poema por
Ángel Fuentes Balam

 

Me presento:

Soy la frágil carne de uno

que debió jamás nacer.

 

La inútil sombra de las hierbas

que al pie de las escarpas, se proyecta

formando minúsculas siluetas

que todo caminante serio

ignora.

 

Soy también la supermarket bolsa,

arrastrándose en cagada calle mata-perros,

levitada a veces por el aire;

bailando la versión más falsa

del Danubio Azul.

 

Me conocen como percudido hipil,

vaquero roto,

subida falda para que te goce el culo,

charco negro de mercado,

puta prieta, lamehuevos de albañil…

 

 

Mis tripas son esta ciudad.

Nada más esta ciudad.

 

Hay días en que apoyo

la frente en alguna pared quebrada

y siento en la panza, un revoltijo

que da puercas, groseras, ganas de llorar.

 

Y ojalá que yo siguiera entre las tripas de la madre.

Y ojalá que mi cuerpo se hiciese pequeñito

como nube que destroza el tiempo.

 

Que mis palabras sean de nuevo balbuceares.

Que deje de entender la injusta mecánica del mundo.

Que los humanos gritos, sean otra vez arrullos.

Que no deba presentarme ante los otros.

 

Y que me vaya reduciendo cual ciempiés,

sacudido y asustado por un niño,

abrazando una a una mis patitas

para esperar por el zapato que me aplaste:

 

Ya no tener miedo del destino

y ser mi última espiral.

 

separador párrafo El ciempiés da buenas noches

Ángel Fernando Fuentes Balam. Nace en Mérida, Yucatán, en el año 1988. Actor, músico, director teatral y escritor. Estudiante de la Licenciatura en Teatro de la Escuela Superior de Artes de Yucatán. Director de Paper Ennui Teatro independiente. Ha dirigido grupos musicales de música rock. Ha publicado poesía, cuento y dramaturgia, en distintos medios impresos y electrónicos.

Contactar con el autor: angelhyperion[at]gmail.com

 Ilustración poema: Fotografía por Pedro M. Martínez ©

 

Mar de poesías poema El ciempiés da buenas noches

Más poemas en Margen Cero

Revista Almiarn.º 71 | noviembre-diciembre de 2013
MARGEN CERO™ Aviso legal

 

(Total lecturas: 229 ♦ Reciente: 1)