciendo anormal?

RAÚL:              ¡Coño, me estás pidiendo un trabalenguas en pleno sexo! ¿Te parece normal?

DANIELA:         ¿Y si te pidiera que me orinaras encima? ¿Ah? ¿O te pidiera que lo hiciéramos en la morgue, o clavándote agujas en los testículos, o disfrazado de monstruo, o con arañas encima, o con un enema metido en el culo, o con rottweiler encima, o en un vagón del metro? ¿Dirías que soy anormal? ¡Solo te estoy pidiendo un trabalenguas! ¿No puedes satisfacerme? ¿Es tan difícil eso? ¿Tan extraño?

RAÚL:              (apenado) Es… es… es que el de los tres tristes trigues es muy difícil…

DANIELA:         ¿Te sabes otro?

RAÚL:              Creo que sí…

DANIELA:         A ver…

RAÚL:              El del coco…

DANIELA:         Ese es chévere. Y creo que es fácil. Vamos, dímelo…

Raúl se dispone a reiniciar el sexo, pero Daniela lo detiene.

DANIELA:         No, primero solito. Tú puedes. 

RAÚL:              Está bien. (cierra los ojos para concentrarse) El que poco coco come…

DANIELA:         (emocionada) ¡Ajá! Buen comienzo. Continúa…

RAÚL:              … poco coco compra….

DANIELA:         (excitada) Rico…

RAÚL:              … el que con poca capa se tapa…

DANIELA:         (excitada) No te pares…

RAÚL:              (vacilante) el que con poca capa se tapa… (piensa) …el que con poca capa de tapa… 

DANIELA:         (perdiendo la excitación) ¡¿Qué pasa?! ¡Dale!

Raúl se desploma desanimado.

RAÚL:              No me acuerdo del resto.

Iracunda, Daniela se levanta.

DANIELA:         ¡¿Entonces?! ¿Me vas a dejar así? ¿A medio camino? ¿Eres tan poco hombre? No sé que tanto te puede costar hacer esto. ¡Repite!

RAÚL:              ¡No! ¡Pero, ¿de verdad que no puedes tener un orgasmo sin el maldito trabalenguas?!

DANIELA:         ¡Repite! Parra tenía una perra…

RAÚL:              ¡Coño, no! ¡Esa es muy difícil!

DANIELA:         Parra tenía una perra y Guerra tenía una parra…

RAÚL:              Parra tenía una perra y Guerra tenía una parra…

DANIELA:         … pero la perra de Parra rompió la parra de Guerra…

RAÚL:              … pero la perra de Parra rompió la parra de Guerra…

Daniela se va excitando poco a poco, tendiéndose boca arriba con las piernas abiertas.

DANIELA:         … y entonces Guerra, con la porra, le pegó a la perra de Parra.

RAÚL:              … y entonces Guerra, con la porra, le pegó a la perra de Parra.

DANIELA:        (extasiada, acariciando su cuerpo) Así se hace, campeón… ¡Ven!

Raúl se tumba sobre Daniela en posición de misionero.

DANIELA:         Oiga compadre Guerra, ¿por qué le pega a la perra con la porra?

RAÚL:              Oiga compadre Guerra, ¿por qué le pega a la perra con la porra?

DANIELA:         ¡Eso!… Penétrame, tigre…

Raúl la penetra y reinicia el vaivén.

DANIELA:         Porque si la perra de Parra no hubiera roto la parra de Guerra…

RAÚL:              Porque si la perra de Parra no hubiera roto la parra de Guerra…

DANIELA:         Guerra no le hubiera pegado a la perra de Parra.

RAÚL:              Guerra no le hubiera pegado a la perra de Parra.

Violentamente, Daniela da un giro quedando sobre un sorprendido Raúl.

DANIELA:         ¡Ahora tú! Sin ayuda.

RAÚL:              ¿Sin ayuda? Pero,… si apenas…

Daniela se contonea con salvaje excitación.

DANIELA:         ¡Dale!

Raúl trata de concentrarse, apretándose las sienes.

RAÚL:              Parra tenía una perra y Guerra tenía una parra…

Daniela gime; intensifica su golpeteo pélvico.

