poemas por
Rafa Dedi

 

Cuando pongo «Te quiero», no lo escondo entre líneas.

Lo coloco al principio, al final y en el medio.

No me voy por las ramas: que te quede muy claro.

Lo repito en silencio como un eco infinito.

 

Cuando pongo «Te quiero», tengo mucho cuidado.

Lo releo despacio para no equivocarme.

Lo subrayo tres veces a la vez por lo menos.

Si lo cambio, lo cambio por su hermoso sinónimo.

 

Cuando pongo «Te quiero», que también es «Te amo»,

en mi estómago vuelan mariposas felices

y, aunque escribe mi mano hilarante y segura,

a mi cuerpo lo invade un manojo de nervios.

 

Cuando pongo «Te quiero», los adornos estorban.

No son sólo ocho letras, son dos joyas escritas,

que se entregan a alguien que quizás se las ponga,

esperando que alguien te responda con ellas.

 


margencero-img

 VOY  A ESCRIBIR

 

Voy a escribir poemas

que me digan las cosas

que tú ya no me dices.

 

Voy a escribir que fueron

tus ojos, no tus ojos,

sino lo que expresaban.

 

Voy a escribir que fueron

tus manos, no tus manos,

tus manos atrevidas.

 

Voy a escribir que fueron

tus labios, no tus labios,

tus labios ardorosos.

 

Voy a escribir que fueron

los días más felices,

que batimos el récord.

 

Voy a escribir que el tiempo

es un hijo de puta

por no haberse parado.

 

Voy a escribir que sigues

escribiendo en mi vida

con tu tinta perenne.

 

Voy a escribir que tanto

tú me quisiste, tanto,

que no puedo escribirlo.

 

 

linea-separadora

LO TIENES CLARO

 

Lo tienes claro que en aquellos labios,

donde libaste amor, ya no se bebe.

Lo tienes claro que en aquellos ojos,

donde lograste entrar, ya no se entra.

 

Lo tienes claro que en aquellas manos,

que podías palpar, no se acaricia.

Lo tienes claro que en aquellos sueños,

que alcanzaste a vivir, ya no se vive.

 

Que tendrás que escribir, lo tienes claro,

en otra hoja, aunque no te olvides

de los bellos poemas anteriores.

Lo tienes claro, lápiz, lo tienes claro.

 

II

 

Lo tienes claro que, aunque ya no bebes,

todavía presumes de aquel vaso.

Lo tienes claro que, aunque estén cerrados,

todavía te miras en sus ojos.

 

Lo tienes claro que, aunque no te toque,

todavía percibes sus caricias.

Lo tienes claro que, aunque no trabajes,

las rentas del pasado te mantienen.

 

Mas tienes miedo a no tenerlo claro

cuando el dinero ahorrado se termine,

a que tu lápiz no encuentre palabras

que rellenen las hojas venideras.

 

Pues tienes claro que a escribir se empieza

tomando el lápiz, que tiraste al suelo,

y echando tinta hasta que te gastes;

echando tinta, ¡aunque no haya hoja!

 

margencero-imgYO SIEMPRE ESTOY VIAJANDO

 

Yo siempre estoy viajando

a lugares que ansío.

 

Yo siempre estoy viajando

al faro con dos luces de tus ojos,

al volcán ardoroso de tus labios,

a las pirámides esféricas de tus pechos…

 

Amo los viajes en los que no hace falta

llevar billete para gozar viajando.

 

Yo siempre estoy viajando en barcos de ternura,

en aviones de papel con versos,

en trenes que circulan por las vías

de la estación continua de las flores,

en vehículos con cuentakilómetros de recorridos sensuales.

 

Yo siempre estoy viajando

a tus lugares más insospechados,

adonde acudo aunque no me invites.

 

Yo siempre estoy viajando y aguardando siempre

el jubiloso día

en que hagamos los dos el mismo viaje.

 

            _______HOMBRE RICO

 

Hoy quiero ser el pobre más pobre de la tierra.

Gritar ante la Bolsa: «¡Qué falso es el dinero!,

que llena estanterías con libros de poemas

y nunca se detiene a leer unos versos».

 

Hoy quiero ser el pobre que, sin nada de nada,

a la puerta de un Banco se ha quedado pidiendo

un crédito a la vida perdida o aplazada

para invertir en algo llamado sentimientos.

