La propia lección

poemas por Javier Esteban

1

Fui unos pocos áridos,
la condición que obviaste
y pude ya asignar a modo
de larva, de cancha, de palos.

2

El fútil madreperla,
caricia en segueta,
aun casi se añada subasta,
guión de sufragio.

3

Cansó a mi fosca
cáscara finada,
lo oferente en el gel.

4

Símil no, desde el esguince
se alisó en la mímica
granada y contabilidad.

5

Órdenes de cuchilla,
residir holgada
en lastre, lealtad.

6

El curso no heredó
su fuga, él sobreviene
sobrio como un alarido.

7

Vacación que huraña
enfile el sesgo, abraza
roto al palco seminal.

8

Que incida,
reposado hurto,
el coro y sanidad,
la sobornada sal
ante el renglón,
el sapo.

9

Bajo el peso de la lengua
acerca el crujido del arce,
transige su afable lumbre.

10

Sábana, si afilara,
emergiese del hecho
y la nalga al confín,
por abrochar el frito
torno, pálido, escorado.

11

Pero trae esquirla
apagada, raigambre,
la sandalia de añejos
recados tonales.

12

Muestra de nuevo
el asedio verídico,
inflama en láminas,
desgasta tu plañir,
enchárcanos, escorzo
rubio y desangelado.


📧 Contactar con el autor: demotico[at]yahoo[dot]es
ILUSTRACIÓN: Swil march, Point of Ayre, CC0, via Wikimedia Commons


👉 Portada de Mar de Poesías N.º 12

▫ Poema publicado en el n.º 12 de la Revista Almiar, septiembre-octubre de 2003 (selección de poemas publicados: Antonio Alfeca). Página reeditada en septiembre de 2021.

Sugerencias

goethe

Goethe: dos poemas para el atardecer de la vida

enlace aleatorio

Enlace aleatorio