RAÚL:              … pero… la perra de Parra… rompió la parra de Guerra…

Daniela cada vez más extasiada, golpea el pecho de Raúl.

DANIELA:        … y entonces Guerra con la porra…

RAÚL:              ¡Le pegó a la perra de Parra!

Daniela llega a un estado máximo de excitación sexual. Se mueve sobre Raúl como si fuera un caballo salvaje. El hombre se alarma.

DANIELA:        Oiga compadre Guerra, ¿por qué le pega a la perra con la porra?

RAÚL:              Ya va…

DANIELA:        Porque si la perra de Parra, no le hubiera roto la parra de Guerra…

Raúl se retuerce angustiado.

RAÚL:              Suavecito, chama… por favor….

DANIELA:        ¿Guerra no le hubiera pegado…?

Raúl resopla nervioso.

RAÚL:             Vamos a cambiar de posición, por favor… te lo ruego.

DANIELA:        ¡¿Guerra no le hubiera pegado…?!

RAÚL:              ¡A la perra de Parra! ¡A la perra de Parra! ¡A la perra de Parra!

DANIELA:        ¡Oggghhh, eres el mejor! ¡Ahora, desde el comienzo!

RAÚL:              ¡Coño!

DANIELA:        ¡Vamos, bestia! ¡Pégame del techo con tu trabalenguas!

RAÚL:              Despacito… (resopla)

Raúl trata de separarse, pero Daniela se lo impide.

DANIELA:        No te pares, me tienes a punto…

RAÚL:              Parra tenía una perra y Guerra tenía una parra; pero la perra… (vacila) la perra… la perra de Parra rompió la parra de Guerra…

DANIELA:         ¡Sí! ¡Así, así, así! ¡Sigue!

RAÚL:              ¡Me voy!

DANIELA:         (suplica) ¡No, todavía no! ¡Dale más duro!

RAÚL:              Parra tenía una perra y Guerra tenía una parra; pero la perra… la perra de Parra rompió la parra de Guerra y entonces Guerra con la porra le pego a la perra de Parra…

DANIELA:         ¡Sigue! ¡Sigue! ¡Sigue!

RAÚL:              (en pánico) ¡No puedo! ¡Estoy a punto de…!

DANIELA:         ¡Sí puedes! ¡Vamos!

RAÚL:              ¡Oiga compadre Guerra! (se contorsiona con dolor) ¿Por qué le pega…? ¿… por qué le pega a la… perra de parra con la porra?

Raúl no logra contenerse, sufre un potente orgasmo que lo obliga a derrumbarse en la cama, jadeando de satisfacción. Daniela se levanta, colérica.

DANIELA:         (recriminándole) ¡Porque si la perra de Parra no le hubiera roto la parra de Guerra, Guerra no le hubiera pegado a la perra de Parra!

Daniela sale de la habitación, batiendo la puerta con fuerza. Raúl se sienta, pensativo.

RAÚL:              (lamentándose) ¡Coño, le hubiese dicho esa! El Arzobispo de constantinopla se quiere desarzobispoconstantinopolizar el primero que lo desarzobispoconstantinopolice buen desarzobispoconstantinopolizador será.

Raúl toma una sábana y la enrolla en su cuerpo, corre hacía la puerta y la abre.

RAÚL:              (grita) ¡Épale! ¡No te vayas! ¿Te sabes la del arzobispo de Constantinopla? ¡Esa sí me la sé! ¡Anda! ¡Regresa!

 

Telón.


 

línea separadora teatro Manuel Salinas Salinas

 

Manuel Salinas Salinas
Manuel Salinas Salinas. 
Caracas, 1975. Antropólogo de profesión y escritor por oficio. Se ha desempeñado como guionista de programas educativos para radio y televisión en Venezuela. También ha incursionado en la dramaturgia infantil y en la escritura para cine.

 

   Contactar con el autor: manuelsalinass[at]gmail.com


Ilustración: Fotografía por bubulina65 / Pixabay [public domain]

 

Biblioteca cuentos Margen Cero

Relatos en Margen Cero

Revista Almiarn.º 94 | septiembre-octubre de 2017

MARGEN CERO™Aviso legal

 

(Total lecturas: 234 ♦ Reciente: 1)