poema por
Iván Ávila Nieto

 

Yo he estado alguna vez allí,
entre los verdes prados y las oscuras colinas…
Recuerdo el murmullo de plata
del arroyo cantarín
y las bestias calmando en él
esa sed que se apaga con el agua.
Mas hay otra, en los corazones intrépidos,
que no se sacia nunca
y busca siempre horizontes lejanos
más allá de este sereno valle.
Y ese corazón encuentra un barco,
en la distancia,
con las velas extendidas,
cuyo capitán persigue sueños imposibles.
Y recorre mares y océanos,
asciende altas montañas,
y se acerca a las ciudades,
hasta acabar cansado del viaje
y cegado por el rubicundo Sol
de un atardecer otoñal,
aunque no lo suficiente
como para no poder distinguir
de nuevo su casa
en este recóndito valle de verdes praderas,
rodeado de oscuras colinas.

 

Poemas Iván Ávila

Contactar con el autor: ivanavila153 [en] gmail.com

Ilustración poema: Fotografía por Pedro M. Martínez ©

 

mar de poesías Alteria

Más poemas en Margen Cero

Revista Almiarn.º 111 julio-agosto de 2020 MARGEN CERO

 

(54 lecturas, 1 vistas recientes)
Siguiente publicación
Escuchábamos “El Triste” de José José/ embalsamados en ron/ llorando…