4 poemas por
Luis Sánchez

 

Siempre que me siento ante ti, la misma duda comitiva,

el mismo peso desencadenado y sordo

la misma duermevela sin sueño alguno

recíproco aliento

que no sirve

ni alimenta

y espacio entre la luz y mi propio ente

tan pequeño

que se une tu luz eléctrica a mi componente más humano

volviéndome yo eléctrico

y tú,

casi humano

 

¿y la esperanza es acaso verdadera?

¿O tan solo es el deseo de que lo sea?

y no hay solicitud

ni respuesta

ni puedo reservar una plaza en la salvación

por mucho dinero que tenga

 

tan solo,

puedo esperar a ver si la caducidad llega

si el corazón cesa

si la cabeza me deja

 

y romper en dos esta fórmula siniestra

 

yo frente a ti

tú frente a mí

 

y en medio nada

ni el aire cabe ya

y cada vez más cerca

y yo

menos humano

y tú,

menos eléctrica

 

¡¡¡esta es la detonación de la confluencia!!!

la viva depresión de la meseta,

el campo obligatorio

a destruir,

la fuerza contemplada

del amor,

y ver entonces si acaso

hay salvación,

o si por el contrario

 

no.

 

Catequesis de la salvación línea poema Catequesis

 

Y siempre acabo mezclándome con el vicio codicioso,

repetidas situaciones de incómodo resultado

entregándome a una verdad

que no es pecado,

pero que infunda la realidad

de lo que hago.

 

Hoy voy de guarro por toda la casa

hoy camino con los pies descalzos;

 

llueve afuera y no importa

porque estoy resguardado,

 

pero la inundada reforma

de los conejos,

abre la sangre para dar paso al deshecho.

 

y dando tumbos

contra los muros

de mi cabeza,

he constipado el nombre de mi voz,

¿no hay mayor conciencia

que la razón?

 

Y si es así,

y tanta simulación y desorden

complicidad y simpleza

y distancia del resueño

con el mar,

no dan ninguna certeza

entonces, es para que nazca la duda

que la razón humana es muy grande

pero tiene los límites

muy cerca de la base

 

entonces

sincronizados

los desengaños de la nostalgia,

vendrán

con las ganas de agacharme a vomitar,

ciencia que se espesa con el aire

del saber que no soy nadie

y nadie sabe

cómo hará…

 

 

por todos lados,

está este vil ego

¡esa vanidad!

esa dificultosa estación

del caminar

 

y luego ofensas

y discusiones

y confusas recias

que no contemplan

la profecía

en ningún lugar…

 

 

y réplica coprófaga

se alimenta

de la mierda

de esta conjugación

ancestral

 

Catequesis para salvarse

pero nada

salva

ya…

 

separación poema Calavera sin colmillosCalavera sin colmillos

 

De vivir hacia la nada

Diez mil vasos vacíos

paladares de cabra

muerte de calavera sin colmillos…

 

dirección —ningún lado—

propuestas que siempre en vano

gritarán ideales

opacos.

 

Y culminación en los metales

y más vacío

y más extraño

y más tristeza de hoja seca

en suelo mojado

 

 

       …Precio de la frialdad que no está mejorando

         y el cuerpo se cierra en banda                   

           pero existe una esperanza                       

             concisa, clara                                          

               pero que es un espanto…                   

 

ciega a la probabilidad de salvar algo

pero no importa

porque como estamos

nada puede empeorarlo…

 

Y se lanza la plebe con esos honorarios

creyendo que sin confiar en nada

podría suscitarse el encanto,

 

—Ya no se puede salvar a esta sociedad.

 

—¡Yo no voy ni a intentarlo!

 

Pues yo tengo fe, ¡mira tú!

Veo luz, ¡veo cambio!

 

Y abro los ojos a la tierra

y siento que nos está hablando

que sonríe primaveras y otoños adelantados,

que propia a la calavera

presenta la estructura ósea

de la materia,

 

sin dientes sí,

pero sigue sonriendo,

sin carne sí,

pero, ¿quién fue siempre viento?

 

linea poema Ciencia de la tierra

Ciencia de la Tierra

 

[…]

 

Cima de ojos cerrados,

hoy abres tus verdes plumas

a mis entrañas

 

hoy donas tremendas

aguas

y azules lagos

 

hoy calientas con fuego mi casa

y la de mis hermanos.

 

cima de ojos cerrados

de nieve pueblas los pueblos

este febrero pasado

y ahora sonríes

tus contornos

mojados…

 

y yo te decoro

con todos mis pasos,

no queriendo apretar mis pies

sobre tus hermosos

barros,

intentando no hacer camino

ni estrago

 

pero cima

cientos de años,

y creciendo para arriba

y creciendo por abajo

y acordando entre las montañas

el imperio de los campos

 

y el hombre pequeña

cigarra

cantando al sol del verano

reuniendo

fruta con su trabajo

arado

siembra

riego

fardos

 

cúpulas del adivinar

por el saber humano

 

metafísica de la naturaleza

en la simpleza del grano

 

y más siembras

y más campos

 

y empieza a exportar el hombre

el alimento excesado

y crece el pueblo

y crece el hombre

y se reduce el espacio

 

y más siembras,

y más campos

 

y cima aprieta los ojos,

hace tanta fuerza

con los párpados

que brotan espontáneos

pinos

abetos

robles,

castaños.

 

Y hombre saca madera

para construir sus barcos,

y entra en el dominio de la mar

y conquista

todos los cabos,

 

y hace esparto

y cuerda

y vela

 

y descubre el carbón enterrado

 

el poder calorífico gigante

de la sabiduría

de los cementerios

de sabios,

 

y expolian las intimidades

de la tierra,

y cima de ojos nublados

siente el palpitar

de la tragedia

pero se deja

convencer

por los humanos…

 

[…]

(60)  [Fragmento]

 

separador texto Luis Sánchez

 

Luis Sánchez. Escritor novel natural de Salamanca, con andanzas de otros mundos y exiliado ahora en Francia. Tiene una obra autoeditada, ya publicada, llamada Hormigaciones —que es un viaje por la fragancia del yo (que somos todos) de la cavidad interna—. Escribe para algunas compañías poco serias de viajes, y participa en un par de fanzines mensuales, uno en papel en Toulouse y otro on-line por ahí, por todo el mundo. Se ha representado, en Salamanca (Teatro de la Malhablada), la última obra que escribió, Madame Natura, de un solo acto, en una adaptación de la obra original para Maite Iglesias, de 70 minutos de duración.

 

Contactar con el autor: luisypico [at] gmail.com

 Ilustración poemas: fotografía por geralt / Pixabay [dominio público]

 

Mar de Poesías Conversación con el ordenador

Más poemas en Margen Cero


Revista Almiarn.º 85 | marzo-abril de 2016MARGEN CERO™ – Aviso legal

 

(Total lecturas: 120 ♦ Reciente: 1)