 

Hoy quiero ser un hombre vestido de quimeras;

con menos que el poeta de equipaje ligero.

Hoy quiero ser el hombre más pobre de la tierra

para que tú me quieras por otros argumentos.

 

Hoy quiero liberarme de lo sustituible;

de todas las cadenas que puse y me pusieron;

de todo el decorado, que nos hace infelices,

para mirarme a solas y verme pordiosero.

 

Por fin me he dado cuenta de que no es importante

tener lo que nos sobra,  sino lo que valemos,

y que sólo por nada es sincero entregarse

y que sólo por nada somos seres auténticos.

 

Hoy quiero ser el pobre más pobre de la tierra.

Hoy… me quiero.

 

TE REGALO MI HUERTO
______________________

 

Te regalo mi huerto para que lo trabajes.

Está lleno de árboles, de hierbas y de zarzas.

A la venta lo puse, porque me daba pena

que selva pareciera, para que lo limpiaran.

 

Como nadie lo adquiere, sigue siendo mi huerto:

una  tierra que añora, para ser cultivada,

que le aparten de encima lo inservible y lo yerto

el cariño profundo de una hoz y una azada.

 

Te regalo mi huerto porque tú me lo pides,

porque ansías un huerto donde verte plantada

y crecer cada día con la luz de unos ojos

y unos labios que sean tuberías de agua.

 

Te regalo mi huerto y me ofrezco a ayudarte

si algún día el trabajo de mi huerto te cansa.

Te regalo mi huerto, mucho menos regalo

que el que tú, con quererlo obtener, me regalas.

 

separador poemas Rafael de Dios García

Rafael de Dios GarcíaRAFA DEDI (RAFAEL DE DIOS GARCÍA), poeta y actor, Riaguas de San Bartolomé (Segovia), año 1957.

Primer Premio Villa de Leganés (Leganés, Madrid, 1981) con Nací para ser libre. Primer Premio AGA (Bilbao, 1984) con Corazones arrecidos. Primer Premio AGA (Bilbao, 1986) con Estación de penuria. Primer Premio AGA (Bilbao, 1992) con Hombres de polvo. Mención Honorífica Ciudad de Miranda (Miranda de Ebro, Burgos, 1995) con De los sotos al páramo. Primer Premio Sindicato Nacional de Escritores Españoles (1995) con Poemas a las cosas. Medalla de Oro de San Isidoro de Sevilla (Sindicato Nacional de Escritores Españoles, 1998).

Fue corresponsal y colaborador de El Adelantado de Segovia.

Incluido en numerosas obras antológicas (Antología 50 poetas contemporáneos de Castilla y León , etc.), es miembro de varias asociaciones y grupos culturales y colabora asiduamente en revistas y periódicos.

Ha publicado los siguientes libros: Poe (1980); Nací para ser libre (1981); Segovia, mis raíces (1983); La promesa (1987); Hombres de polvo (1992); Si no fuera por ti (1994); Poemas de abatimiento (1995); De los sotos al páramo (1996); Poemas a las cosas (1996); Mar azul, mar negra (1998), Rafa Dedi, poemas (2000), Vivir con vida (2010).

Algunos poemas de su libro Poemas a las cosas aparecen en los libros de lecturas (Calidoscopio, 4.º y Perinola 5.º de Primaria) de la editorial EDELVIVES y en los libros Idioma y Fantasía 4.º, Idioma y Fantasía 5.º y Aplausos 4.º, que publica la editorial DISTRIBUIDORA NORMA en Puerto Rico.

Web del autor: http://rafadedipoetayactor.wordpress.com/

 

 Los poemas aquí publicados están incluidos en el libro Cuando pongo «Te quiero»
(ISBN: 978-84-15561-66-8; Depósito Legal: SE-3262-2012)

* Ilustración de los poemas: Fotografía por Pedro M. Martínez ©

 

Mar de Poesías Rafael de Dios García

Más poemas en Margen Cero

Revista Almiarn.º 73 / marzo-abril de 2014MARGEN CERO™Aviso legal

 

(215 lecturas, 1 vistas recientes)
Siguiente publicación
poemas por Juan Carlos Vásquez   Si Dios y el…