Un libro de tautogramas de
Isabel Castaño

22

granos de arroz es un libro de tautogramas en el que Isabel Castaño venía trabajando desde hace casi dos años. La autora dice en su blog que esta obra salió del horno porque he disfrutado como una cocinera ante la elaboración de un nuevo plato, cuidando  cada uno de los pasos precisos hasta poder degustarlo: búsqueda de los ingredientes necesarios en la despensa de la memoria y en el diccionario, idea, borradores, tachado, limpieza, reescritura final, ilustración/maquetación (que ilustradores y expertos en QuarkXPress me perdonen esta osadía) y descubrimiento del papel de estraza en el que finalmente ha sido impreso. Y miradas. Miradas vigilantes de amigos, compañeros de cocina y gallinero, que cuidaban y vigilaban la cocción de los 22 granos de arroz y ayudaban a alimentar a las gallinas. Gracias, Raúl, Buddy, Tomás, Carmen, Gloria, Clara, Joana, Marisa, Susa, Isabel, Lorena, Lucinio y Miguel. Gracias al niño que me enseñó la palabra más larga que conocía: arroz, que empieza en la a y termina en la z.

El libro va metido en un sobre de papel Kraft, por un lado se lee del derecho, y por el otro del revés.

Y dentro van los 22 granos de arroz, impresos en papel de estraza como aquel en que envolvían las chufas, las pipas o los camarones. Es un papel maravilloso, con tacto y fibras de trapo que en ocasiones se ven y lo marcan; y esos defectos propios de la estraza ayudan a embellecerlo. Las ilustraciones son acuarelas. A veces picotea en sus páginas un gallo, a veces una gallina; y en aquellas en las que no aparecen, algún otro ave cruza por el cielo; a veces se trata de pájaros hermosos, y a veces de pájaros de cuenta.

Cada uno de los tautogramas —prosigue la autora—, cuenta la historia que yo quiero contar. He procurado que su ritmo sea el que necesita cada historia  y que el lector olvide, durante la lectura, que el texto está escrito con palabras que  comienzan todas por la misma inicial, y se quede con ganas de más. Sé que es mucho pedir, pero ojalá lo haya conseguido».

En 22 granos de arroz hay tautogramas puros: en las letras a, d, e, f, g, h, i, m, p, r, s, t, y c (este último tautograma suma otra limitación, al estar construido sólo con el sonido fuerte de la c).

El resto son tautogramas fonéticos, y están agrupados así:

b, v

c (que aquí se repite en su sonido fuerte), k, q

(también se repite en su sonido fuerte), j

ho, o

hu, u

l, ll, y (en su sonido consonante)

c (únicamente en su sonido débil), z

La autora se ha permitido dos trampas:

«A la n se le suma la ñ; (quizá se me perdone si el lector admite que la n puede ser una gallina y la ñ tiene la cresta necesaria para pasar por gallo que la quiere gallar, aunque en realidad, en la N de nieve y niñas, la autorización  para hacer la trampa me la dio una greguería de Gómez de la Serna:

Colegio: ññññññññññññññññññññM (la M es la maestra)

La letra x no es inicial, sino que está contenida en el interior del grano de arroz, pero al fin y al cabo, en toda cosecha hay un grano que aún está por germinar y siempre es bueno dejar algún grano nuevo para la siguiente cosecha.

Y antes de degustar los 22 granos de arroz, un aperitivo:

M de melancolía

Mi mar me mecía mientras me moría melancólico. Mi mar me miraba morir.

—Morirás mañana, mas morirás mansamente, marinerito mío; mírame, muchacho, memoriza mamíferos marinos mientras me miras.

Morsas, manatís, marsopas, medusas…

—¿Medusas mamando? —mencionó maliciosa.

Maestra marinera, mitad madre, mitad mascarón mortífero, mi mar magnetizaba mi mirada mitigando mi mal.

—¿Mucho? —murmuró. Menos, mentí. Mover mis músculos machacados me martirizaba. Me moría, mas me moría maravillado mientras mi mar me mecía.

 

linea gris párrafo reseña 22 granos de arroz

 

Entrevista a Isabel Castaño  – Canal 8


 

arabesco libro isabel castaño

 

Isabel Castaño: Me dedico fundamentalmente al diseño de talleres de escritura y de animación a la lectura para impartirlos a profesores, alumnos o grupos de escritura. Junto con mi compañero formamos la Escuela de Vacas y Castaño, de escritura creativa.
Siempre me he autoeditado (Ediciones de Vacas y Castaño) aunque en anteriores ocasiones lo hice en tiradas pequeñas y artesanales que se vendían sólo a través de una librería de Zamora (Miguel Núñez Librería)
.
Los títulos publicados son:
Corte y Confección, del que es coautora junto con su compañero. Es un libro de minificción (Isabel Castaño) y poesía (Raúl Vacas).
(Ediciones de Vacas y Castaño, 2002).
Hilos, minificciones sobre las torretas de la luz
(Ediciones de Vacas y Castaño, 2007).
Pájaros viejos y otros trinos, minificciones
(Ediciones de Vacas y Castaño, 2007).
Una niebla de polvos Caron, un paseo por recuerdos familiares
(Ediciones de Vacas y Castaño, 2008).
Y, por último, 22 granos de arroz, de tautogramas.
(Ediciones de Vacas y Castaño, 2012).
(2006).

↗ Web de Isabel Castaño: http://isabelcastano.blogspot.com.es/

 

Índice reseñas 22 granos arroz

Más reseñas en Margen Cero

Revista Almiarn.º 63 / marzo-abril de 2012MARGEN CERO™

 

(505 lecturas, 1 vistas recientes)
Siguiente publicación
Reseña de la novela de Lola M. Cerrada por Milos…