poemas por

Gabriel Granados Gutiérrez

 

Fueron las situaciones y no las coincidencias
las miradas y no los cuerpos
los fieles arrebatos que terminarían en hoguera

toda percepción esconde un engaño
un amor perenne desnuda la calle
el misterio del placer y todos sus labios
un fragmento de relámpago que colma al destierro
te lo confieso amor mío
tu sudor me provoca… retoña en el olfato recuerdos anfibios
que son más gemido que licor
te lo pido con ansiedad de adicto: méteme tus pastillas en los ojos
a ver si me sale por la piel tanto deseo
porque el inconmensurable cielo de tu lengua y sus ejércitos
todo lo es pasado y no locura
«también te extraño»
me dices por teléfono
tantas esferas y círculos en el inequívoco de tu carne
me hacen pensar que eres más que una mujer de ciudad
mientras mastico hierba buena por las noches
una columna de caucho quemado tatúa al cielo
sostiene el lugar para tu cuerpo en éxtasis
ni el olor a diésel de la ciudad me hace olvidarte
puedo advertirlo:
ten cuidado si llego a amarte.

 

linea-gris-smallImprobable

Querida señorita
si sus ojos profundos
de alquitrán y sereno
me observaran más despacio
tal vez quisiera dejarse fugaz como estrella o verano
porque su cuerpo sabe que es trampa y laberinto
cazadora de osos
Ande niña traviesa
libérese de mí que ya no tengo fresas ni ron…
vuélvase indecencia y déme su boca
si no va a escucharme y correr
porque tengo la certeza de que el amor existe
aunque no pueda probarlo sin su cuerpo.

 linea-gris-small

Las pesadillas resucitan

 

Las pesadillas resucitan
sin las sombras que impidan una partida todo puede ser lluvia
no se puede confiar en la inmortalidad de un sábado
o de un número impar / las lágrimas suelen ser una amenaza
¿quién puede saber si la tarde será infiel entre los lirios?
¿si la noche se pudre entre arrumacos?
no hay rabia entre la ausencia del océano
pero sí claveles deshojados en el púrpura de la soledad
Algo camina despacio por aquí
tan despacio como una mentira
el parpadeo que se escucha cuando se amputa una de las lenguas al silencio
sagitario es una lápida sin apellidos
el presagio desde el matrimonio espía
en el vaivén castigado que alude a la noche
y la hiena de la melancolía ronda nuestras miserias
es una sensación de ser pájaro para un reloj
donde el trigo de una despedida nos canta
entre el viento enojado una dócil espera
sería la oscuridad y no el incendio el principio de mis ojos.

 

Gabriel Granados Gutiérrez. Licenciado en Sociología por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de Coahuila y en Maestría en Educación por la Universidad Pedagógica Nacional Unidad. Reside en Torreón, Coahuila (México).
PUBLICACIONES EN REVISTAS Y LIBROS: Publicaciones de poesía y ensayo literario (desde 1995) en periódicos (La Opinión, El siglo de Torreón, La Jornada, El Cactus), revistas regionales y nacionales (El Demócrata, Brecha, La Tolvanera, Independientes, Estepa del Nazas, Palabracadabra, Alejandría, entre otras).
– Libro colectivo Bosquejo de la noche,  Publicación colectiva de poesía (Noviembre del 2012), editado por la Dirección Municipal de Cultura de Torreón.
– Antología Poesía ahora, Nueva poesía coahuilense. Editorial Atemporia, México, 2014.
– Antología Versos desde el corazón. Editorial Diversidad literaria. España (enero del 2015).
OTROS: Primer lugar en el concurso de poesía conmemorativo al XXV Aniversario de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (1997).
Director de la revista Independientes (Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de Coahuila, 1998).
– Lecturas de poesía en diferentes Escuelas, Universidades, Bibliotecas, Museos, Centros culturales y Librerías de México desde 1995, de manera individual y como parte de los grupos de poetas Independientes, el Ariete y Nit.
Contactar con el autor: speedsterggg[at]hotmail.com

 

 Ilustración poemas: Fotografía por Pedro M. Martínez ©

 

biblioteca poemas Gabriel Granados

Más poemas en Margen Cero


Revista Almiar – n.º 80 | mayo-junio de 2015MARGEN CERO™Aviso legal

 

(Total lecturas: 116 ♦ Reciente: 1)