poemas por
Aitana Monzón Blasco

 

I

eva y adán o sus hijos al desnudo
pasean por esta escena del medievo
sosteniendo solamente un cetro, dos coronas
y la razón perdida de las leyes

el bosque es grande –no cabe el eco ni la ira
pero enseguida: esa apagada respiración
de los perfiles

como niños juegan a devastar como niños
los amores y la sangre  –se disculpan
por la inocencia de los que todavía
no han aprendido a desear

y sin normas ni contratos deciden la belleza:
          la exhiben –la nombran –la intercambian

 

II

a cien metros frente a un tondo
lo descienden de la cruz

(contra el lapislázuli acaba el mundo)

las palabras rehúyen las ideas moribundas
y la misma gallardía del amor
responde a un hombre solo

el cuello atravesando la escalera
es la edad de todas nuestras madres
y la calavera de adán roza las arrugas y tus puños

acércate:
escucha cómo cae su lágrima por la pendiente

 

Incluso estas nadas

 

Una ciudad parece un mundo
cuando se ama a uno de sus habitantes.
Lawrence Durrell

 

Morir en Venecia
entre ritmos y odas y teatros
debería ser oficio compartido

Borrachos y tristes, los que una vez amaron
tu forma de fumar, mujer,
tu forma de posar los labios
por la pendiente alejandrina, ahora te siguen
(tacones sobre piedras que se agrietan)
y buscan el calor de los volúmenes
que oculta la ciudad

Morir en Venecia
entre ritmos y odas y teatros
debería ser oficio compartido

[Morir;
pero no se dice de qué muerte]

por eso,
mujer que cierras los ojos, espesos
como espacios derruidos – cruzada de cinturas
te diré cuando me agotes
que los besos se inventaron
para traducir en heridas estas nadas

esto: que es la nada
pero acaba en tus iris
esto: que es la nada
pero acuña la eternidad
del agua por tus piernas
como si fueras hechizo nocturno

por eso,
borrachos y tristes, nosotros
iremos al canal [ ] iremos hacia ti
iremos en la ruta de caminos
hacia tus versos como bardos
y mirándonos furtivos por una vez
recordaremos libres los pechos que se abrazan
olvidaremos
que la ciudad se derrumba
sin la memoria del otro.

poemas Guerra cotidiana

Aitana Monzón Blasco

Aitana Monzón Blasco. (Tudela, 2000). cursa Estudios Ingleses en la Universidad de Zaragoza. Comienza a escribir precozmente, ganando en 2010 su primer premio de narrativa, pero es a los doce años cuando se adentra en la poesía. Entre sus más de 30 reconocimientos literarios, destaca el XXXIII Certamen Gabriel y Galán y su puesto como finalista en el II Premio Nacional de Poesía Viva #LdeLírica. Ha participado en tertulias como «Viviendo la poesía», convocada por la UNED de Tudela, así como en diversas revistas literarias, periódicos o antologías. Es autora del poemario Dormir à la belle étoile (Ed. Amarante) y redactora en la revista digital Acalanda. En 2021, estudia Comparative Literature & Contemporary Poetry en la Universidad de Kent e investiga sobre la poesía fragmentaria, la ecopoesía, los límites performativos y el legado anglosajón.
🖥️ Web de la autora: https://aitanamonzonb.wixsite.com/website

 

Ilustración poemas: Adam and Eva, por Vladimir Baranov-Rossine, Public domain, via Wikimedia Commons

Mar de Poesías Guerra cotidiana

Más poemas en Margen Cero


Revista Almiarn.º 121 – marzo-abril de 2022MARGEN CERO™

 

(71 lecturas, 1 vistas recientes)
Siguiente publicación
en mi vida tuve muchos muchos témpanos/ pero nunca un…